Articulo

Kawaiikereba Hentai demo Suki ni Natte Kuremasu ka Vol 3. Capítulo 2


Capítulo 2: Yuika-sama quiere ser la única


Parte 1

Esta es una historia de algo que sucedió antes del incidente de la carta de amor, en abril. En una sala de biblioteca después de clase, una chica rubia estaba leyendo un libro.



"¿Eh? Koga-san, ¿estás aquí también hoy?



"Eso no tiene nada que ver con Kiryuu-senpai, cree Yuika." La pregunta normal de Keiki se encontró con una respuesta extraña.



Aunque al menos era mejor que el principio, cuando ella nunca le contestaba nada. Así era como siempre pasaban el tiempo en la biblioteca.



La primera vez que Kiryuu Keiki y Koga Yuika se conocieron fue cuando el chico estaba en su segundo año de escuela secundaria. Tenían una relación Senpai-Kouhai, pero no era como si fueran excepcionalmente cercanos. Keiki por su parte todavía estaba interesado en la belleza de cabello rubio con ojos azules puros.



Con su cabello y apariencia extraña, estaba en un campo de juego diferente al de la mayoría de las personas, para bien o para mal. Ya sean compañeros de clase u otros miembros del comité de la biblioteca, todos se mantuvieron alejados de ella, lo que le hizo imposible encajar en estos grupos. La chica, por su parte, no mostró ningún interés en unirse a estos grupos tampoco.



La Yuika de esa época estaba claramente excluida de su entorno, y eso resultó en su apariencia fría y distante. Keiki pensó que esta era la razón principal por la que otras personas la evitaban. Sus ojos azules parecidos a gemas siempre estaban fijos en algún libro en sus manos, y ella rechazaba cualquier tipo de contacto con otras personas. Aun así, Keiki continuó acercándose a ella.



"Koga-san, ¿qué libro estás leyendo?"



“……”



Sin una sola palabra, ella le mostró a Keiki la portada de dicho libro. El título era "El príncipe más indeciso del mundo".



"Eso es... un título bastante loco. ¿Es interesante?"



"Está bien. Tiene un toque cómico, y Yuika piensa que es bastante interesante”.



La conversación ya había terminado, y Yuika volvió su mirada al libro. Cuando cerró la boca, realmente parecía una marioneta. La suave brisa de la ventana abierta hizo que su cabello se agitara suavemente. Esta imagen frente a Keiki parecía sacada de un cuadro.



"... ¿Eso es raro?"



"¿Eh?"



"Yuika piensa que es bastante grosero el solo mirar a alguien así".



"Ahh, lo siento. Tienes razón. Fue tan hermoso”.



"’Hermoso…?"



"Sí. Qué hermoso cabello es lo que pensé”.



"Kiryuu-senpai realmente es una persona rara", la chica dejó escapar un suspiro y miró aún más de cerca a Keiki. "Kiryuu-senpai, ¿por qué estás tan preocupado por Yuika? Una Kohai tan audaz no es linda en absoluto, ¿verdad? ... ¿Senpai piensa que burlarse de las chicas es divertido? "



"No, en absoluto."



"Entonces, ¿podrías callarte? Como se puede ver, estoy en medio de la lectura”, dijo sin dudarlo, y volvió a mirar el libro una vez más.



Pero antes de que pudiera caer en el odio hacia sí mismo, Keiki notó un libro que estaba encima de la mesa.



"Oh, he escuchado ese libro antes".





"Eh, ¿en serio?"



"Sí, pensé que la escena en la que el protagonista se convirtió en el enemigo de su propio país para la heroína fue realmente genial".



"¡Cierto! ¡El protagonista de este libro es increíblemente genial! ”



"¿S-sí...?"



"Superó muchos problemas, ¡y el final de la historia cuando salvó a la heroína del encarcelamiento fue realmente el mejor!"



"S-sí. Eso me conmovió mucho”.





"¡¿Verdad?! ¡Solo con pensarlo hace que el corazón de Yuika late más rápido!



Al ver los ojos de la chica brillar y ver la brillante sonrisa en su rostro, Keiki dejó escapar una risita.



"Koga-san, finalmente te reíste."



"Ah...”



Cuando Yuika escuchó eso, se dio cuenta de que se había emocionado un poco, y sus mejillas se pusieron un poco rosadas.



"¡N-No creo que tengas algo que puedas usar contra Yuika ahora!"



"Realmente no lo hago...”



No fue nada especial.



El desencadenante fue simplemente porque los dos habían leído el mismo libro. Y después de eso, empezaron a hablar durante su trabajo como miembros del comité de bibliotecas sobre sus libros favoritos, y gradualmente empezaron a ponerse en mejores términos entre sí. Lenta pero constantemente, la chica comenzó a mostrar una sonrisa honesta. Y Keiki pensó que la sonrisa de su Kouhai era mucho más encantadora que su mirada fría de antes.




Parte 2 

Después de ese día, cuando Keiki fue encontrado buscando a través de la ropa interior de Yuika, su vida de esclavo había comenzado. 



"Keiki-senpai. Yuika quiere beber un poco de jugo frío. 



"¡Compraré uno inmediatamente!" 



Corriendo inmediatamente cuando la chica deseó tomar una copa... 



"Keiki-senpai. Los hombros de Yuika están un poco rígidos”. 



"¡Como quieras, te masajearé los hombros!" 



Masajeó los hombros de la chica al mando... 



"Keiki-senpai. Los calcetines de Yuika se han puesto un poco calientes. Ayúdala a cambiarse. 



"¡Sí, gustosamente!" 



O ayudándola a cambiarse los calcetines. 



"Ah, Senpai. Yuika sabe que tienes un fetiche de medias largas*, así que no los huelas, ¿de acuerdo? 



"No lo haré. Y tampoco tengo un fetiche de medias largas. 

Uro: Acá decía Knee-Sock, que se traduce como Calcetines de Rodilla, en sí, calcetines que llegan hasta las rodillas, pero no suena bien si lo pongo así, asi que lo llamare medias largas, al final, viene siendo eso mismo xd 



"Yuika te pisoteará si tratas de mirar sus bragas". 



"No miraré". 



Incluso si él quisiera, no podría porque su falda estaba bloqueando su vista. Como ella le ordenó, él le quitó las medias largas y se puso un par nuevo que Yuika había sacado de su mochila. Estaba arrodillado frente a ella, lo que lo hacía parecer el mayordomo de una egoísta Ojou-sama. Y como estaban haciendo esto dentro de la sala del club, no era de extrañar que la presidenta del club de pelo negro los estuviera mirando con una expresión de asombro. 



"Keiki-kun, mejor dicho, ¿Maestro?" 



"No soy tu maestro, pero ¿qué es?" 



"¿Por qué obedeces las órdenes de Koga-san de esta manera?" 



"Uhm ... bueno, sucedieron muchas cosas, y me convertí en el esclavo de Yuika-chan, supongo". 



“… ¿Qué dijiste?" 



