Articulo

Kawaiikereba Hentai demo Suki ni Natte Kuremasu ka Vol.5 Capítulo 4


Capítulo 4: El Gato, las Bragas y el Festival Deportivo



Parte 1


Era mediados de septiembre y había buen clima, así que era momento para el festival deportivo anual en la escuela de Keiki.



"No, esa es nuestra pérdida. Pero fue una buena derrota".



"No hay nada que pudiéramos haber hecho".



Era una regla general que todos los estudiantes participaran en un deporte, y el equipo Keiki-Shouma había sufrido una pérdida completa en su último partido de bádminton, a pesar de que eran una combinación perfecta. Dentro del gimnasio, lleno de otros estudiantes, observaron a los otros estudiantes mientras usaban toallas para limpiar el sudor de sus frentes.



"Todavía hay un poco de tiempo antes del almuerzo, pero ¿tienes algún plan, Shouma?"



"Me estaré comiendo la caja de almuerzo hecha a mano por Koharu-chan".



"Hecho a mano por tu novia, ¿eh? Que agradable…"



"Estoy bastante seguro de que los otros chicos también te envidian, sabes. Eres el único hombre en un club lleno de chicas lindas, ¿entiendes? "



"No son más que pervertidas en los que cualquiera perdería rápidamente su interés".



Era cierto que todas las chicas del club de caligrafía eran lindas. A primera vista, eso es. Sin embargo, en el interior, todas eran causas perdidas. Había una abusadora masoquista hardcore, una pequeña demonio sádica hardcore, una fujoshi loca que no podía controlar sus fantasías, y una exhibicionista que atacaría a su hermano mayor completamente desnudo mientras él se bañara.



No importaba cuán atractiva fueran sus apariencias, Keiki tenía problemas para verlas como miembros del sexo opuesto.



"Si solo alguien más pudiera asumir el trabajo de cuidar a estas pervertidas..."



"Eso es prácticamente imposible, creo. La única para la que tienen interés eres tú, Keiki. "



"... Realmente tengo que hacer algo, y pronto".



Como las perseguía constantemente por todas partes, Keiki había empezado a sentirse como un chico de los recados. Era como si se suponía que iba a venir corriendo cuando las chicas sintieran que necesitaban dejar salir su perversión. Keiki se preguntaba si emitía feromonas que hicieran que las pervertidas lo persiguieran.



"De todos modos, ya que nuestro turno ha terminado ahora, tenemos tiempo libre hasta el final. Ya que todavía tenemos algo de tiempo hasta el almuerzo, ¿qué tal si revisamos los partidos de chicas?



"Buena idea. Mao-chan está participando en la categoría de voleibol, después de todo". 



“Sí. En lugar de mirar a algunos chicos sudorosos aquí, preferiría mirar los lindos muslos de las chicas", dijo Keiki.



"Completamente de acuerdo. Pero sería genial si hubiera algunas chicas menos desarrolladas".



"Tú eres el único que desearía eso, Shouma".



Si fueras forzado a mirar algo, elegirías mirar la hermosa flor en lugar del cubo de basura, ¿verdad? Por lo tanto, los chicos adolescentes sanos se dirigieron hacia donde jugaban las chicas.



"Ohh, no está mal!"



"Cierto... Ah, ¿viste ese remate de Nanjou? Ella es bastante hábil”.



En la cancha de voleibol, su compañera de clase con su cola lateral estándar acababa de anotar un punto para su equipo. Ya sea nadando, dibujando o incluso jugando al voleibol, siempre puedes contar con que Mao sea lo suficientemente competente para no arrastrarte. Y en este momento parecía que el equipo de Mao tenía la ventaja. Pero aparte de eso, ver la acalorada batalla de las chicas fue realmente reconfortante para Keiki.



Sus piernas largas y delgadas se extienden desde sus pantalones cortos. Sus camisas, empapadas de sudor, apenas hacían visible su ropa interior. Sus vientres que apenas entraron en su vista cuando salieron a dar un salto. Cada parte de ellas refrescaría el corazón de un chico.



"Hmmm, la ropa de gimnasio de las chicas realmente es la mejor".



"Sin embargo, no estoy realmente feliz de que crezcan así".



"Cierto. Ambos equipos están llenos de chicas con grandes pechos".



"Pero seguramente no son lo suficientemente grandes para el gran amante de los senos, Keiki-kun, ¿verdad?"



"... ¿Por qué de repente te unes a una conversación de hombre a hombre?"



Cuando Keiki dirigió su mirada a la voz a su lado, de repente encontró a Sayuki parada allí.



“Buen trabajo, Keiki-kun. Akiyama-kun, también. "



"Lo mismo para ti, Sayuki-senpai."



"Gracias, Tokihara-senpai."



