Articulo

Kawaiikereba Hentai demo Suki ni Natte Kuremasu ka Vol 3. Capítulo 1

Capítulo 1: No Bragas no Life 


Parte 1

Después de ponerse sus zapatos escolares internos (Los que usas dentro de la escuela), Keiki se dirigía a su salón de clases cuando se encontró con la persona que más quería evitar.



"Ah, Sayuki-senpai..."



"Keiki-kun ..."



Tokihara Sayuki.



Ella era senpai un año por encima de Keiki y la presidenta del club de caligrafía del que era miembro. Más importante aún, ella era la chica pervertida que no había usado bragas en su cita el día anterior.



"B-buenos días, Keiki-kun."



"Buenos días, Sayuki-senpai."



“……”



“……”



Después de que terminaron de saludarse, se quedaron allí en un incómodo silencio. Con las mejillas ligeramente enrojecidas, Sayuki miró a Keiki.



"Oye, Keiki-kun."



"¿Q-Qué pasa?" Keiki respondió con una expresión de vergüenza en su rostro cuando la chica inició la conversación.



"Se trata de ayer, pero... uhm, ir a una cita sin bragas... fue bastante indecente, ¿verdad?"



"Sí, lo fue."



"Cuando regresé a casa y finalmente me calmé un poco, me di cuenta de que había hecho algo increíblemente vergonzoso".



"Realmente desearía que te hubieras dado cuenta antes".



"Me sentí realmente bien, pero voy a dejar de andar sin bragas por ahora".



"Realmente desearía que detuvieras eso por toda la eternidad".



Cada vez que los ojos de Keiki se encontraban con los de Sayuki, él comenzó a preguntarse si ella estaba usando bragas ahora, ¿verdad?



No Bragas No Life.



Para pasar una vida diaria tranquila y relajada, usar bragas era una necesidad absoluta. Dicho esto, este intercambio idiota con Sayuki ayudó a Keiki a relajarse un poco.



"Y realmente lo pensé ayer. Ahora lo entiendo completamente” dijo Sayuri.



"¿Hmm?"



"Realmente lo entiendo. Los sentimientos de Keiki-kun, eso es. Se sentió como si me hubieran quitado una venda de los ojos. Como mascota obediente, tengo que estar preparada para entender las intenciones detrás de lo que quiere mi amo".



"¿S-Sayuki-senpai? ¿Qué estás diciendo?"



"Uhm, eso es ... H-Hablemos después de la escuela, ¿de acuerdo?"



"Ah, bien... Hagamos eso".



Keiki solo podía ver la espalda de Sayuki mientras se alejaba rápidamente. Aunque sus palabras estaban llenas de misterio, ese fue siempre el caso de Sayuki. Keiki decidió dejar de preocuparse por eso, ya que eso solo le haría sufrir por pensar demasiado.



"Bueno, está bien. Dejaré esa preocupación para mi futuro yo”.



Aunque fue un poco incómodo, su conversación terminó así. Sin embargo, una vez que lograron dejar atrás este incidente, Keiki continuaría con su investigación de Cenicienta. O al menos eso pensaba, pero la realidad no siempre era tan complaciente. Desde el principio, no se dio cuenta de cómo Keiki pensó que sería.



Ese día después de las clases, se podían ver tres figuras dentro del salón de caligrafía. Keiki y Yuika estaban sentados a la mesa, uno frente al otro, mientras que Sayuki estaba sentada sobre una estera de tatami, pintando tranquilamente el papel blanco que tenía delante.



El año ya había entrado en su séptimo mes y, para contrarrestar el calor del verano, habían abierto una ventana que llenaba la habitación con una brisa suave.



Sayuki, que estaba trabajando actualmente, tenía el pelo negro en una cola de caballo, que revelaba su cuello blanco como la nieve. Solo estaba distraído mirándola, pero cada vez que sus ojos se encontraban, Sayuki volvió a mirar hacia abajo apresuradamente. Y sus mejillas probablemente no estaban enrojecidas por el calor.



Keiki comenzó a sentirse un poco mal por eso, así que enfocó su mirada en la ventana. La atmósfera entre los dos seguía siendo tan incómoda como antes. Ambos intentaron no ser demasiado conscientes el uno del otro, lo que causó que ocurriera todo lo contrario. La tercera persona dentro de la habitación notó su incomodidad y abrió la boca.



"Keiki-senpai, ¿sucedió algo entre tú y Bruja-senpai?"



"¿Eh?"



"Keiki-senpai ha estado completamente distraído, y Bruja-senpai no puede concentrarse en absoluto. Es bastante obvio”.



"Ah..."



Aunque habían hablado un poco esta mañana, no se podía decir que el ambiente actual fuera agradable. No había manera de que Yuika no se diera cuenta de eso. Aun así, no podían decirle exactamente sobre el incidente de la ausencia de braguitas, por lo que tenían que cubrirlo de alguna manera u otra.



"¿Ese no es el caso…?"



"¿De Verdad?"



"S-Si".



"Eso no suena muy convincente... Algo está mal" Yuika entrecerró los ojos como un policía mirando a un hombre sospechoso.



Sus ojos de gemas parecían poder ver a través de Keiki con facilidad.



"Haaah ... No importa. Yuika solo le preguntará a Bruja-senpai en cambio" dijo la linda inspectora.



Levantándose, fue hacia el tatami, Sayuki estaba sentada y levantó la voz.



"¿Puede Yuika tener algo de tu tiempo, Bruja-senpai?"



"¿Eh? …Ah sí. ¿Qué es?"



"¿Pasó algo con Keiki-senpai?"