"Fufufu, así es como es", Yuika abrazó a Keiki por detrás para probar la declaración de Keiki. “Keiki-senpai se convirtió en el esclavo de Yuika. Qué vergüenza, ¿verdad, bruja-senpai? 



Sayuki respondió con calma a la obvia provocación de Yuika. "Hmph, probablemente estás explotando una de las debilidades de Keiki-kun para hacer que te siga, ¿verdad? Mi Maestro no se dejará llevar por esos pequeños pechos tuyos, Koga-san. " 



"Que aguda..." 



Justo lo que esperarías de una genio con las mejores calificaciones. Ella podría ser un caso sin esperanza cuando se trataba de deportes, pero su cabeza lo compensa totalmente. 



"No hay ningún significado para ese tipo de relación. Este juego de maestro y sirviente seguramente no continuará por mucho más tiempo, de todos modos”. 



"Uuu..." La precisión de la deducción de Sayuki le robó a la pequeña chica sus palabras. "S-si ese es el caso ...! Keiki-senpai, jurará por Yuika, aquí y ahora, ¡que le gustan los pechos pequeños más que los pechos grandes! 



"¿Eh? ¿Por qué ha llegado a eso? 



"Keiki-senpai, te gusta acariciar los pechos de Yuika y fingir que fue un accidente, ¿verdad?" 



"¡¿Espe—, Yuika-chan ?!" 



"¿Ah, entonces es así? En mi caso, ya ha metido su mano profundamente en el valle de mis pechos”. 



"¡¿Sayuki-senpai?!" 



Las dos ciertamente no estaban mintiendo. Por supuesto, ambos eventos o fueron un accidente, o una fuerza superior que los había influenciado enormemente. Aunque hubiera mentido si hubiera dicho que no estaba contento con ninguna de los dos, un accidente seguía siendo un accidente. 



"¿De qué se trata esto, Keiki-senpai? ¿De verdad pusiste tus manos entre sus pechos? 



"¿De qué se trata, Keiki-kun? ¿Realmente acariciaste los pequeños pechos de Koga-san? ¿Era mentira cuando dijiste que te gustaban los pechos grandes? Qué cruel traición... 



Ambas lo atacaron al mismo tiempo. 



“¡Por ​​favor dilo claramente! Pequeñas…" 



"¡O grandes! ¡¿Cual prefieres?!" 



A su derecha había pechos pequeños. 



A su izquierda había grandes pechos. 



Si bien el modesto pecho de su Kouhai tenía su propio encanto, los pechos con forma de melón de su Senpai podían jugar con el corazón de cada chico en esta escuela. La sensación que obtuvo de los pechos de Yuika fue maravillosa, y los pechos de malvavisco de Sayuki casi lo mantuvieron cautivo. 



"Y-yo—" 



Los pechos grandes son soberbios, los pechos pequeños son justicia. No había necesidad de discutir cuál era mejor. Ambos eran flores sin igual en este mundo. Pero, si Keiki tenía que elegir uno aquí y ahora, la respuesta era obvia. 



“¡Me gustan los pechos grandes! ¡Incluso si me convierto en un esclavo, esa respuesta nunca cambiará! 



"Idiota idiota! Keiki-senpai, idiota! " 



"Fufu, esta vez es mi victoria, parece". 



La perdedora golpeó suavemente a su sirviente en el pecho, mientras que la ganadora mostró una sonrisa. Pero el juez todavía tenía algo que quería agregar. 



"Pero no me malinterpreten, no es que odie los pechos pequeños ni nada. ¡Sea pequeño o grande, me gustan todos! 



"¡Decirlo como si fuera un famoso proverbio no lo mejora!" 



"Ahora, el aullido de una perdedora no es muy agradable de ver". 



"Gunununu...!" 



En respuesta a la provocación de Sayuki, la belleza rubia apretó los dientes. 



"Ahora que hemos llegado a esto, Yuika tendrá que mostrarte nuestros vínculos". 



"¿Eh? Koga-san, ¿qué quieres decir con...? 



Yuika se volteó hacia Keiki y extendió su pequeña mano. 



"¡Keiki-senpai, la pata!" 



"¡Wan!" 



Al escuchar estas palabras, Keiki inconscientemente puso su mano sobre la de ella. 



"Ah, mierda... eso fue por reflejo". 



El día en que Yuika había tomado esa siniestra foto de Keiki buscando en el cajón de sus bragas, Yuika había perforado varias órdenes en su cuerpo. Por eso, su cuerpo reaccionó por su cuenta. 



"Keiki-kun ... Pensar que tu entrenamiento ha progresado tanto ..." 



"¿S-Sayuki-senpai?" 



Las lágrimas comenzaron a acumularse en los ojos de Sayuki. 



"Yo... ¡No quiero ver a mi amo ser servil a otra perra!" 



"Ah, espera, ¡¿Sayuki-senpai?!" 



Parecía que Sayuki recibió mucho daño de eso, porque salió corriendo de la habitación como una doncella enamorada cuya confesión acababa de ser rechazada. 



"Jejeje. Parece que ella entendió a quién Keiki-senpai pertenece realmente" 



"No no no no…" 



La maestra mostró una sonrisa segura de sí misma, mientras que el sirviente solo podía mirar hacia la puerta con una expresión de exasperación. 



“Ahhh, todo este trato con Bruja-senpai hizo que Yuika se cansara. A Yuika realmente le gustaría un masaje ahora ". 



"Por supuesto, mi señora." 



"Puedes empujar un poco más fuerte". 



"Entendido." 



"... Ahhh, eso es bueno". 



Así, Yuika continuó mostrando su personalidad oculta: una sádica hardcore con una cara bonita. Pero, por supuesto, Keiki no planeaba quedarse para siempre como su esclavo. 



... Espera por ahora, Kiryuu Keiki. Tienes que soportarlo por ahora. Llegará el día en que descubras si Yuika-chan realmente es tu Cenicienta. 



Hacer que Yuika use un uniforme de mucama y le sirva a Keiki... No debería haber mayor humillación para esa sádica hardcore. 



Podría obligarla a ir a cuatro patas y acariciar su lindo trasero... Eso podría ser bueno, sí. 



Lo imaginó: Yuika con una cara roja brillante, haciendo todo lo posible por resistir la vergüenza. 



La venganza perfecta. Un plan perfecto. 



Para mejorar su situación actual, tenía que encontrar una prueba tangible de que Yuika era la Cenicienta que le había quitado las bragas. Para lograrlo, tenía que encontrar dichas bragas. Esa fue su razón para desempeñar el papel de un esclavo obediente. 

"... Jejeje, sólo espera. Sufrirás igual que yo", susurró el sirviente que había planeado una gran humillación para su amo, mientras seguía dándole un masaje.




Parte 3 

"Uhm... ¿debería ponerlo aquí?" 



"No, un poco más bajo. Lentamente, ¿de acuerdo? ¿Es un poco estrecho? 



"Nnn... ¿Eh? Realmente es estrecho, no puedo encajar”. 



"A-Ah, no seas tan rudo. Lo vas a destrozar. 



"Lo sé......... Ah, entró". 



"Sí... entró. Eso realmente me aceleró el corazón". 