Era la masoquista hardcore Tokihara Sayuki, con su característico largo cabello negro y caído por su espalda. A primera vista, podría parecer una estudiante adecuada, pero era la representante del club de caligrafía llena de pervertidas. Por supuesto, ella también estaba balanceando su atuendo de la ropa de gimnasia, que mostraba perfectamente sus hermosas piernas. Sin mencionar que sus irrazonables pechos rebotaban en respuesta a cada movimiento que hacía. Para asegurarse de que su mirada no estuviera pegada a ellos, Keiki miró hacia otro lado mientras hacía una pregunta.



"¿También estás aquí para ver, Senpai?"



"Sí. Aunque originalmente vine aquí para ver el juego de Keiki-kun sin embargo".



“Lo perdimos bastante rápido. Sayuki-senpai estaba en el tenis de mesa, ¿verdad? ¿Cómo te fue?"



"Jeje, eso es totalmente obvio, ¿no?"



La chica hinchó su pecho con una sonrisa jactanciosa.



"Por supuesto, perdí la primera ronda!"



"¿Por qué pareces tan orgulloso de eso...?"



Aunque Keiki no sabía la razón de su confianza, no se quejaría de ver cómo le temblaban los pechos.



"De todos modos, gracias por la comida".



"¿Eh? ¿Acerca de?"



"Fue lo mejor." 



"Una vez más, ¿Qué cosa?"



A pesar del hecho de que ella tenía los mejores pechos del mundo, la chica había perdido tristemente en la primera ronda de su combate en solitario, al parecer.



"Sayuki-senpai, ¿no había mucha gente viendo tu partido?"



"Ahora que lo mencionas, había muchos chicos cuyos ojos brillaban durante mi partido".



"Lo imaginé".



Si pensabas en su tamaño, no era de extrañar que todas las miradas de los adolescentes estuvieran pegadas a ella. El único que podía apartar la vista de eso era el lolicon que estaba de pie junto a ellos.



"Pero Nanjou-san realmente es increíble".



"Ella es el as de nuestra clase, después de todo".



"Realmente se siente como si sus jugadas estuvieran centradas alrededor de Mao-chan".



Mao tenía buenos reflejos, y buena fuerza de salto. Sin mencionar que sus remates parecían bastante poderosos para una chica de aspecto frágil como ella.



"Ah, ella se fijó en nosotros".



Después de terminar otro remate, Mao se encontró con las miradas del grupo de Keiki e hizo una señal en V con las manos, con una gran sonrisa en su rostro. Era casi como si pudieras escucharla decir "Soy increíble, ¿verdad?"



"... Nanjou es realmente linda cuando actúa así...”



Aunque Keiki decidió mantener el hecho de que su sonrisa hacía que su corazón saltara un latido en secreto. Continuaron viendo el juego así, cuando de repente el mundo de Keiki se volvió negro.



"¿Q-qué pasa?"



"¿Quién soy~?"



"Esa voz es... ¿Fujimoto-san?"



"Correcto."



Su visión regresó, y al darse vuelta, encontró a una estudiante con un ojo escondido detrás de su flequillo. Era la vicepresidenta del consejo estudiantil, así como el compañero de clase de Keiki dijo: Fujimoto Ayano.



Al igual que todas las demás chicas, también vestía una camisa de manga corta y pantalones cortos de gimnasia, que enfatizaban su pecho muy bien.



Aunque no eran necesariamente grandes, estos siguían siendo maravilloso por derecho propio.



Mientras Keiki asintió seriamente para sí mismo, Sayuki miró a Ayano con una expresión de disgusto.



"Fujimoto-san, ¿podrías no meterte con Keiki-kun de esa manera?"



"Me niego. Para Ayano-san, Kiryuu-kun es una existencia insustituible”.



Tan pronto como Sayuki y Ayano se encontraron, las chispas comenzaron a volar de inmediato como siempre.



“Que hombre tan pecador eres, Keiki. Enredado con estas dos bellezas aquí".



"Sabes perfectamente bien lo que está pasando aquí...”



Aun así, Shouma todavía disfrutaba bromear con Keiki.



Normalmente, esta sería una situación de ensueño para un chico de la edad de Keiki. Pero ese solo sería el caso si las chicas fueran normales. Y tristemente, las chicas de aquí eran anormales. Sayuki era un masoquista hardcore, mientras que Ayano, por otro lado, era...



"Ahhh, el fuerte olor a sudor después de los partidos de Kiryuu-kun... Haaah ... haaaah..."



Un fetichista de los olores, también conocido como una olfatofílica. Específicamente, una chica que se excita por el olor corporal de un chico. Y, por supuesto, a esta vicepresidente pervertida no le gustó nada más que el olor de Keiki. Ella constantemente le rogaba que le diera su ropa interior usada para que ella pudiera olerla.