"Uuu..." Al escuchar la pregunta directa de Yuika, las mejillas de Sayuki se pusieron rojas en un instante.



Ella comenzó a inquietarse, y miró a Keiki varias veces. Entonces-



"A-Algo así... No hay manera de que pueda decirlo en voz alta porque es muy vergonzoso".



Soltó una frase que básicamente demostró que algo había sucedido. Al escuchar esto, Yuika parecía aún más disgustada.



"... De alguna manera, esto hace que ambos parezcan culpables".



"¡¿Culpables?!"



La duda de la Kouhai hacia su Senpai solo había crecido. Dicho esto, confesar era imposible, por lo que trató de escapar evitando su mirada.



"Bueno, no importa. Hay algo que Yuika quiere que Keiki-senpai vea. "



Yuika sacó un libro de matemáticas de su bolso. Moviéndose al lado de Keiki, abrió el libro a una página determinada y señaló un problema específico.



"Yuika no es muy buena con las matemáticas. ¿Entiendes este problema?



"Ahh, solo tienes que factorizar la fórmula aquí".



Tomando prestada la pluma de Yuika, Keiki comenzó a escribir en el libro de trabajo.



"Ya que se pone un poco desordenado, tienes que poner los coeficientes en orden ... Así. Mira, ahora puedes usar esta fórmula en su lugar”.



"Ah, eso tiene sentido".



"Si no obtiene una respuesta, entonces su forma de resolverla podría ser incorrecta, o la fórmula en general no funciona, y necesita una diferente".



"Ohh, Keiki-senpai ahora parece un senpai".



"Bueno, técnicamente soy tu Senpai...”



Puede que solo sea por un año, pero de hecho él era un estudiante mayor que ella.



"Keiki-senpai, ya que tenemos finales la próxima semana, ¿puedes ayudarme con mis estudios de matemáticas hasta entonces?"



“¿Por qué no le pides a Sayuki-senpai que te enseñe? Ella es mucho mejor que yo”.



"Yuika tiene miedo de lo que Bruja-senpai pueda pedir a cambio".



"¿Qué tipo de baja opinión tienes de Sayuki-senpai ...?"



"Bruja-senpai forzó a Yuika a ponerse un atuendo de conejita a cambio de permitirle unirse al club, ¿recuerdas?"



"Ah, eso es correcto".



La adorable foto que le había tomado ese día todavía estaba guardada de forma segura en el teléfono de Keiki.



Yuika era un cuarto occidental, y una belleza rubia. Con una pequeña estatura, siempre se veía linda, y Keiki a menudo tenía que contenerse para no abrazarla por reflejo. Y Keiki entendió lo que significaba ser forzado a usar un traje de conejita. Parece que el deseo de hacer que las chicas lindas usaran ropa linda era el mismo para ambos sexos.



"Esa historia no importa en este momento, así que enséñale a Yuika".



"Lo entiendo, está bien...”



"Está bien. Un esclavo debería simplemente escuchar las órdenes de su amo.



"¿Puedes dejar de decir cosas tan terribles con una sonrisa tan maravillosa?"



A primera vista, parecía un ángel, pero en realidad era una chica endiablada y sádica. Esa era la verdadera identidad de Yuika.



Luego ajustó su silla para sentarse aún más cerca de Keiki.



"Ahora, vamos a empezar a estudiar para la prueba".



"Uhm, ¿Yuika-chan? ¿No estás demasiado cerca?



"¿Ehhh? De ninguna manera ese es el caso”.



Imposible. Estaban tan cerca que sus hombros casi se tocaban. Pero Yuika no le prestó atención y comenzó a estudiar seriamente. Al final, Keiki dejó de resistirse a ella y se concentró en sus propios estudios.



"Muuu..." Sayuki miró a los dos y puso mala cara como un perro cuyo dueño no les estaba prestando suficiente atención.



Pero a pesar de que ella los miró, no hizo nada.



Eh Extraño. Normalmente, Sayuki-senpai trataría de separarnos de inmediato...



La Sayuki normal inmediatamente insultaría el pequeño pecho de Yuika o algo así. Pero no parecía que ella estuviera planeando hacer eso actualmente. Por el contrario, ella simplemente volvió a su trabajo. Incluso Yuika se dio cuenta de que era un comportamiento anormal.



"... De alguna manera, Bruja-senpai está actuando realmente rara. Ella nos echó un vistazo, pero está escribiendo sin cesar "Paciencia" en su papel. Realmente pequeño, también; tan pequeño como un grano de arroz”.



"Eh, eso suena realmente aterrador...”



Pero, era cierto que Sayuki estaba actuando rara.



¿Tal vez sea por lo que pasó ayer...?



"Keiki-senpai, ¿está realmente bien dejar a Bruja-senpai sola así?"



"Bueno, es un poco raro entre nosotros. Algo parecido a un accidente ocurrió, se podría decir...



"Entonces algo sucedió después de todo..." Miró a Keiki, haciendo pucheros, solo para cambiar su expresión en una sonrisa burlona en el siguiente segundo. "Bueno, entonces, vamos a probar esto un poco".



"¿Qué exactamente?"



"¿Cuánto tiempo puede contenerse Bruja-senpai ...?" Dicho esto, Yuika se aferró al pecho de Keiki.



Mientras su dulce olor llenaba su nariz, ella comenzó a frotar su cabeza en su hombro.



"¡¿Yuika-chan ?!"



"Ajaja. Yuika aprecia esa maravillosa reacción”.



"No, ¿qué estás haciendo exactamente...?"



"Un experimento. Yuika quiere averiguar cuánto tiempo puede contenerse la celosa Bruja-senpai. Aunque Yuika realmente no cree que esa perra pueda contenerse mucho tiempo cuando alguien está tratando de robar a su dueño".