Después de haber terminado de empujar las cajas en el estante de metal, Keiki se bajó de la escalera y comprobó sus alrededores en busca de cualquier caja sobrante. 



"... Parece que ese fue el último de ellos". 



"Si gracias. Realmente me salvaste ", dijo la chica con un ojo oculto por su flequillo, Fujimoto Ayano. 



Ella era una compañera de estudios en el mismo año, y la vicepresidenta del consejo estudiantil. 



"Perdón por llamarte de repente". 



"No, no es gran cosa". 



El viernes, después de las clases, Keiki había recibido un correo de Ayano, diciendo: 'Emergencia detectada. Solicitando respaldo' llamándolo a la oficina del consejo estudiantil para ayudarla a ordenar algunas cajas. Dentro de dichas cajas había paquetes de papeles y documentos del consejo estudiantil. Ya que eran bastante pesados, Ayano no tenía otra opción que pedirle ayuda a Keiki. 



"Realmente me salvaste. Después de todo, solo tenemos chicas en el consejo estudiantil. 



"Ah, cierto, la presidenta también es una chica". 



"También lo es nuestra secretaria. Es por eso que el consejo estudiantil está haciendo todo lo posible para reclutar chicos. Kiryuu-kun, ¿qué tal si te unes a nosotros? 



"Mmm ... lamentablemente tengo que declinar". 



"¿Porque estás satisfecho con el harén de tu club de caligrafía?" 



"El club de caligrafía no es una utopía como podría pensarse que es...” 



Después de todo, todos los miembros, excepto Keiki, eran unos pervertidos. 



"Es una pena. Justo cuando pensé que podía tener la oportunidad de oler el aroma de Kiryuu-kun todos los días”. 



"Pensé que eso era lo que era". 



Esta estudiante de honor llamada Ayano era en realidad una olfatofílica, y le gustaba especialmente el olor de Keiki, por lo que una vez lo drogó poniendole pastillas para dormir dentro de su té para quitarle los boxers un día después de la clase de gimnasia. 



Y dicha individua peligrosa continuó sonriendo con una cara bonita. 



"Puede ser un poco repentino, pero ¿cuánto quieres por tu ropa interior usada?" 



"No es un producto que puedas comprar". 



"Por tu ropa interior, estoy dispuesta a pagar incluso 30,000 yenes. Si tuvieras clase de gimnasia ese día, pagaría 50.000”. 



"No los venderé, ¿de acuerdo?" 



Parece que Ayano realmente quería conseguir los boxers de Keiki. 



"Hay innumerables chicas que venderían sus bragas gastadas a tipos viejos, así que no debería ser demasiado extraño para un chico venda su ropa interior a una chica". 



"Odio la idea de vender mi ropa interior a una chica en el mismo año que yo". 



Un anciano que quiere las bragas de una chica de secundaria. 



Una chica de secundaria que quiere algo de dinero rápido. 



Oferta y demanda. 



"Dicho esto, por favor renuncia a mi ropa interior". 



"Es una pena. Entonces déjame al menos tener un buen rastro de Kiryuu-kun hoy”. 



"Oye, ¡no te aferres a mí de esa manera!" 



"Ah, este olor, me gusta mucho. Puede que me vuelva adicta a esto. Sniff Sniff Haah... Haah ... " 



"Esta persona está acabada... tengo que irme rápidamente". 



Ayano parecía un gato mientras se aferraba a Keiki con una cara roja. A pesar de que ser abrazado por una chica tan linda debería haber sido un acontecimiento feliz para Keiki, no podía aceptarlo como tal. 



Mientras hacía todo lo posible por escapar de las garras de esta pervertida, escuchó algunos pasos ligeros detrás de él. 



"¿... Keiki-senpai?" 



"¿Y-Yuika-chan ...?" 

Cuando él se dio la vuelta, ella estaba allí. De pie dentro del marco de la puerta estaba la reina de pelo rubio de aspecto occidental. Habiendo visto a los dos aferrándose el uno al otro, Yuika se puso rígida y solo les sonrió como a un ángel, pero eso le dio una atmósfera aún más aterradora de lo normal.



"Yuika-chan. ¿Por qué estás aquí? 



“No contestabas el correo de Yuika, así que ella te estaba buscando. Luego escuchó de Akiyama-senpai que te llamaron a la oficina del consejo estudiantil”. 



"Oh ya veo." 



"Entonces, ¿Keiki-senpai? Después de dejar a Yuika sola, ¿estás siendo muy acaramelado con otra chica? 



"N-No, fue Fujimoto-san quien comenzó a aferrarse a mí". 



"Con que es así. Parece que estás tratando de poner excusas" dijo Yuika, sonando como el CEO de una corporación malvada. 

CEO: Chief Executive Officer - Oficial Ejecutivo en Jefe o simplemente Presidente Ejecutivo :v 



"Ehhh..." 



A pesar de que ella fue la que preguntó, ella respondió con eso. Como una verdadera reina sádica. Dejando escapar un suspiro forzado, cambió su mirada en una de hostilidad y se volvió hacia Ayano. 



“Eres la vicepresidenta del consejo estudiantil, Fujimoto-senpai, ¿verdad? Encantada de conocerte. Soy la Koga Yuika de primer año”. 



"Lo sé. Koga-san es bastante famosa, después de todo". 



Después de todo, la buena apariencia de Yuika era conocida en toda la escuela. 



“Fujimoto-senpai, ¿puede Yuika pedirte que abandones a Keiki-senpai? Él es una persona muy importante para Yuika, después de todo”. 



"¿Eres la novia de Koga-san Kiryuu-kun?" 



"No. Estamos conectados por algo aún más profundo”. 



"Realmente no lo entiendo, pero no lo dejaré ir tan fácilmente". 



"¡¿Qué?! ¿Por qué?" 



En respuesta a la pregunta de Yuika, las mejillas de Ayano se pusieron un poco rosadas mientras fortalecía su agarre sobre Keiki. 



"Kiryuu-kun es la persona que más satisface mis necesidades sexuales". 



"¿Espe...?" 



La expresión de Yuika se oscureció después de escuchar estas palabras bomba de la vicepresidenta. 



"Espe—, ¿¡Fujimoto-san?! ¡¿Qué podrías estar diciendo?! 



"Es la verdad. Ayano-san es la prisionera de Kiryuu-kun. Me excita el solo abrazarlo así." 



"¿Tus declaraciones bomba no se detienen?" 



Aunque en realidad era una prisionera del "olor" de Keiki, no había tiempo para que él aclarara ese malentendido. 



“……” 



Sin decir una sola palabra, Yuika simplemente agarró con fuerza la mano de Keiki. 



"—Ven con Yuika." 



Estas palabras estaban llenas de una inmensa cantidad de presión. 



"E-Entendido..." Su voz tembló. 



Fue arrastrado por la mano de Yuika y los dos dejaron la habitación detrás de ellos. Caminaron por el pasillo, y Yuika lo llevó a un aula vacía. Después de cerrar tanto la puerta como las ventanas, Yuika se giró para mirar a Keiki. 