"Muu ... Tengo muchas ganas de aferrarte a ti ahora mismo, pero estamos frente a otras personas..."



"Así que incluso Fujimoto-san sabe cómo detenerse en un lugar como este, ¿eh?"



Además, Shouma y Sayuki estaban observando, y ella probablemente no quería que se enteraran de su fetiche.



“Ah, a mí no me importa especialmente si estamos frente a otras personas que conozcas ¡Mira!"



"¡¿Sayuki-senpai?! Mi brazo está envuelto justo en el valle de tus pechos, ¿sabes ?!



Keiki dejó escapar un grito bastante femenino cuando Sayuki se aferró a su brazo derecho de esa manera.



“¡Ah, qué injusto! ¡Y-yo también! "



“¡¿Fujimoto-san también?!”



Ahora, Ayano también se unió a la diversión, aferrándose al brazo izquierdo de Keiki, permitiéndole que casi directamente pudiera captar la sensación de sus pechos de tamaño mediano pero aún maravilloso.



"Oh por. Una flor en ambas manos, ya veo. 



"Tú, estás disfrutando esto ¿verdad? ¡No digas eso! ¡Ayúdame ya! " 



"Unnn aguanta eso. No quiero que me moleste su ira, después de todo "." 



¡Tú! ¡¿Traidor?!" 



Su amigo "de confianza" dejó escapar una sonrisa y no ofreció ayuda. A pesar de que estaban de vuelta en la esquina del área del gimnasio, aún atraían la atención de las personas que los rodeaban. Por supuesto, Keiki se sintió bastante avergonzada en tal escenario. 



"Uhm, ¿ustedes dos serían tan amables como para dejarme ir?" 



"Si Fujimoto-san te deja ir primero, entonces yo también lo haré" 



"Si Tokihara-senpai se va primero, yo también estaré de acuerdo con dejarte ir". 



"¿Cuántos años tienen chicas, enserio...?" 



Sin embargo, su respuesta fue ignorada, y las chicas continuaron mirándose la una a la otra. Su gracia salvadora resultó ser una estudiante solitaria que pasó de largo. 



"... Kiryuu-senpai, ¿qué estás haciendo?" 



"¿Nagase-san?" 



Era Airi Nagase, sus coletas rubias se revoloteaban mientras caminaba hacia ellos. Naturalmente, ella también llevaba una camisa de gimnasia y pantalones cortos, y le lanzó una mirada fría a Keiki, que todavía estaba rodeado por Sayuki y Ayano. 



"'Una flor en ambas manos', o como se diga... por eso los hombres son tan...” 



"No, las dos están haciendo esto solas". 



"Me pregunto acerca de eso. ¿No estás explotando sus debilidades y obligándoles a hacer esto? 



"¿De Verdad? ¡Eso sería maravilloso! ”Sayuki aplaudió. 



"Sayuki-senpai, por favor, guarda silencio por un momento." 



Si esta masoquista hardcore continuara escupiendo tonterías como esta, entonces la situación solo empeoraría. 



"Así que no te has detenido con los miembros del club de caligrafía, y también has atascado tus colmillos venenosos en Ayano-senpai... Realmente eres un playboy". 



"¡Sigo diciéndote que tienes una idea equivocada!" 



"Cállate. No te acerques más a mí. Quedaré embarazada" dijo Airi, retrocediendo aún más lejos del grupo. "Vamos, Ayano-senpai". 



"¿Eh? Pero yo no-" 



"Sólo ven conmigo. Estás siendo engañada por él, y te salvaré". 



"Ah... ¿Airi-chan?" 



Tomando la mano de Ayano, Airi la empujó con fuerza, alejándola de su autoproclamada enemigo. 



“No te daré Ayano-senpai, ¡de acuerdo! ¡Beh! 



Sacando la lengua, Airi salió del gimnasio con Ayano. 



"Realmente estoy siendo odiado aquí..." 



"Ella estaba realmente enojada, sí. ¿Le hiciste algo a ella? 



"Parece que piensa que soy un playboy que está tratando de construir un harem con los miembros del club de caligrafía o algo así". 



Aunque Keiki sabía que Airi no era una chica mala en sí misma, ciertamente nunca le mostró su mejor lado. 



"Probablemente sea un gran problema, pero ¿no deberías preocuparte por el problema que tienes entre manos?" 



"¿Entre manos...?" 



En respuesta a la observación de Shouma, Keiki levantó la vista, solo para encontrarse con la mirada de Sayuki. 



"Ah..." 



"Oye, ¿Keiki-kun? ¿Quién era esa chica coletas de ahora? No son solo las otras chicas del club de caligrafía y Fujimoto-san. ¿De repente te has conseguido otra chica? 