"Justo lo que esperarías de una sádica hardcore... Saber exactamente lo que Sayuki-senpai odiaría..."



Una vez, Sayuki había mostrado celos hacia Keiki y la vicepresidente del consejo estudiantil por intimar. Como un perro que tenía miedo de perder a su dueño.



Me pregunto si ella será capaz de contenerse.



"Mmmm... Bruja-senpai no se mueve en absoluto. Ella es en realidad bastante obstinada”.



"Pero ella nos sigue mirando...”



Aunque claramente estaba interesada en lo que estaba pasando entre Keiki y Yuika, no pronunció una sola palabra y siguió sentada allí sin moverse.



"Hmm ... Yuika no esperaba que ella se contuviera tanto ... Entonces, tenemos que subir un poco el nivel. Keiki-senpai, disculpa a Yuika por un segundo”.



"¿Eh? ... ¿¡Espe ...? "



Justo cuando Keiki se preguntaba qué iba a hacer, Yuika se levantó de su asiento y se sentó en el regazo de Keiki.



"Ajajaja. No puedes hacer algo así con alguien como Bruja-senpai, ¿verdad?



"Bueno, sí, el cuerpo de Yuika-chan es mucho más compacto...”



La chica con la pequeña estatura que estaba sentada sobre sus muslos parecía estar de buen humor. Con un olor aún más cercano a ella y su suave sensación en sus piernas, Keiki tuvo que dar lo mejor de sí en este momento. ¿Por qué? Si su entrepierna fuera a mostrar una reacción en esta situación, seguramente sería tildado de pervertido.



"Ahora, veamos la reacción de Bruja-senpai".



La 'Bruja-senpai', Tokihara Sayuki, los miró con una expresión solitaria.



"... Sayuki-senpai parece que tiene lágrimas en los ojos, ¿no es así?"



"Sí, ella probablemente está a punto de llorar".



Keiki comenzó a sentir lástima por Sayuki.



"Pensar que ella todavía no se está enojando con nosotros. Este es el momento perfecto para devolverle el pago, ya veo”.



"¿No deberíamos detenernos ahora?"



Sayuki era del tipo que guardaba rencor. El solo hecho de pensar en la venganza de esta venganza hizo que Keiki se estremeciera.



"... Keiki-senpai, realmente eres demasiado amable con Witch-senpai".



"¿Eh?"



"Yuika tiene que disciplinar a Keiki-senpai por ser amable con otras chicas además de ella", con estas palabras, dio vuelta a su pequeño cuerpo y besó a Keiki en la mejilla.



Debido a esta acción repentina, sintió que su cabeza de repente se quemaba.



"Eh, ehhhhhh?"



"Ah, Senpai, no te muevas así, ¿Kya?"



El chico virgen comenzó a entrar en pánico, lo que provocó que la silla se cayera. Aunque Keiki quería alejarse tan rápido como pudiera, los ojos azules como un diamante frente a él lo impedían. Cuando sus ojos se encontraron, sus caras se pusieron rojas.



En ese momento-



"Yo ~"



Se abrió la puerta y entró una estudiante con el pelo castaño rojizo en una cola lateral. Era la compañera de clase de Keiki, la popular mangaka BL Nanjou Mao. Mao se detuvo y miró a la pareja con ojos fríos.



"... Ustedes... ¿qué están haciendo?"



"Uhm ... ¿Estudiando para las pruebas?" Keiki respondió.



"¿Educación Física?"



"No."



"¿Qué tipo de estudio te hace terminar en esa posición?"



"Eso es lo que quiero saber."



"Hmm... Esta sería una situación ideal si Yuika fuera un tipo hermoso...”



"Por favor, mantén esos pensamientos en el epílogo de tu doujinshi".



Como siempre, todos las miembros del club de caligrafía eran completas pervertidas. Mientras estaba de pie, Yuika frotó suavemente su trasero.



"Incluso si es Keiki-senpai... ¡E-El trasero es una zona prohibidita!" 



"¡¿De qué estás hablando?!"



"Fufufu. Incluso Yuika está contaminada por BL. ¡Parece que valió la pena regalarle la serie completa de mi trabajo! ”Mao sonrió.



"¡¿Por qué harías eso?!"



Para Keiki, el sadismo incondicional de Yuika ya era bastante difícil de manejar. ¿Qué pasaría si ella también se convirtiera en una fujoshi? Realmente deseaba que Mao se limitara en ganar nuevas fanáticas así.



Pero, así, la masoquista hardcore, la sádica y la fujoshi se habían reunido todas. Y, cuando Keiki miró a Sayuki, había regresado a su trabajo. Dentro de este animado salón, solo Sayuki parecía una adulta. Y el hecho de que Keiki continuara mirando solo a Sayuki tampoco estaba perdido en Yuika.




Parte 2 

Al día siguiente, e incluso al día siguiente, Sayuki seguía actuando de forma extraña. 



No era como si hubieran tenido una pelea y se estuvieran evitando, pero aún no intercambiaban muchas palabras. Sayuki, por su parte, siguió trabajando en su caligrafía y no mostró ningún interés en unirse a la conversación de los otros miembros del club. 



Aunque parecía estar celosa mientras Keiki estaba ayudando a los estudios de Yuika, y ella no podía entablar una conversación con él, probablemente porque todavía se sentía extraña por el incidente sin bragas. Y así, sin poder resolver el problema, el tiempo pasó. Ahora era después de clases un jueves. Keiki estaba sentado solo en un aula vacía, murmurando algo para sí mismo. 



"Algo realmente está mal con Sayuki-senpai...” 