"Fufufu, finalmente somos solo nosotros dos". 



Normalmente, Yuika siempre actuaba como una gata doméstica frente a otras personas además de Keiki y Sayuki, pero parecía que apenas pudo contenerse justo antes. 



"Entonces, Keiki-senpai. ¿Tienes algunas últimas palabras? 



"Soy inocente." 



"¿Es así? Toda persona culpable dice eso”. 



"¿Es esto un juicio de brujas?" 



Había sido declarado culpable desde el principio. 



"¿Oye, Senpai? Yuika está enojada, ¿sabes? Ella no esperaba que la engañaras así. Parece que hay una gran necesidad de castigo”. 



"Probablemente me arrepentiré de haberte preguntado esto... pero, ¿qué vas a hacer conmigo?" 



"Keiki-senpai, por favor, date la vuelta". 



"No me digas, ¿me vas a dar una palmada en el trasero?" 



"Fufu, eso podría no ser una mala idea en absoluto". 



Con movimientos rígidos, Keiki se dio la vuelta. No tenía idea de lo que haría ella, y debido al calor del edificio en la habitación, Keiki comenzó a sudar. En el momento en que una gota de sudor golpeó el suelo, lo abrazaron por detrás. En su espalda, estaba la suave sensación de un cuerpo femenino, y él podía sentir su respiración también. Debido a este repentino desarrollo, el corazón de Keiki comenzó a latir como un loco. 



"¿Y-Yuika-chan? ¿Qué estás haciendo? 



“Es un castigo. Un abrazo así en un día tan húmedo no es muy reconfortante, ¿verdad? 



"Eso es cierto, pero...” 



Incluso más que eso, estaba avergonzado. 



Yuika no tenía el mismo fetiche que Ayano, así que no debería haber ninguna razón para que ella lo abrace de esta manera. Eso significaría que no había otro significado detrás de este abrazo que no fuera "castigo". Pensando eso, el corazón de Keiki casi saltó de su pecho. ¿Tal vez este en realidad es su castigo previsto? 



"¿... Oye, Yuika-chan?" 



"¿Qué pasa?" 



"Se trata de antes. Solo estaba ayudando a Fujimoto-san a reorganizar algunas cajas en la oficina del consejo estudiantil. Esas cajas son bastante pesadas, por lo que me pidió ayuda”. 



"... Hmph". 



"¿No me crees?" 



"Solo por esta vez, Yuika te creerá... Ella lo hará, pero no te acerques tanto a otras chicas así", sonaba como si estuviera haciendo pucheros mientras ponía más fuerza en sus brazos. "En este momento, Keiki-senpai es el esclavo de Yuika, después de todo". Aunque ella solo susurró suavemente esas palabras, llegaron al oído del chico en voz alta y clara. 



Aunque entendía sus verdaderas intenciones, aún era suficiente para obstruir el pensamiento lógico del chico... 

Decidió mantener en secreto el hecho de que se emocionó por su linda maestra.



Parte 4 

Los esclavos no tienen días libres. Incluso los domingos, no pueden escapar si su maestro los llama. Dicho esto, después de que Keiki fue despertado por una llamada amorosa de su linda Kohai, inmediatamente se dirigió hacia la casa de Koga. Aunque fuera solo por la mañana, el sol brillaba con bastante intensidad. 



Con el sudor en sus mejillas, Keiki llegó a su destino apenas a tiempo. Poco después de tocar el timbre, la chica que lo saludó vestía una sola pieza blanca. Ya que era un tipo libre de hombros, sus refinados y brillantes hombros estaban a la vista. Con esa única pieza blanca, parecía un verdadero ángel, y sin duda era increíblemente linda. 



"Buenos días, Keiki-senpai." 



"Buenas…" 



"Llegaste justo a tiempo. Parece que estás empezando a despertar lentamente a tu naturaleza esclava, fufufu". 



"Dijiste que enviarías esa foto a Mizuha, después de todo..." 



"Ajaja. Habría sido un montón de problemas para ti si Mizuha-senpai viera esa foto" 



"Como siempre, eres tan sádica como parece..." 



Solo imaginándose a Mizuha al ver esa imagen, sintió escalofríos en su espalda. Como ella era una fanática de la limpieza, ella seguramente lo despreciaría. Keiki confiaba en que moriría por el shock si Mizuha le dijera "Nii-san, eres lo peor" con esa adorable voz de ella. El corazón de este siscon no era lo suficientemente fuerte para vivir si su hermana lo odiara. 



"Bueno por ahora, por favor entra". 



"Si me disculpas…" 



La casa Koga era tan silenciosa como antes. Parece que sus padres estaban trabajando todo el día hasta tarde en la noche. O tal vez no iban a regresar ese día en absoluto. 



Me pregunto si se sentirá sola estando aquí sola todo el tiempo... 



Aunque los padres de la familia Kiryuu se iban tanto, o incluso más a menudo, Keiki al menos tenía a su hermanita en casa que le ayudaba a contrarrestar la soledad. 



Con estos pensamientos, Keiki siguió a Yuika a su habitación de nuevo. 



"Ahora bien, Yuika tendrá a Keiki-senpai trabajando como esclavo de nuevo hoy, pero antes de eso, por favor, cámbiate a esto". 



Lo que Yuika sacó fue una pieza negra de ropa occidental. 



"¿Esto es... un traje?" 



"Completamente mal. Estas son ropas de mayordomo”. 



"¿Ropa de mayordomo...?" 



A pesar de que solo los había visto en mangas o dramas antes, una vez que los miró más de cerca, podía decir que eran realmente diferentes de un traje. 



"Esto es hecho a mano, ¿sabes? Yuika fue quien lo hizo”. 



"¿En serio? Esto es increíblemente de buena calidad, ya sabes”. 



"Yuika es buena cosiendo y eso. En realidad, se quedó despierta toda la noche para terminar esto, así que tiene un poco de sueño”. 



"¿Por qué fuiste tan lejos...?" 



"Esa ropa es un regalo para Keiki-senpai, así que por favor apúrate y cámbiate". 



"¿Aquí?" 



"Yuika tiene que comprobar si te queda bien, así que por favor, no te preocupes por ella". 



"Entiendo. Entonces me desnudaré aquí. Espera, ¿no es esto raro? ¡Sal de aquí!" 



"Okaaaaay". 



Después de esperar a que Yuika saliera de la habitación, Keiki se quitó la ropa y se puso la ropa que ella preparó para él. 



"... De alguna manera, el tamaño es perfecto. Aunque ella no tomó ninguna medida... 



Me pregunto si ella lo habrá hecho con solo adivina 



Después de ser sorprendido por el inesperado talento de su Kouhai, llamó a Yuika de vuelta. Al ver el cambio de trabajo de Keiki de estudiante a un mayordomo, la cara de Yuika se iluminó. 



"Ohh, te queda bastante bien. Realmente te da una sensación de mayordomo". 



"Gracias por no decir algo raro". 



"Intenta llamar a Yuika 'Ojou-sama'". 



"Entendido, Ojou-sama." 