"¡No tenía ninguna intención para eso!" 



Después de eso, Keiki sufrió una tormenta de preguntas de Sayuki. 



El tiempo pasó hasta la 1 de la tarde, y Keiki todavía llevaba una camiseta mientras paseaba por el edificio de la escuela. Durante estos tiempos, caminar por la escuela era lo mejor. La escuela te recomendaba que estudiaras por tu cuenta si tu encuentro terminó, pero muy pocos de los estudiantes realmente lo escucharon. La mayoría de ellos animaban a sus amigos, conversaban con ellos o jugaban en consolas que habían contrabandeado. Keiki había disfrutado de un almuerzo relajado con Shouma y Koharu en la sala del club de astronomía, pero se sentía mal por ser la tercera rueda que estaba interrumpiendo su tiempo privado, por lo que se separó de ellos. Y para ser justos, su atmósfera de pareja de color rosa habría sido demasiado para él, ya que su deseo más querido era conseguir una novia. 



Como nota al margen, Sayuki estaba tomando una siesta en la sala del club de caligrafía. Después de que le había preguntado sobre todos los detalles relativos a Airi, dio un breve "Voy a tomar una siesta en el salón del club hasta que termine el festival deportivo", y eso fue lo último que había visto de ella. Al parecer, ella había estado viendo un drama televisivo hasta tarde la noche anterior y, como resultado, estaba cansada. 



"Tal vez debería tomar una siesta rápida en el salón del club, también...” 



Como sus partidos habían terminado, él tenía todo el tiempo del mundo. Pero cuando se encontró caminando hacia dicho salón del club, se dio cuenta de que la puerta de la pequeña sala de la biblioteca al lado del salón del comité no estaba cerrada. 



"¿Ah? ¿Se suponía que la biblioteca estaría abierta hoy? 



Pensando que algo estaba mal, entró en la habitación. Las estanterías estaban alineadas una al lado de la otra, y no podía distinguir a una sola persona dentro de este ambiente tranquilo. Pero cuando se movió más profundo por pura curiosidad, vio a una chica familiar sentada en una mesa al lado de una ventana. 



"Ah, es Yuika-chan". 



La ventana estaba abierta y la suave brisa hacía que su rubio cabello largo hasta los hombros se agitara mientras leía un libro. Por supuesto, ella estaba usando el atuendo de gimnasia como todas las otras chicas con las que se había encontrado ese día. 



Ya que era un cuarto occidental, su piel era sorprendentemente blanca. Esto incluía sus piernas, que bajaban de sus pantalones cortos, y sus brazos delgados, casi radiantes, que sostenían suavemente el libro en sus manos. Aunque la protuberancia alrededor de la región de su pecho era modesta, tenía su propia clase de encanto. 



Justo cuando Keiki estaba a punto de llamar a su Kouhai, ella escuchó sus pasos y lo miró primero. 



"Ah, ¿Keiki-senpai? ¿Ya venciste al dragón malo? 



"Estás mezclando fantasía y realidad, Yuika-chan. Vuelve ya". 



"ah, tienes razón". 



Yuika cerró el libro en sus manos. 



"Entonces, ¿por qué está Senpai aquí? ¿Qué hay de tu juego? 



"Perdimos en la segunda ronda. Aunque Nanjou y las otras chicas de mi clase siguieron adelante, parece”. 



"¿Es así? Yuika jugó tenis de mesa, pero también perdió en su primera ronda. Ya que tuvo tiempo hasta el final del festival deportivo, consiguió que el bibliotecario abriera este lugar". 



El bibliotecario de esta pequeña biblioteca era, incluso entre los otros maestros, un hombre bastante viejo. Pero se sabía que era muy amable, por lo que no era una sorpresa que hubiera permitido que Yuika entrara aquí. 



"Si realmente tuvieras el tiempo, entonces podrías haber hablado con alguien de tu clase". 



"Yuika no tiene amigos". 



"Entonces, ¿qué tal si aprovechamos esta oportunidad para hacerte unos amigos?" 



"Los libros son los amigos de Yuika". 



"Tus amigos están bastante tranquilos, ya veo". 



Ya que convencerla sería imposible, a juzgar por su respuesta desinteresada, Keiki se rindió rápidamente y se sentó a su lado. Miró el libro que ella tenía en sus manos antes. 



"¿Qué estás leyendo hoy?" 



"¡¿Kya?! N-¡No te sientes así de repente junto a Yuika! " 



"¿Ehhh...? ¿Qué pasa con esa reacción? Eso realmente duele, sabes. 



"No te hagas una idea equivocada. Yuika también tuvo que jugar en un partido, así que... ¡está un poco avergonzada por el olor sudoroso ...! " 



"¿De Verdad? Aunque creo que hueles bastante bien. 