Hubo un tiempo antes cuando los dos tuvieran una atmósfera incómoda y no podían hablar adecuadamente entre sí. Pero esta vez, no pudieron encontrar las palabras adecuadas para reparar su relación. 



"Tal vez debería pedirle consejo a Koharu-senpai...” 



Decidió dejar de preocuparse solo. Con eso en mente, se dirigió al club de astronomía en el tercer piso. 



"Disculpen... ¿Eh?" 



En el momento en que entró, la vista que lo recibió le robó por completo sus palabras. Aunque todavía había fotos de Shouma en las paredes, no era exactamente eso. Dentro de la sala del club de astronomía, Akiyama Shouma estaba empujando a una niña pequeña. 



“……” 



“……” 



“……” 



Los tres guardaron silencio por un momento. En esta desagradable situación, Keiki fue el primero en actuar sacando su teléfono. 

"Uuuhm, ¿cuál será el número de la policía otra vez...?"



“¡¿Podrías no llamar a la policía por favor?!” Shouma apresuradamente detuvo a Keiki. 



"Pero, ya sabes, quería detener esto antes de que tuviéramos que ir a la corte". 



"¡Qué grosero! Estoy apuntando a ser un lolicon inocente”. 



"Qué demonios es un lolicon inocente...” 



¿No es malo el momento en que te empieza a gustar las niñas más pequeñas...? 



"De todos modos, estás completamente equivocado acerca de esto. No estaba atacando a Koharu-chan ni nada." 



"E-eso es correcto. Fue a atraparme cuando me caí" dijo la chica que se levantó lentamente, Ootori Koharu, mientras avanzaba. 



La chica que llevaba una sudadera con capucha fuera de temporada, medía unos 145 cm de altura, e incluso con esa pequeña estatura, en realidad era una estudiante de tercer año, una senpai de Keiki y Shouma. 



"Cierto cierto. Es justo como dice Koharu-chan. No tenía ningún motivo ulterior ni nada por el estilo. 



"¿Oh? Entonces, Shouma, ¿estás diciendo que no tienes ningún interés en Koharu-senpai? Después de estar tan cerca, ¿no has pensado alguna vez en hacerle un hasuhasu en Koharu-senpai? " 



"Hasuhasu? No me tomes por tonto, ¡por supuesto que he querido hacer eso todo el tiempo! 



"Eso es suficiente motivo ulterior para mí". 



Justo lo que esperarías de un lolicon escolar. 



“¿Qué es exactamente este 'hasuhasu'?” Koharu inclinó su cabeza. 



"Hasuhasu significa que se excita mientras te olfatea..." 



Al escuchar la explicación de Keiki, su cara se puso roja como un tomate maduro. 



Linda. 



“Bueno, aunque no lo parezca, Koharu-senpai es mayor que nosotros. No me importa si la hueles o la lames o lo que sea... pero... ella se parece a una estudiante de primaria... 



"Estudiante de primaria..." La Loli-senpai gruñó y se puso las manos en el pecho. 



Al ver eso, Shouma le sonrió de todo corazón a Koharu. 



"No te preocupes por eso. Eres bastante linda tal como eres. 



"Shouma-kun... estoy feliz...!" 



"Uhm... me alegro de que ustedes dos parecen estar tan unidos, pero ¿pueden seguir coqueteando para cuando estén solo ustedes dos?" 



Para un virgen sin novia, el ambiente era demasiado difícil de manejar. Aunque Shouma y Koharu no están saliendo exactamente, a menudo salían en citas y realmente parecían una pareja. Keiki apenas pudo contener la frase "Los normas deberían explotar". 



"Entonces, Kiryuu-kun, ¿por qué viniste aquí? ¿Se trata de Cenicienta? 



"Bueno, está relacionado con eso... Recientemente, mi relación con Sayuki-senpai se ha vuelto un poco incómoda, así que quería preguntarle a Koharu-senpai por algún consejo". 



"¿Pasó algo con Tokihara-san?" 



Informó de lo ocurrido en su cita. En gran detalle sobre eso. Sobre lo que había sucedido en el parque de diversiones, su conversación en el camino a casa y, por supuesto, el accidente sin bragas. 



"-Ya veo. Una cita sin bragas, ¿eh? Tokihara-san realmente es audaz. Estaría demasiado avergonzada para hacer eso". 



"Una gran mayoría de la gente estaría de acuerdo". 



Como nota al margen, Koharu y Sayuki se conocieron cuando estaban en la misma clase durante su primer año. Incluso en ese punto, ya eran opuestas completas. Fue realmente difícil creer que estaban en el mismo año. 



"Y desde esa cita, Sayuki-senpai ha estado actuando raro. Parece que es extrañamente dócil y muy modesta. Ni siquiera acepta las provocaciones de Yuika-chan". 



Todavía estaban estudiando juntos, y durante estos tiempos, Yuika siempre intentaba obtener algún tipo de reacción de Sayuki, solo para decepcionarse. 



"También se siente muy incómodo para mí. A veces pienso que todavía está enojada por haberla obligado a hacer eso, pero a veces parece que ya no le importa. Ya ni siquiera me está molestando... 



"Tal vez, ¿sólo estás queriendo llamar la atención de Tokihara-san? ¿Verdad? 



"¿Eh?" 



"Fufu, parece que a Kiryuu-kun realmente le gusta Tokihara-san". 



"¡¿Qué?!" 



"Sí, han estado solos en la sala del club durante casi un año". 



"¡¿Shouma también?" 



Tanto el senpai como su compañero de clase no pudieron evitar sonreír. Para él, se sentía como si los dos estuvieran leyendo sus pensamientos más íntimos, haciéndolo sentir avergonzado. 