"Uff, eso realmente tiene mucho impacto. Eso hace que Yuika quiera atarte y hacerte llorar”. 



"Por favor, no... O mejor dicho, ¿para qué la ropa de mayordomo de todos modos?" 



"Keiki-senpai, ¿odias a las criadas?" 



"Realmente las amo." 



"Es la misma razón. Las chicas adoran a los mayordomos. 



"¿Ya veo...?" 



Keiki estaba un poco confundido, pero de alguna manera tenía cierto sentido. 



"Ahora, ya que los preparativos han terminado, podemos salir ahora". 



"Salir... ¿a dónde?" 



"A una librería. Ya que nuestras pruebas han terminado, hay innumerables libros que Yuika quiere leer. Pero podría ser un poco difícil para ella llevarlos sola, así que le gustaría algo de ayuda”. 



"Sí, los libros pueden ser bastante pesados, ¿no?" 



"Dicho esto, vamos de inmediato". 



"¿Eh? Espera un momento. ¿Nos vamos... con esta ropa? 



"¿Por supuesto? Después de todo, Hoy Senpai es el mayordomo de Yuika. Por favor, satisface a Yuika y dale toda tu atención hoy”. 



"¿Qué clase de idea humillante es esa...?" 



"Yuika te estará esperando en la librería~" La maestra del mayordomo ignoró completamente ese comentario y se giró sobre sus talones. 



Ya que Yuika en realidad parecía un Ojou-sama con esa pieza blanca, Keiki solo podía mirarla atónito. 



"Vamos, no te distraigas allí". 



"S-sí...” 



Cuando su Ojou-sama lo tomó de la mano, el mayordomo recién hecho dejó la casa Koga detrás de él. 



Justo como había esperado, la ropa de mayordomo reunió mucha atención de clientes y empleados por igual. Después de que Yuika decidiera los libros que quería, tomaron un breve descanso en un parque cercano en su camino a casa. 



Su objetivo no era jugar en el equipo del patio de recreo, sino descansar en un lugar tranquilo. Debido a que el parque tenía un pabellón que estaba rodeado de árboles y cubierto por un techo, era realmente relajante. Cuando llegaron, Keiki dejó caer las bolsas y se sentó. 



"Ahh, que pesado..." 



"Honestamente, se supone que eres un chico". 



"Las cosas pesadas todavía son pesadas para los chicos, ¿sabes?" 



Estaban cerca de una caminata de 20 minutos desde la casa de Koga hasta la librería, y las bolsas de plástico estaban llenas con unos 10 libros de tapa dura, por lo que no era de extrañar que los brazos de Keiki hubieran empezado a doler por cargarlos. 



"Pero incluso si te quejas, sigues contento de poder trabajar para Yuika, ¿verdad?" 



"No, no tanto." 



"Hmmm, dices eso ahora. Pero tarde o temprano, la educación de Yuika comenzará a mostrar sus efectos y con gusto harás cualquier cosa por ella”. 



"Por favor mantenlo fácil conmigo" 



"Pero es un hecho que estás trabajando duro para Yuika. Como tu maestra, ella tiene que darte una recompensa adecuada. 



"Ah recompensa... no, por favor no más bragas!" 



La mirada de Keiki se dirigió naturalmente a la parte inferior del cuerpo de Yuika mientras se sentaba a su lado. Después de todo, ella tenía la costumbre de darle sus bragas. Pero, al contrario de lo que esperaba, sus mejillas se volvieron de un rosa suave y se aferró con fuerza a la parte inferior de su vestido y miró a Keiki con una expresión de mal humor. 



"Realmente, pensar que quieres bragas en este día caluroso. Senpai realmente es un pervertido sin esperanza”. 



"Sin embargo, no soy un pervertido". 



"Perdiste el derecho de decir esa frase en el momento en que comenzaste a hurgar en el cajón de mis bragas". 



"Ugh...” 



"Darte las bragas sudorosas de Yuika es un poco embarazoso, así que aguántate por ahora". 



"En que momento me convertí en un pervertido amante de las bragas dentro de la cabeza de mi kouhai..." 



Incluso ahora, Keiki aún no había encontrado ninguna pista definitiva que indicara que Yuika fuera Cenicienta, pero aún no podía rendirse. Esta era actualmente su única esperanza para liberarse de ser su esclavo. 



"Tada! ¡Esta será la recompensa esta vez! 



Lo que Yuika sacó de una bolsa de plástico fue una taza de helado de vainilla. Antes de detenerse en el parque, ella lo había comprado en una tienda de conveniencia. Sacando una cuchara de madera, sacó una porción y la sostuvo hacia Keiki. 



"Solo por esta vez, Yuika te alimentará. Es una recompensa por trabajar tan duro”. 



"E-Está bien. Entonces…" 



Aunque estaba repentinamente confundido por el repentino desarrollo, fue incapaz de decir no a ese helado de aspecto suave y abrió la boca. 



"¿Qué tal?" 



"Es delicioso." 



Aunque era dulce, fresco y muy delicioso, Keiki no podía disfrutarlo plenamente ya que el 'Di aaaah~' de Yuika le robó la atención por completo e hizo que su corazón latiera más rápido. Sin mencionar que Yuika tenía una sonrisa avergonzada y sonrojada. 



"Ahora Yuika también quiere comer algo". 



"S-sí. Yuika-chan solo puede comer lo que queda. " 



"Entonces, ¿me alimentará Senpai?" 



"Está bien ~ Ah, pero, solo tenemos una cuchara. Y esto sería un beso indirecto... 



"-A Yuika no le importa, ¿sabes?" 



"¿Eh...?" 



"Si es Keiki-senpai, entonces a Yuika no le importa un beso indirecto..." La chica nerviosa se movió nerviosamente mientras decía eso. 



Al ver esa vista adorable cuando lo miró, Keiki tragó saliva una vez. 



"E-entonces..." 



Tomó la cuchara en su mano y sacó una cucharada de helado, llevándola a la boca de la niña. 



"¿...Q-Que tal?" 



"Mhm... Eh, jeje, fue tan embarazoso que Yuika no prestó atención al sabor". 



"¡¿?!" 



Esa sonrisa tímida de ella hizo que su corazón saltara un latido. 



E-Esa fue una sorpresa realmente injusta… 



"Oye, ¿Keiki-senpai? Dale a Yuika un poco más, por favor. 



"A-Ah, sí. Déjamelo a mí." 



Tratando de encubrir su vergüenza, Keiki sacó otra cucharada. 



"Fufu. Alimentarnos el uno al otro con un helado como este hace que parezca que somos amantes, ¿verdad? 



"¿Amantes?" 



Al escuchar las palabras de su Kouhai, la mano de la virgen tembló. Como resultado de eso, el helado en la cuchara, que debería haber entrado en la boca de la chica, cayó sobre su pecho. 



"¡¿Hya?! ¡Frío!" 



"Ah, lo siento!" 



"Ah, en serio, ¿qué estás haciendo?" 



"Lo siento. Lo limpiaré inmediatamente. 



"Ah, por favor espera un momento." 