Cuando la olió, la cara de Kouhai se puso roja como una manzana. 



"¡Oye! Que estás-?! ¡Por favor abstente de oler repentinamente a Yuika de esa manera! 



Cuando escuchó ese grito, Keiki ignoró conscientemente el hecho de que de alguna manera no se sentía tan mal por haberla forzado a ello. 



… Pero estas reacciones normales y femeninas son realmente lindas, después de todo. 



"Por el amor a Dios... ¿Acosar sexualmente a Yuika es parte de tu 'Plan de Desperversión'?" 



"Hoy no. Dado que no estoy haciendo ningún progreso con respecto a eso, actualmente estoy reconsiderando el plan". 



"¿Por qué estás tan obsesionado con la rehabilitación de Yuika y los demás?" 



"Eh? Bueno eso es…" 



"Así que no puedes decirle a Yuika la razón. Probablemente hay una motivación indecente detrás de esto... 



"No hay, ¿de acuerdo? Sólo tengo intenciones puras. 



"¿Oho? Entonces, ¿qué tal si le dices a Yuika sobre eso? 



"¿Qué tipo de cuestionamiento inductivo es este...? Bueno, es eso, ya sabes... 



Al final, dejó al descubierto la razón por la que quería rehabilitar a todas. Acerca de cómo las chicas que se acercaban a él habían sido demasiado tensas con su resistencia física y mental, con su sueño de experimentar un amor normal, etc. 



Cuando terminó de explicar las circunstancias, la mirada de Yuika se llenó de desdén mientras miraba a senpai. 



"... Así que realmente era algo indecente". 



"Querer estar enamorado de una linda novia es lo más puro que puede haber". 



"Entonces Keiki-senpai piensa que, a menos que corrija a Yuika y a los demás, no podrá conseguir una novia". 



"Pero no parece que te rindas tan fácilmente. ¿Verdad, Yuika-chan? 



"Bueno, eso es cierto", asintió el pequeño demonio, "¿Pero hay incluso una chica que despierte tu interés fuera del club de caligrafía?" 



"Uuuu... N-No realmente, pero podría aparecer pronto en el futuro". 



"Qué bueno sería, de hecho". 



"Basta con esa mirada como una madre cariñosa hacia su incompetente hijo... Bueno, las posibilidades de que una chica se enamore de un chico aburrido como yo requerirían un milagro. Incluso yo sé eso. 



Realmente deseaba poder encontrar a alguien que tuviera un afecto similar por él como Mizuha. Pero mientras se estaba ahogando en pensamientos negativos como ese, se dio cuenta de que los ojos verdes de Yuika, como piedras preciosas, lo estaban mirando, como si ella estuviera mirando profundamente en su alma. 



"... Hey, Keiki-senpai?" 



"¿Q-qué pasa?" 



"Keiki-senpai quiere conseguir una novia, ¿verdad? Yuika estaría bien con convertirse en tu novia, ¿sabes? 



"¿Eh?" 



"Yuika está diciendo que Keiki-senpai puede convertirse en su novio... Bueno, un novio y un esclavo al mismo tiempo". 



"¡¿Entonces el 'novio' es solo una forma de encubrir a un esclavo?!" 



Keiki había estado muy cerca de ser engañado. Convertirse en su novio solo terminaría convirtiéndose en un esclavo con un nombre diferente. Un futuro sombrío por cierto. 



"Pero Yuika piensa que esto no sería tan malo de trato, ¿sabes?" 



"¿Qué quieres decir?" 



"Yuika está diciendo que hay méritos para Keiki-senpai. Si Senpai se convirtiera en su esclavo, también te trataría como a un novio normal". 



"¿No es eso básicamente ser novios sin romance?" 



“¿No crees que las relaciones románticas son casi idénticas a eso? Ambos sacrificamos algo para obtener algo a cambio". 



"¿No es eso un poco absurdo?" 



"Lo absurdo y lo justo pueden producir el mismo resultado". 



Como lo dijo con tanta confianza, Keiki no pudo evitar preguntarse si realmente tenía razón. 



"Por supuesto, si realmente aceptáramos este cumplimiento, Yuika también sería responsable como novia, ¿sabes? Si mi novio se sintiera indispuesto, con gusto le daría una recompensa para animarlo". 



"¿U-Una recompensa?" 



"Eso es... Bueno, muchas cosas. Yuika podría darte un abrazo, una almohada de regazo, un beso... y... incluso más... " 



"Si dices más que un beso, entonces quieres decir...” 



Solo puede haber una cosa. 



"… ¿En serio?" 



"U-Una joven doncella de no retracta a sus palabras". 



Con una cara roja brillante, Yuika continuó, tratando de ocultar su vergüenza. 