Sayuki siempre estaba de buen humor, y le encantaba bromear con su Kouhai mientras se reía alegremente, así que, por supuesto, a Keiki le gustaba. 



"Kiryuu-kun, eres un chico bastante mimado, yae veo". 



"Por favor, tómatelo con calma...” 



"Pero todavía no sabemos por qué de repente ya no está tan animada...” 



"Tienes razón…" 



"¿Tal vez Keiki le hizo algo? ¿Como si la mirara mientras se cambiaba o le robara las bragas? 



“¿Quién crees que soy? E incluso si yo hiciera eso, ella solo estaría feliz por eso". 



Después de todo, Sayuki es un masoquista hardcore. Para ella, el acoso sexual era una recompensa. 



“Bueno, ¿no deberías ya tener una respuesta para lo que deberías hacer?” Preguntó Shouma. 



"Sí, también lo creo", Koharu aceptó sus palabras con una sonrisa. "Creo que el problema en cuestión es lo que Kiryuu-kun quiere hacer". 



"Lo que quiero hacer…" 



¿Qué quiere hacer Kiryuu Keiki? 



A Keiki no le gustaba la calmada y serena Sayuki. Le gustaba la Sayuki que estaba animada, a quien le gustaba hacer bromas en su Kouhai y burlarse de él con una hermosa sonrisa. Él no podía dejarla quedarse así. Quería verla sonreír. Como lo había pensado demasiado, no había podido encontrar esa respuesta simple. 



Y en el momento en que Keiki encontró esa respuesta, se levantó de su asiento. 



"¡Voy a hablar con Sayuki-senpai!" 



Dejando atrás la sala del club de astronomía, Keiki se apresuró hacia la sala del club de caligrafía. Bajó las escaleras y apoyó la mano en la puerta de la habitación. 



"¿... Ah? ¿Está cerrada? ¿Dijo que no habría actividades en el club? 



Cuando sacó su teléfono inteligente para verificar, escuchó el movimiento de alguien al pasar la puerta. 



"-¿Keiki-kun?" 



"¿Sayuki-senpai?" 



"¿Estás ahí?" 





"Sí. Espera un momento, abriré. 



Justo cuando lo dijo, Keiki escuchó el sonido de la puerta abriéndose. Y, en el momento en que puso un pie en la habitación, fue empujado hacia abajo. 



"...Eh?" 



La sensación de frío del suelo en su espalda y la temperatura corporal cálida de otro humano en su vientre. Cuando el silencio volvió a la habitación, la senpai se sentó sobre su kouhai y lo miró con sus mejillas sonrojadas y ojos llorosos. 



"¡¿S-Sayuki-senpai?! ¡¿Qué estás haciendo?!" 



"No puedo más... traté de contenerme para Keiki-kun, pero ya no puedo hacerlo". 



"¿Qué quieres decir…?" 



“Recientemente, Keiki-kun ha estado encima de Koga-san. Solo has sido amable con ella y me has ignorado por completo... tan cruel ". 



"... No quise hacer eso...” 



Pero no podía negar el hecho de que había pasado mucho más tiempo estudiando con Yuika. Era una pequeña maravilla que Sayuki también hubiera notado eso. 



“Koga-san es pequeña y linda después de todo. Para el lolicon Keiki-kun, ella es como la fruta prohibida”. 



"No soy un lolicon. No soy un lolicon en absoluto. 



Hizo hincapié en la parte importante. Realmente no quería ser puesto en el mismo grupo que su pervertido amigo. 





"Lo sé. Hiciste una 'jugada de suspenso', ¿no? 



"Juego de... ¿suspenso?" 



Las palabras que soltó no se usaban en las conversaciones diarias, por lo que Keiki se sorprendió un poco. 



"Espera un momento por favor. Déjame aclarar esto. ¿Qué quieres decir con eso?" 



"Pero, Keiki-kun. Después de nuestra cita, nos fuimos a casa como si nada hubiera pasado. Estaba preparada para ser castigada con un azote por lo menos. No, lo estaba esperando. Pero en cambio, me trajiste a casa y te fuiste. Gracias a eso, me dejaron atrás con todos estos deseos no cumplidos”. 



"Ehhhh...” 



"Y en ese momento, me di cuenta. Estabas haciendo una obra de suspenso. 



"¿Por qué terminaría alguna vez así?" 



"Después de todo, me hiciste despertar mis esperanzas, solo para decepcionarme así. Y es lo mismo con Koga-san. Sólo la mirabas. Así me hiciste sentir celosa, y disfrutabas viéndome". 



"¡Te equivocas!" 



“Justo lo que esperaría del Maestro. Encuentra la mejor manera de jugar con el corazón de una joven doncella”. 



“¡Te digo que te equivocas! ¡No lo hice con eso en mente! 



Para Keiki, se sentía como si estuvieran hablando uno al lado del otro. 



"Entonces, la razón por la que Sayuki-senpai era tan rara recientemente era porque pensaste que estaba haciendo este... ¿juego de suspenso...?" 



"Exacto." 



"... Siento que toda mi preocupación fue por nada". 



"Realmente me sentí como un perro estos últimos días. Al principio, este tipo de abandono en realidad se sentía bien. Pero, después de un tiempo, mi pecho comenzó a doler, y ya no estaba feliz. Por eso quería volver a tener el monopolio de Keiki-kun. Para asegurarme de que las otras no interfirieran, les dije que hoy no habría actividades en el club”. 



"Ahh, por eso la puerta estaba cerrada...” 



"Oye, ¿Keiki-kun? Realmente me contuve, ya sabes. No te perdonaré si no me das una recompensa adecuada. 