Las palabras de Yuika detuvieron a Keiki cuando estaba a punto de sacar un pañuelo. 



"Asume la responsabilidad, y lámelo todo". 



"¿Eh?...... ¡¿Eh?! ¿L-Lamerlo...? ¡¿Yo?!" 



"¿Hay alguien más?" 



"No pero…" 



Keiki miró a su alrededor con confusión, comprobando si otras personas podían verlos ahora mismo. Mientras tanto, la pequeña demonio continuó hablando con una sonrisa angelical. 



"Si no te das prisa, se derretirá, ¿sabes?" 



"Ya lo sé." 



Si la dejara enojarse más, sería un fracaso como Senpai. Decidiéndose, acercó su cuerpo a la chica que estaba a su lado. Sus ojos, algo expectantes, algo asustados, lo miraron directamente. Y... él llevó su lengua a su pecho. 

"¡¿Hyan?! Nnn......" Yuika soltó un grito una vez, solo para empujar sus labios con fuerza. "Nnn... Ah, fufu, hace cosquillas..."


Cada vez que su lengua se movía sobre su piel blanca pura, ella soltaba un gemido. 



"...... Ajaja. Senpai, que lindo Estás lamiendo como si tu vida dependiera de ello. Pareces un dios. 



Él no tuvo el placer de responder a eso. La piel de la chica era increíblemente suave y blanda. Sin mencionar que podía saborear el dulce sabor del helado y oler el aroma impactante de la chica. Podía sentir su cabeza empezando a girar. 



Esto era claramente diferente de una relación normal entre Senpai y Kouhai. Incluso si el chico fuera su esclavo, ¿realmente una chica permitiría que sucediera algo así si ella no tuviera ningún sentimiento por él? Normalmente, eso sería impensable. 



Entonces, ¿es ese afecto de su amor? ¿Yuika era realmente su Cenicienta? 



Keiki terminó su deber y se separó de ella. Incluso después de eso, no había encontrado su respuesta. 



"¿Ya se acabó? Qué vergüenza", dijo Yuika, disgustada, pero a juzgar por sus mejillas rojas, realmente estaba avergonzada por eso. 



Y así, ella comenzó a darle unas palmaditas en la cabeza como si fuera su perro mascota amado. 



"Bien hecho. Buen chico, buen chico”. 



"Primero soy un mayordomo, ahora soy un perro...” 



Pero mientras su maestra se reía, el sirviente pensó que no estaba tan mal. Al principio, realmente lo había odiado, pero recientemente, su resistencia a actuar como sirviente había empezado a desaparecer lentamente, y encontraba placer en entregarle todo a Yuika... 



¡Espera, realmente no debería estar feliz por eso! 



Así como había actuado de forma sádica durante su cita con Sayuki, Keiki sintió que estaba despertando a ser un masoquista. 



No no, ¡esto es solo por una semana! ¡Tan pronto como esa foto se vaya, dejaré de ser su esclavo inmediatamente! 



Asegurándose de que en realidad no se estuviera acostumbrando a ser un mayordomo, una vez más se recordó a sí mismo su objetivo. Es decir, quería saber si Yuika era realmente la persona que le envió la carta de amor. 



"¿Keiki-senpai? ¿Paso algo? Estás haciendo una cara muy complicada". 



"¡¿No es nada?!" 



"¿Por qué te estás agitando ahora? Senpai es tan raro", incluso mientras lo miraba con desconcierto, se veía linda. 



Su corazón podría estar lleno de intenciones maliciosas, su apariencia era la de un ángel. Su suave cabello rubio era extraordinariamente hermoso, sus ojos azules parecían piedras preciosas y su pequeña estatura te hacía querer abrazarla cada vez que la veías porque era muy linda. 



Ya sea si era un esclavo o no, si un chico tuviera la oportunidad de estar cerca de ella las 24 horas del día, 7 días de la semana, tal vez no haya mayor felicidad en el mundo. Aunque dice muchas palabras poco agradables, la dulce recompensa, es decir, tener palmaditas en la cabeza de esta manera, podría valer la pena. 



Ser esclavo de una chica... Podría no ser tan malo después de todo... 



Así, el cordero se perdió una vez más en sus pensamientos. 



Después de eso, regresaron a la casa de Koga, y Keiki terminó su deber de llevar el botín de guerra a la habitación de Yuika. 



"Senpai, buen trabajo hoy". 



"No es mucho si es para mi señora". 



"Fufu. Entonces por favor descansa un poco, Keiki-senpai. Mientras tanto, Yuika se duchará. 



"Sí, que se divierta". 



"Yuika sabe que probablemente estés interesado en el cuerpo desnudo de una chica, pero por favor, abstente de mirar, ¿de acuerdo?" 



"No lo haré". 



"Ah, pero si realmente tienes que echar un vistazo, a Yuika no le importará". 



"¡¿Cuál de las dos?" 



"Pero un maravilloso castigo te estará esperando en ese caso". 



"Me quedaré aquí obedientemente~" 



Keiki tuvo suficiente castigo. Poner bragas recién gastadas metidas en su boca, ser empujado y violado... Ya tenía suficientes recuerdos. Aparentemente satisfecha con la respuesta de su esclavo, la chica asintió y salió de la habitación. 



"Aun así... tomar una ducha mientras hay un chico en su habitación... ¿no es ella un poco demasiado despreocupada?" 



Podría ser porque ella confiaba tanto en él, pero también podría ser porque ella ni siquiera lo ve como un chico. El solo hecho de pensar en la posibilidad de que fuera lo último lo hacía sentir triste. 



“… Fufufu, puedes bajar la guardia tanto como quieras. ¡Una vez que hayas empezado a bañarte, aprovecharé la oportunidad para buscar entre tus bragas de nuevo! " 



"-Además, Senpai". 



"¡¿Señora?! ¡¿C-C-C Cuál sería su asunto ahora?! " Los hombros del mayordomo se contrajeron cuando su nombre fue repentinamente llamado. 



"Yuika olvidó decirlo, pero si buscas a través de las bragas de Yuika de nuevo, obtendrás un castigo de por vida". 



"¿Castigo de por vida?" 



"Dicho esto, por favor, compórtate como un buen chico, ¿de acuerdo?" 



"¡Sí!" 



La chica comenzó a tararear cuando el chico la vio despedirse. Renunció a su plan. 



"... Pero aun así, a este ritmo, nunca sabré quién es Cenicienta". 



Todavía no sabía el paradero de las bragas. 



Mientras se preguntaba si no había una buena manera de descubrirlo rápidamente... 



“¿Kyaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa?” El grito de Yuika sonó desde el interior de la casa. 



"¡¿Yuika-chan?!" 



Pensando que su Kouhai estaba en peligro, Keiki salió corriendo de la habitación. Corrió por las escaleras y se apresuró a ir al baño. Allí vio a Yuika, cuyo cuerpo temblaba como un loco. 



"Keiki-senpai! ¡Araña! ¡Hay una araña! 



"Eh... ¿Una araña?" 