“Para Yuika, es una relación maestro - esclavo. Para Senpai, es una relación de novios. Si estás interesado, podemos probarlo, ¿sabes? Es mucho más eficiente que tratar de rehabilitar a todas las chicas del club de caligrafía, ¿no crees?" 



A decir verdad, si Keiki aceptara aquí, podría conseguir una novia linda como Yuika. Sería una manera de finalmente romper la maldición de estar sin una novia para toda su vida. Sin mencionar que la persona en cuestión estaría bien abrazando, besando e incluso lo que iba más allá. Cualquier adolescente normal de inmediato tomaría el anzuelo: 



"... Lo siento, pero tengo que pasar. Para mí, eso sería como pagar dinero por una novia de alquiler. Y no quiero eso. 



Lo que Keiki quería experimentar era un amor normal. Por lo menos, convertirse en esclavo para recibir una novia no era lo que deseaba. 



"Yuika-chan, solo deberías decirle eso a la persona que te gusta, sabes". 



"... ¿Crees que Yuika dijo eso con sentimientos tan superficiales?" 



Diciendo eso, Yuika acercó su cuerpo. 



"¿Y-Yuika-chan...?" 



"Yuika no está bien con nadie, ¿sabes?" 



"¿Eh...?" 



"¿Quieres que ella... lo demuestre?" 



Sus pequeñas manos de porcelana tocaron suavemente el pecho de Keiki. 



“……” 

Y ella no dijo nada más que eso. Sin decir nada, ella acercó sus labios. Su ya corta distancia ahora se acercaba a cero. Su respiración, la temperatura del cuerpo, los latidos del corazón... Keiki sintió que podía sentirlo todo directamente sobre su cuerpo, y todo el tiempo su corazón se aceleraba cada vez más rápido.




Y cuando los dos estaban a punto de besarse, notaron a cierto espectador sentado en la parte superior de la mesa. 



"... ¿Eh? ¿Un gato?" 



¿Desde cuándo había estado allí? Tenía pelaje negro, y estaba descansando como si este lugar le perteneciera. 



"¿P-por qué hay un gato en el terreno de la escuela?" 



"¿Tal vez ella esté perdida? Incluso tiene algo en la boca... " 



Para ser precisos, era un pañuelo con un patrón de gotitas de agua. Cuando Keiki extendió la mano, el gato lo evadió rápidamente y saltó de la mesa. Y, como si fuera la cosa más natural del mundo, salió de la habitación. 



"Ahí va…" 



"Ahora él se ha ido, sí..." 



La dulce atmósfera de antes se había arruinado por completo gracias al gato, y ahora ya no quedaba nada excepto la pura incomodidad. 



"¡Yo-ya me voy!" 



"¡S-si! ¡Yuika también quiere volver a leer! 



Keiki se levantó de un salto y Yuika volvió a abrir su libro. Justo antes de salir de la habitación, una vez más se dio la vuelta y se encontró haciendo contacto visual con la chica. En respuesta, ella se puso nerviosa y escondió su boca con el libro en sus manos. Una acción tan linda que casi hizo que el corazón de Keiki se saltara de un latido. 



Dejando la pequeña biblioteca detrás de él, sintió la necesidad de enfriar sus mejillas enrojecidas, por lo que se encontró a sí mismo mirando en silencio hacia el patio desde el pasillo del primer piso. 



"... Los enfoques de todas se han vuelto más agresivos, ¿no?" 



La razón de eso fue probablemente porque había notado el afecto romántico de Mizuha por su hermano mayor. Probablemente planeaba hacer de Keiki su esclavo o amo o lo que sea antes de que la relación de los hermanos progresara demasiado. 



"Yuika-chan parecía bastante seria..." 



Un beso casi había ocurrido antes, pero en ese momento se sentía más como una broma, así que no hizo que su corazón latiera tanto como lo hacía ahora. Pero hoy, su expresión indicaba claramente que sus sentimientos eran serios. Parecía que, tanto como Keiki quería experimentar el amor normal, quería hacer de Keiki su esclavo. 



"No, no importa lo grave que sea, convertirse en esclavo no va a suceder". 



Pero que si— 



¿Qué pasaría si llegara un momento en que ella solo quisiera ser la novia de Keiki? ¿Cuál sería su respuesta entonces? A pesar de que esto era sólo un escenario de "qué pasaría si"; una posibilidad con un bajo potencial de convertirse en realidad, esta pregunta no dejaría los pensamientos de Keiki. 



"... ¿Hmm? ¿No es esa Nagase-san la de allá? 



Todavía distraído mientras miraba por la ventana, vio a una chica familiar, sus coletas flotando alrededor mientras caminaba por el patio. Todavía llevaba puesta una camisa de gimnasia y un combo de pantalones cortos, y miró a su alrededor, pareciendo nerviosa por algo. 