"¿R-R- Recompensa...?" 



“Es bastante simple. Quiero que me abofetees en el trasero". 



"De todo corazón declino". 



"Muu ... Entonces, por ahora, me quedaré con Keiki-kun hasta que esté satisfecha. Y haré que Keiki-kun me dé una palmadita en la cabeza”. 



"¿Eh...?" 



"Fufu, prepárate. Me aseguraré de recibir mucho amor de ti hoy”. 



Después de eso, Keiki-kun continuó recostándo en el suelo mientras Sayuki la abrazaba, y al mismo tiempo le daba palmaditas en la cabeza. 



"Fuu, ahora estoy satisfecha". 



"Me alegra escucharlo…" 



Habiendo sido liberado de Sayuki, Keiki se levantó y limpió su uniforme de cualquier polvo restante. Pero finalmente había descubierto la razón por la que Sayuki estaba actuando de manera extraña, por lo que al menos ese problema había desaparecido. Eso significaba que podía continuar su investigación de Cenicienta. La verdadera identidad de la persona que le había enviado la carta de amor. Pero, tal como estaba ahora, Sayuki, la candidata más prominente, no mostró signos de revelarse a sí misma. 



"Sayuki-senpai ..." 



"¿Qué es?" 



"Déjame ir directo al punto. ¿Sayuki-senpai robó las bragas de mi habitación? 



Una pregunta de doble filo. 



Bueno, si ella realmente es Cenicienta, no creo que lo confiese tan fácilmente... 



"…Sí. No puedo ocultarlo ahora que ha sido descubierto", pero Sayuki dio una respuesta inesperadamente honesta. 



"¿Eh? ¿Realmente fue Sayuki-senpai? 



"Sí. Soy la que robó la ropa interior. 



"¡¿-?!” 



Mientras esquivaba torpemente sus ojos, la chica confirmó que ella era realmente la criminal. Keiki comenzó a emocionarse, pensando que Sayuki en realidad era su Cenicienta... 



"Incluso hoy, estoy usando esa ropa interior exacta". 



"¿Eh?" 



Cuando la chica declaró estas palabras, se colocó delante del chico y lentamente se levantó la falda. 



"¡¿Espe-, Sayuki-senpai ?!" 



Keiki comenzó a tener un TEPT por el incidente sin bragas y estaba a punto de desviar la vista. Pero, solo digamos que en realidad llevaba bragas, o como se les conoce más comúnmente, la ropa interior. 

TEPT: Trastorno de Estrés Postraumático. 



Llevaba ropa interior, pero no de una chica. De hecho, ella estaba usando boxers de un chico. 



"¿... Boxers?" 



Boxers de color ámbar, sin lugar a dudas la ropa interior de un chico. Y por alguna razón, Keiki pensó que parecían extrañamente familiares, como si estuviera viendo a un viejo compañero de clase otra vez... 



"¡Espere! Esos son míos, ¿verdad?! 



Sí, de hecho pertenecían a Keiki. 



"Eh, ¿por qué? ¿Qué? ¿Por qué Sayuki-senpai tiene mis boxers? 



“Fue solo un impulso repentino. Sucedió que los vi mientras buscaba revistas porno. Sabía que no debía hacerlo, pero no pude ganar contra mi curiosidad”. 



"... ¿Qué tipo de cosas estás haciendo en la habitación de otra persona?" 



"Llevar la ropa interior de un niño así es extrañamente excitante". 



"¡¿Pervertida?! ¡¿Eres una pervertida, verdad?! 



"Ahh, estas duras palabras se sienten tan bien". 



"Esta persona es solo una...” 



Aunque hablaban el mismo idioma, no podían comunicarse en absoluto. Era como hablar con un extraterrestre. 



"Por ahora, ¿puedo tenerlos de vuelta...?" 



"No me importa, pero... forzándome a quitármelas aquí... Keiki-kun realmente es audaz", dijo mientras ponía las manos en su "ropa interior". 



“¡Senpai, para! ¡Tiempo fuera! ¡Puedes devolverlos más tarde! No, mañana también está bien! ¡Por favor usa tus propias bragas! 



"Oh, qué pena. Pensé que me estabas ordenando que lo hiciera”. 



"No, no lo hacía." 



Era cierto que Sayuki había robado ropa interior de la habitación de Keiki. Pero, lamentablemente, esas no eran las bragas de Cenicienta, sino los boxers de Keiki. Al parecer, ella no era Cenicienta. 



"Y también, ¿por qué los llevas puestos?" 



"Desde que me has estado ignorando, quería sentir el calor de Keiki-kun, por eso decidí usarlos". 



"¿Qué clase de excusa como esa es esta ...?" 



"Por cierto, la ropa interior de un chico se siente un poco floja... Hace mucho viento..." 



"No juegues con tu falda así". 



"Oye, Keiki-kun. ¿No intentarás usar mis bragas también? 



"¡No lo haré!" 



Como siempre, Keiki no entendió una sola cosa que Sayuki estaba diciendo. Pero, no podía negar el hecho de que su sonrisa burlona era realmente linda... 

Al parecer, Keiki se había visto afectado negativamente por sus idiotas bromas y bromas, porque a él no le importaba esto en absoluto.



Parte 3 

Ese día, comenzó a llover después del almuerzo. Como el sol estaba oculto por el cielo gris, se sentía un poco frío. 



Fue el segundo día de sus exámenes finales de tres días, después de las clases. Keiki, cuyas calificaciones no eran ni buenas ni malas, tuvo la mala suerte de tener que hacer la limpieza ese día y dirigirse hacia la entrada. Pero sus pies se detuvieron repentinamente frente a una pizarra, que estaba llena de carteles sobre vacaciones de verano, festivales de verano, trabajos de medio tiempo y más. 