Mirando hacia dónde señalaba Yuika, había un pequeño ser viviente de ocho patas. 



"R-Realmente. Es solo una araña ... 



"¡No es solo una araña! ¡Esto es horrible! P-¡Por favor, haz algo! " Sus ojos empezaron a ponerse llorosos, aparentemente incapaz de manejar a ese pequeño ser viviente frente a ella. 



Una reina que le tenía miedo a las arañas. Keiki había descubierto una nueva debilidad de la pequeña demonio. 



Tomó una escoba del tamaño de una mano dentro del baño, atrajo a la araña y la llevó a un lugar seguro fuera de la ventana. 



"Bien. Ahora está bien." 



"M-Muchas gracias..." Con el inminente peligro desaparecido, Yuika dejó escapar un suspiro de alivio. 



"Ah...” 



Keiki finalmente entendió la situación actual. Dentro del baño estaba Yuika, que estaba en medio de la ducha. Por supuesto, ella llevaba ropa apropiada. A saber, nada de nada. Por eso, Keiki podía ver todo. Sus pechos pequeños, pero suaves, su región inferior, todo. Y en el siguiente segundo, Yuika se dio cuenta de que Keiki solo la estaba mirando. 



"¿Keiki-senpai? "¿¡Fueh !?" Ella escondió apresuradamente su cuerpo con sus brazos y su cara se puso roja como un tomate. 



"Ah... Ah..." Sus labios rosados ​​temblaban suavemente cuando las lágrimas comenzaron a formarse en sus ojos. 



En el siguiente momento, su mano alcanzó una botella de jabón. 



"¿Cuánto tiempo planeas mirar?" 



"¡¿Guha ?!" 



La botella de jabón le dio un golpe limpio en la cara. Y, lamentablemente, todavía estaba lleno de crema, lo que provocó un dolor intenso en su región facial. 



Después de cubrir apenas su cuerpo con una toalla de baño, la chica le dio a su esclavo el combo de dos órdenes de 'Sentarse' y 'Esperar' en su habitación, y regresó para terminar su ducha. Después de hacer eso y ponerse la ropa con más poder defensivo, regresó a la habitación. Ahora ya no llevaba la pieza de una sola pieza blanca, sino un vestido negro con calcetines negros. Parecía que ella había cambiado de ser un ángel a ser un demonio. Estaba sentada en la parte superior de su cama con las piernas cruzadas, mirando al criminal. 



"¿Hay algo más que quieras decir? ¿Nada? Entonces, el juicio... la pena de muerte. 



"¿Espe ...?" 



El juez lo rechazó consu cruel juicio de inmediato, con la intención de ponerle fin a la vida del chico de una vez por todas. 



“El crimen por ver el cuerpo desnudo de Yuika es pesado. Ahora, el castigo. ¡Baja tu cabeza! ¡Y reflexiona sobre tu error! 



"¿Así?" 



Mientras bajaba el cabeza, sentado en dogeza, escuchó una leve risa desde arriba. 



"Más. Ruega por perdón. Di '¡Por favor, masajee la cabeza de este perro malo con el pie de Yuika-sama!' " 



"¡Por favor, masajea la cabeza de este perro malo con el pie de Yuika-sama!" 



"Ajaja. No puedo evitarlo entonces. Solo esta vez, Yuika hará lo que Senpai pide. 



Y con eso, comenzó el tiempo de castigo. 



Los pies de la niña subían y bajaban suavemente sobre la cabeza del esclavo. Aparentemente, la pierna de un humano tenía tres veces la fuerza de un brazo. A pesar de que fue hecho por una chica, el dolor no podía ser subestimado. Sin contar los calcetines, estaba siendo pisado directamente por una chica más joven que él. Aunque era bastante la humillación, Keiki no se resistió en absoluto. ¿Tal vez debido a su conciencia culpable por ver a la chica desnuda? ¿O tal vez porque realmente comenzó a sentirse cómodo siendo tratado así por esa belleza? Si fuera lo último, Keiki ya podría estar acabado en este momento. 



"Ahora, ¿Senpai? ¿No tienes palabras de disculpa? 



"¡S-Siiiii...! ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Lo siento!!!!!!!!!!!!!! 



"¿Sabes por qué has incurrido en la ira de Yuika?" 



"¡Te miré con tu traje de nacimiento mientras mis ojos se lamían cada centímetro de tu cuerpo!" 



"Ajaja. Qué lamentable, Senpai. Esa cara tuya es la mejor! ¡Yuika no puede dejar de excitarse! 



Keiki, una vez más, se dio cuenta dolorosamente de que la chica que estaba encima de él era una sádico hardcore desesperada. Pero lo más que podía hacer al respecto era dejar escapar un chillido ahogado. 



"-Realmente, Senpai es un mestizo sin esperanza", con una voz tranquila, Yuika separó su pie de su cabeza. "Pero, Yuika también está feliz de que inmediatamente vinieras corriendo en su ayuda". 



"¿Eh...?" 



“¡Ah, pero ella no olvidará el pecado que cometiste! ¡Es un delito grave! ¡No creas que se te perdonará así! 



"Ah, está bien..." Un poco sorprendido, solo pudo asentir. 



En respuesta, Yuika respiró hondo y palmeó la cama a su lado. Probablemente ella quería que él se sentara a su lado. Mientras lo hacía, ella se apoyó en él. 



"¿Y-Yuika-chan?" 



"Esto también es un castigo". 



"¿Es así?" 



"Por favor acaricia la cabeza de Yuika." 



Mientras hacía lo que le decían, la chica cerró los ojos lentamente, aparentemente disfrutando de la situación. 



"De alguna manera, esto es realmente nostálgico. Cuando Yuika era más joven, a menudo le hacían esto”. 



Más allá de la mirada de Yuika había una foto, de pie sobre su escritorio. En dicha foto se ve a una niña pequeña con cabello rubio y una mujer mayor. No había ningún error en que la pequeña niña era Yuika, aunque su cabello ahora era un poco más largo. Eso significa que la mujer a su lado era... 



"Esta persona, posiblemente es...” 



"Sí. Es la abuela de Yuika. 



La abuela de Inglaterra. Por lo que Keiki podía decir, Yuika probablemente había heredado su cabello y sus ojos. 



"Como puedes ver, Yuika siempre se ha visto así. Ella odiaba ser molestada por eso, por eso siempre estaba sola. Y para llenar ese vacío, ella siempre estaba en la casa de su abuela”. 



A juzgar por su voz, estos recuerdos eran más dolorosos que nostálgicos. 



“La abuela de Yuika era una persona amable. Escucharía las historias de Yuika y la animaría después de que la molestaran de nuevo. Ella a menudo... le daba una palmadita en la cabeza. Yuika realmente amaba a su abuela. Mientras la tuviera, no necesitaría nada más. Por eso se sintió traicionada una vez que perdió a su abuela. 'Aunque amaba a Yuika, la dejó sola ', algo así". 



Debió sentirse como si una persona amada hubiera empezado a ignorarla de repente. 