"¿Qué está haciendo? ... Espera, ¿no es eso bastante peligroso?! 



Mientras miraba a su alrededor sin descanso mientras caminaba hacia adelante, no notó que un estudiante varón caminaba directamente hacia ella. El chico tampoco la notó, aparentemente. 



Al final, Keiki solo pudo gritar "¡Cuidado!" Desde la ventana y ver cómo se golpeaban entre sí. 



"¡¿Kya?!" 



"¡¿Uwa?!" 



El chico logró mantener el equilibrio dando un pequeño paso hacia atrás, pero Airi, con su pequeña estatura, cayó de espaldas sobre su trasero. 



"Lo-lo siento! No estaba mirando delante de mí..." 



"No estoy bien. ¿Estás herida en alguna parte? ¿Debería llevarte a la oficina de la enfermería? " 



"No, no hay necesidad de eso". 



Cuando el chico extendió su mano con la intención de ayudarla a levantarse, Airi lo ignoró y respondió con un tono bastante disgustado mientras se levantaba y se alejaba. 



"... ¿Qué pasa con esa chica? Solo quería ayudar." 



El chico también reanudó su caminata, y ahora solo quedaba Airi en el patio. 



Bueno, sí, definitivamente podría haberlo expresado un poco mejor... 



Tenía que estar de acuerdo con el chico. 



"Pero, dejando eso a un lado por ahora, ¿Nagase-san no se ve un poco inestable en sus pies?" 



Su forma de andar era rara para Keiki, y en un momento, incluso se arrodilló y le sostuvo el tobillo derecho. Keiki pensó que incluso podía ver lágrimas en sus ojos. Probablemente se había lastimado en esa colisión justo ahora. 



"... Realmente, ¿qué está haciendo esa chica?" 



Ciertamente, él no podía dejarla sola así, así que bajó del edificio y la llamó. 



"Podrías haberle dicho que ya no podías caminar. Cielos". 



"¿Eh? … ¡¿Qu… ¡¿Kiryuu-senpai?! ” 



Cuando reconoció a la persona que la llamó, Airi se secó las lágrimas a toda prisa. Probablemente ella no quería ser vista así. 



"Te lastimaste la pierna, ¿verdad?" 



"No me lastimé". 



"Haah ... ¿Por qué siempre eres así? Ven, solo cállate y déjame hacer el resto". 



"¿Qué? ... ¡¿Kya?! 



Antes de que ella incluso se diera cuenta de lo que estaba sucediendo, su cuerpo fue levantado y dejó escapar un grito lindo. Pronto, sin embargo, se dio cuenta de que el chico la estaba sosteniendo en una posición de "princesa", lo que hizo que su cara se pusiera completamente roja por la vergüenza. 



"¡¿Hey qué estás haciendo?!" 



"¿Qué estoy haciendo? Por supuesto, te llevaré a la oficina de la enfermería. 



"¡Déjame bajar! ¡Iré allí yo misma! 



"Estabas llorando antes porque no puedes, ¿verdad?" 



"Grrrrrrrr...!" 



Con su ruta de escape sellada, la princesa gruñó. 



"Nagase-san, no puedes simplemente tomar algo como esto a la ligera. Hay historias de personas que no pensaron mucho en su lesión cuando se cayeron, solo para que luego se enteraran de que tenían una pierna fracturada”. 



"Eh ..." 



“En el peor de los casos, la sangre ya no puede correr a través de la pierna normalmente. En el peor de los casos... " 



"¿E-En el peor de los casos...? " 



"La pierna tendría que ser cortada". 



"¡¿Cortada?!" 



Posiblemente, al imaginar que esto sucedía, los ojos de Airi comenzaron a llorar nuevamente. 



"Yo no quiero eso..." 



"Yosh, entonces vamos a la oficina de la enfermería~" 



Keiki de alguna manera logró convencerla con esa historia inventada, y esta vez no hubo ninguna resistencia en absoluto. 



Realmente, si vas a llorar por eso, entonces pide ayuda desde el principio. 



Mientras pensaba eso, llevó al ahora dócil Airi a su destino. 



"Bien por ti. Fue sólo un esguince". 



"Sí... estoy muy contenta". 



Keiki dijo eso con una sonrisa mientras estaba sentada en una silla cercana, y Airi respondió con sentimientos de dolor mientras descansaba en la cama. El resultado del diagnóstico fue que la pierna de Airi había sufrido un esguince leve. Y la enfermera se había ido inmediatamente tan pronto como la había tratado. Probablemente tenía que estar en el gimnasio todo el tiempo, ya que el festival deportivo aún estaba en curso. Gracias a eso, tenían la oficina de la enfermera para ellos solos. 