"Vacaciones de verano, eh... Serán justo después de que terminen los exámenes". 



Una vez que las pruebas terminaran, solo tenía que superar algunos días de la escuela normal hasta que finalmente pudiera disfrutar de unas vacaciones de calidad. 



"Aunque realmente me gustaría descubrir la identidad de Cenicienta antes de que comiencen las vacaciones...” 



Conseguir a su primera novia y ser todo un amoroso con ella era su objetivo. Y comenzando que estas vacaciones de verano serían ideales para Keiki. 



El mar, los fuegos artificiales... Hubo innumerables oportunidades para disfrutar de la compañía de una chica adorable y adorable. Pero si las cosas siguieran así, sus días serían tan apagados y grises como el cielo lluvioso en ese momento. 



"¡Este año quiero pasar mis vacaciones con una linda novia!" 



Actualmente, podría reducir las candidatas a Cenicienta a solo dos personas. Cuando ambas confesaron sus personalidades anormales, llevaron ropa interior de color rosa con la esperanza de que aumentaría sus posibilidades de éxito. Y el día en que las dos fueron a la casa de Keiki, las bragas de Cenicienta desaparecieron. Por lo tanto, Keiki dedujo que una de ellas debió haberle quitado las bragas, básicamente las de Cenicienta. Pero Keiki no pudo encontrar ninguna prueba para confirmar que la candidata más obvia, Tokihara Sayuki, era la que había hecho esto. 



"Si Tokihara-senpai no es Cenicienta, entonces eso solo deja...” 



Una vez que salió del edificio de la escuela, vio la Kouhai en cuestión. Se apoyó de espaldas en la pared, utilizando el techo del edificio como refugio de la lluvia. No había manera de que él pudiera confundir su cabello rubio en este mundo lleno de gris. 



"¿Yuika-chan?" Mientras levantaba la voz, la chica levantó la cabeza. 



"Ah, Keiki-senpai." 



"¿Qué pasa? ¿Estás esperando a alguien?" 



"No, Yuika pasó a olvidar su paraguas". 



"Es por eso que estás parada aquí, ya veo". 



"A pesar de que Yuika vio el pronóstico del tiempo ayer, se le olvidó por completo". 



"Entonces te acompañaré a casa." 



"¿Eh? ¿De Verdad? La casa de Yuika está en una dirección completamente opuesta". 



"Está bien. Dejar a mi Kohai con problemas aquí dejaría un mal sabor en la boca de todos modos”. 



"Ir tan lejos solo para Yuika... ¿Finalmente estás listo para convertirte en su esclavo?" 



"No, en realidad no." 



"¿Ehhhh ~?" 



Ignorando esa protesta insatisfecha, Keiki sacó un paraguas de su bolso. Abriendo el paraguas azul, se paró junto a Yuika. 



"Aquí, vamos." 



"Ah... Sí..." Ella se puso modestamente bajo el paraguas. 



Junto con la calmada como una gata Kouhai, salieron de la puerta de la escuela. Bajo el suave sonido de la lluvia golpeando el paraguas, él igualó su ritmo con la chica de cuerpo pequeño y caminó una ruta diferente a la habitual. 



"Muchas gracias. Realmente salvaste a Yuika. A este ritmo, podría haber tenido que irse a casa mientras la lluvia la empapaba. " 



"Realmente es desafortunado no tener un paraguas en un día lluvioso como este". 



"Senpai parecía un príncipe en un caballo brillante". 



"¿Qué tienen exactamente en común los paraguas y los caballos brillantes?" 



"Y el príncipe quedará cautivado por el encanto de Yuika, y jurará lealtad eterna hacia ella". 



“¡¿El príncipe fue hecho sirviente?!” 



El libro de imágenes que la chica había creado era una fantasía en muchos sentidos. Sin embargo, la historia que contenía era algo que a los niños nunca se les debería permitir escuchar. 



Así, siguieron caminando uno al lado del otro mientras hablaban de varias cosas. Después de un rato, el brazo de Keiki se chocó con el hombro de Yuika. 



"Oh, lo siento." 



"No, está bien." 



"Realmente es estrecho bajo un paraguas tan pequeño". 



"Está bien." 



Después de todo, este paraguas fue creado para una sola persona. Aunque Keiki no consideraba algo tan malo el estar tan cerca de una chica tan linda, todavía prefería tener un paraguas más grande en este momento. 



"Entonces, ¿qué tal si hacemos esto?" Con estas palabras, Yuika se aferró al brazo de Keiki. "Ahora debería estar bien". 



"Pero ahora es bastante difícil para mí caminar...” 



"¿Estás insatisfecho? Como chico, ¿no deberías estar feliz de que una chica tan linda se te aferre a ti así? 



"Bueno, tiene sus beneficios". 

"Que honesto. Si fueras a convertirte en el esclavo de Yuika, incluso podría dejarte experimentar la sensación de sus pechos mientras se empuja aún más hacia ti".


"No gracias." 



"Entonces este servicio ha terminado. Pero no regreses a llorar a Yuika~" 



En ese momento, se separó de Keiki, solo para dejar salir a un lindo 'Hyan' cuando la lluvia fría golpeó su hombro. Con eso, ella se aferró a él una vez más. 



"Yuika no quiere mojarse, así que te dará un poco más de servicio". 



"Bueno, gracias por eso". 



Así, la lluvia siguió cayendo mientras los dos seguían caminando cerca uno del otro hasta que llegaron a la casa de Yuika. Les tomó alrededor de cinco minutos en total. 