“Después de que la abuela de Yuika falleció, ella se distanció aún más de su entorno. Yuika construyó un muro, no se acercó a nadie y, al final, olvidó cómo amar a otras personas. 'Así, ya no saldría lastimada', pensó. " 



"Así que por eso Yuika-chan era así...” 



Sola en la biblioteca, sola leyendo libros. Sin duda, ella había pasado todos sus años después de haber perdido a su abuela de la misma manera. 



"Ajaja. Pensando en ello, Yuika realmente era un niña". 



Soltó una carcajada de autocrítica y continuó con su monólogo. 



"Si tan solo Yuika hubiera dado un paso adelante, podría haber encontrado algunos amigos. Hubo gente que intentó hablar con ella, después de todo. La razón por la que se quedó sola no fue por su apariencia, sino por ella misma. Ella eligió estar sola." 



Tomando un breve descanso de su monólogo, Yuika le sonrió a Keiki. 



"Pero, a pesar de que Yuika no era linda en absoluto, Keiki-senpai aún habló con ella. Incontables veces. Tanto que Yuika pensó en ti como problemático”. 



De alguna manera, ella comenzó a animarse. 



"Al principio, pensó que Senpai era un pícaro al que le complacía ser insultado por ella". 



"Qué terrible malentendido..." 



“Esta persona, ¿tal vez quiere convertirse en el esclavo de Yuika? - Es lo que ella pensó. 



"De verdad, qué terrible malentendido...” 



"Pero, aun así, Senpai también fue muy amable con Yuika", ahora tenía una suave sonrisa en su rostro. 



“Si Yuika realmente quisiera quedarse sola, entonces no era necesario que ella se quedara en la biblioteca. A pesar de que te dijo que la dejaras sola todos los días, aún entraste, hablaste de algo extraño... Y en algún momento, Yuika comenzó a esperar a que Senpai empezara a hablar con ella. 'Quizás él también comience a hablarme hoy', algo así." 



Si ella realmente quisiera quedarse sola, podría haber leído sus libros en casa. Pero aun así, ella seguía yendo a la biblioteca todos los días después de clases, con la esperanza de que este aburrido senpai comenzara a hablarle. 



"Ella estaba feliz. Feliz de que aún hayas hablado con su descarada y no linda Yuika. Feliz de que fueras tan amable con ella. Esa fue la primera vez que Yuika realmente se interesó en alguien más. Y debido a eso, Keiki-senpai se convirtió en alguien "especial" para Yuika". 



El tiempo que pasaron juntos no fue tan largo. Apenas unos meses desde abril. Pero estos días fueron muy especiales para Yuika. 



"Yuika-chan...” 



"Ajaja. De alguna manera, esto se ha vuelto realmente embarazoso..." 



Pensando en ello, la situación en la que se encontraban era bastante especial: estaban solos en la habitación de la chica, recostados uno contra el otro. Cualquiera estaría avergonzado en su posición. Sin mencionar que Yuika había derramado todos sus sentimientos hacia él. 



"Yuika se ha puesto un poco caliente. Ella irá a tomar algo frío para beber”. 



No pudiendo soportar esta atmósfera, Yuika se puso de pie. 



"...¿Eh? Wah... ¡¿Woah?! 



Por pura coincidencia, Yuika se cayó sobre la cama. 



"¡¿Yuika-chan?!" 



"Ajajaja. Yuika se ha mareado un poco. ¿Tal vez porque le está faltando algo de sueño? 



“………” 



"¿Keiki-senpai? Que pasa con esa cara tan aterradora... " 



Sin responder a la pregunta de la chica, Keiki giró su cintura y puso ambas manos sobre las sábanas de la cama, al lado del pequeño cuerpo de su Kouhai. 



"¿Eh...? Sen... pai? " 



"No te muevas". 



"¿Fueee?!" La chica comenzó a entrar en pánico debido al repentino desarrollo. 



Por su parte, Keiki acercó su cuerpo a ella con una expresión seria. 



"Ahhh... no... Algo así de repente...” 



Independientemente del futuro que estuviera imaginando en su cabeza, sus mejillas comenzaron a tornarse de un rojo intenso y cerró los ojos. A pesar de que acababa de tomar una ducha, el sudor comenzó a acumularse nuevamente en su piel blanca y pura. Cada vez que la cama crujía, sus hombros se crisparon. 



Entonces... Keiki sacó algo que estaba escondido debajo de su almohada. 



"... Yuika-chan, ¿qué es exactamente esto?" 



"Eh? Ah... " 



Debajo de su almohada había algo que definitivamente no debería estar allí. Algo que una chica nunca usaría: la ropa interior de un chico. Y, por supuesto, Keiki definitivamente los reconoció, ya que eran suyos. 



"Pregunta. ¿Por qué están mis boxers dentro de la habitación de Yuika? 



"Eso es... uhm ... Tee hee ~ ☆" 



“Tratar de ocultarlo con una sonrisa no ayudará. No dejaré de preguntar hasta que obtenga mi respuesta”. 



Con estas palabras, su sonrisa se congeló. 



"Uhmm ... va a ser una historia bastante larga ..." 



"Que sea breve, si puedes". 



"Eso podría ser un poco difícil". 



"Que sea breve." 



"Sí…" 



Cuando Yuika se levantó para sentarse adecuadamente en la cama, ella comenzó a hablar. 



“Ocurrió cuando Yuika estaba dentro de la habitación de Keiki-senpai. Quería buscar revistas porno y cosas así... 



"¿Qué estabas haciendo, enserio...?" 



¿Hay algún tipo de regla implícita donde las chicas tengan que buscar revistas pornográficas tan pronto entran a la habitación de un chica? 



"Y Yuika los descubrió por pura coincidencia. Nunca antes había visto la ropa interior de un chico, y necesitaba ver cómo buscar una referencia si quería dibujar algo en sus libros ilustrados después de todo... Antes de que lo supiera, ya los había guardado en su bolso... " 



"Eso contaría como robo, ¿sabes?" 



Esta fue la segunda vez que un objetivo pervertido le había robado un par de boxers en tan poco tiempo. Dejando a Sayuki a un lado, pensar que incluso Yuika haría algo así. 



"Por cierto, no los oliste, ¿verdad?" 



"U-Un poquito..." 



"Policía, es esta chica". 

"Y-Yuika no pudo evitarlo, ¿sí?" La belleza de cabello rubio gritó con una cara roja brillante y con lágrimas en sus ojos. "¡Las chicas, ya sabes, también tienen curiosidad por la ropa interior de un chico!"


"E-es así...” 



Sin contar el fetiche de olores de Ayano, lo mismo había sucedido con Sayuki también. Al igual que los chicos estaban interesados ​​en las bragas de una chica, lo mismo podría decirse de las chicas sobre la ropa interior de un chico. Aunque eso no les daba ningún derecho a simplemente robarlos. 



"Más bien, simplemente date cuenta ya, yo... que hay dos pares de ropa interior desaparecidos...” 

Después de eso, le quitó la ropa interior a Yuika y ella se vio obligada a borrar la foto del chantaje, que finalmente liberó a Keiki de ser su esclava.

0 Comentarios