"Muchas gracias por traer a Yuika a casa". 



"No hay problema. Bueno, ahora iré a seguir mi propio camino... ¡Achoo! 



Keiki dejó escapar un estornudo cuando fue a caminar, probablemente debido a la lluvia. Hacía un frío extraño para Julio, y Keiki sintió un escalofrío en su espalda. 



"Es un día un poco frío, sí. Si quieres, puedes entrar un rato. Yuika te hará un té caliente como agradecimiento por traerla a casa”. 



"¿Eso está bien?" 





"A este ritmo, es posible que te resfríes y Yuika no quiere eso". 



"Entonces te haré cargo de esa oferta". 



Con eso, entró a la casa y fue guiado a la habitación de Yuika. Después de que ella le mostró su asiento, él dejó su mochila. 



"No tenemos té verde en este momento, por desgracia. ¿Cuál prefieres, té negro o café? 



"Mmm... voy a tomar un café". 



"Entendido. Por favor, espera un poco”. 



Con estas palabras, Yuika salió de la habitación. Habiendo sido dejado atrás, Keiki se encontró incapaz de calmarse en este nuevo ambiente, y miró alrededor de la habitación. 



"Así que esta es la habitación de Yuika-chan, eh...” 



La habitación estaba debidamente arreglada. Tenía una mesa y una cama, grandes estanterías llenas de innumerables libros para demostrar que Yuika realmente era un ratón de biblioteca y varios juguetes de peluche. Y el aroma dulce que siempre podía oler cuando estaba con ella era muy prominente aquí. 



"... No es bueno, no es bueno. Por alguna razón, mi corazón está latiendo más rápido... " 



Ya que esta era su primera vez en la habitación de una chica, a excepción de la de Mizuha, se encontraba poniéndose nervioso. 



"¿Espera un momento? Esta situación... ¿no es esta mi oportunidad única en la vida? 



El mes pasado, las bragas de Cenicienta habían desaparecido de la habitación de Keiki. Y ese día, tuvo dos visitantes: Sayuki y Yuika. 



Ya que había determinado que Sayuki no era la ladrona, no podía haber otro posible culpable además de Yuika. 



"Si Yuika-chan es Cenicienta, ella podría haber escondido sus bragas en algún lugar aquí". 



Comprobó cuidadosamente fuera de la puerta. 



Probablemente todavía esté preparando las bebidas, así que debería tener algo de tiempo... 



Ahora que ella no estaba aquí, y que la habitación no estaba protegida, él podía hacerlo. 



Pensando eso, tragó saliva. 



"¡No hay mejor oportunidad que esta...!" 



Sin perder tiempo, rápidamente comenzó a mirar alrededor de la habitación, lo que lo hacía sentir como uno de esos espías en las películas. Pero solo podía haber un lugar. 



"... Bueno, solo puede estar aquí, ¿verdad?" 



Lo que entró en su campo de visión fue una pequeño tocador. Tenía forma rectangular y llegaba hasta el estómago de Keiki. Con un corazón palpitante, se acercó y lo abrió con una mano temblorosa. Tal como esperaba, en dicho cofre estaba la ropa interior de Yuika. 



"Yuika-chan realmente tiene un montón de bragas". 



Braguitas de rayas blancas y azules, entre otras… realmente eran diseños lindos para Yuika. Cuando Keiki imaginó que Yuika estaba usando ese par en este momento, él... 



"Oh, no... me estoy excitando un poco por aquí". 



Aquí estaba un chico que se excitaba con las bragas de una chica mientras estaba dentro de la habitación de dicha chica. Aunque tuvo que aceptar que parecía un pervertido, tuvo que superar esto para descubrir la identidad de Cenicienta. Con su corazón latiendo incluso más rápido que antes, comprobó cada par de bragas. Pero no pudo encontrar las bragas de Cenicienta entre ellas. 



"No están aquí... ¿Tal vez en realidad las está usando ahora?" 



"¿Qué estás haciendo, Keiki-senpai?" 



"Bueno... ahora mismo estoy mirando a través de las bragas de Yuika-chan para buscar... ¿Eh?" 



— ¿Alguien me hizo una pregunta? 



Dándose la vuelta, vio a Yuika parada allí con una sonrisa angelical. 



"H-Hey, Yuika-chan. Fuiste muy rápido, ¿eh? 



"Tenemos una tetera eléctrica, después de todo". 



Ella tenía un plato en sus manos, con dos tazas encima. 



"Por cierto, Senpai. ¿Qué significa esto exactamente?" 



Le mostró su teléfono, y en esa pantalla había una foto de Keiki sosteniendo un par de las bragas de Yuika. 



"Ah, se acabó... Mi vida se acabó...” 



No había manera de convencerse de esto. 



"Ahaha. Yuika tomó una foto como prueba. ¿Qué pasaría si Yuika fuera a la policía con eso? 



Este ángel sonriente parecía un demonio a los ojos de Keiki. 



"Oh sí, Yuika siempre quiso un esclavo dócil". 



“……” 



Keiki supo inmediatamente a qué se refería con eso. Pero su respuesta todavía no había cambiado desde que ella se le confesó. Todavía no quería convertirse en esclavo, despojado de su orgullo y valor como ser humano. 



Pero las circunstancias actuales eran diferentes. La imagen en el teléfono de la chica se sentía como un collar alrededor de su cuello. Ahora no tenía más remedio que obedecerla... 



"Oye, Keiki-senpai. Te convertirás en el esclavo de Yuika, ¿verdad? 



"Sí. Me convertiré en el esclavo de Yuika-chan". 



Y así, el príncipe se convirtió en el esclavo de la sádica hardcore.

0 Comentarios