Aunque sabía que ella probablemente se sentía incómoda al estar junto con el chico que ella creía que era un playboy, Keiki tuvo ganas de preguntar sobre algo que había despertado su interés antes. 



"Te vi en el patio cuando te caíste. ¿Por qué no solo honestamente pediste ayuda? Si lo hicieras, entonces no habría tenido que llevarte como una princesa así." 



"... No quiero deberles nada a los chicos". 



"¿Es porque odias a los chicos, Nagase-san?" 



"Eso es…" 



Keiki había escuchado de Ayano que Airi tenía sentimientos negativos hacia los hombres. 



"Eso no es del todo cierto... En lugar de odiar, es miedo". 



"¿Miedo…?" 



“……” 



Probablemente no quería seguir discutiendo el tema. Ella estaba apretando fuertemente su propia mano en su regazo y presionando con fuerza su boca para cerrarla. 



"Bueno, Nagase-san podría tener sus propias circunstancias. Pero actuar así con un chico que solo quería ayudar no fue algo bueno". 



"…Lo sé. Ya lo sé. Estoy tratando de arreglar esa parte de mí misma... 



"Bien. Entonces eso es suficiente con eso. Tengo otra cosa que quiero preguntar". 



"¿Qué es esta vez?" 



"¿Qué estabas haciendo en el patio? Parecías estar entrando en pánico un poco". 



Keiki pensó que debió haber sido algo bastante importante para que ella estuviera corriendo de esa manera... 



"......... Sniff." 



"¿Ehhh?" 



Ella comenzó a llorar una vez más. Para Keiki, eso fue demasiado un ataque sorpresa. 



"¿P-por qué estás llorando? ¿Todavía te duele la pierna...? 



"No, no es eso. Pero... ya no sé qué hacer ... 



"¿Que pasó…?" 



Justo cuando Keiki pensó que algo traumático debía haberle ocurrido a ella... 



"…Un gato." 



"¿Un gato?" 



"Un gato me robó las bragas..." 



"¿Perdón?" 



¿Keiki simplemente la maltrató? Porque escuchó una palabra bastante ridícula saliendo de su boca: 



"Uhm... ¿Qué fue lo que robaron?" 



Pidió confirmación solo para asegurarse, lo que hizo que la cara de Airi se pusiera tan roja que casi se incendiara. 



“¡Mis bragas! ¡Vino un gato y se los robó!




"¿Cómo pudo haber sucedido eso...?" 



"Bueno…" 



Aún con los ojos llorosos, Airi comenzó a explicar lo que había sucedido. Ella había participado en el festival deportivo como todos, y como se había puesto sudada, había decidido cambiarse de ropa interior en el vestidor. En ese momento, un gato invadió la habitación y le robó las bragas recién usadas. 



"Así que lo perseguí, pero la perdí al final..." 



"Así que un gato callejero te robó las bragas..." 



"¡No lo vuelvas a decir!" 



"¿Ese gato tiene pelaje negro, por casualidad?" 



"Ah, sí, eso es correcto". 



"Entonces lo vi también". 



"¡¿De Verdad?!" 



"Pensé que tenía algo en la boca, pero no pensé que esas fueran las bragas de Nagase-san... Solo para asegurarme, tus bragas eran blancas con un patrón de gotitas de agua azul, ¿verdad?" 



"Uuu... Sí, eso es correcto". 



Ahora no había ningún error. El ladrón de bragas realmente era el gato que había visto cuando estaba con Yuika. 



"No es como si fueran caras o algo así, y no tienen ningún valor emocional para mí... pero que los hombres vean mi ropa interior es ..." 



Las lágrimas una vez más comenzaron a formarse en los ojos de Airi. Y Keiki podía entender que esta era una situación terrible para una chica de su edad. 



"Lo entiendo. Tú espera aquí, Nagase-san. Voy a traer de vuelta tus bragas". 



"No, ese es mi deber. Haré algo al respecto yo misma". 



"¿Qué, vas a perseguir a un gato con esa pierna tuya?" 



"Ah..." 



La mirada de Airi cayó sobre su pierna. Aunque no era nada serio, perseguir a un gato en su condición definitivamente sería imposible. 



"Ahh, pero probablemente odiarías si tuviera que tocar tu ropa interior, ¿verdad?" 



“¡No estoy pensando en eso! ... Es solo que te he dicho tantas cosas horribles... así que no tengo derecho a pedir tu ayuda". 



La personalidad de Nagase Airi era realmente muy seria. Probablemente no podía pedirle ayuda a Keiki a lo sin vergüenza después de todo lo que le había arrojado hasta ahora. Por eso Keiki solo tenía que darle una ruta de escape en la que podía confiar. 



"No tienes que preocuparte por eso. Tengo mis propios motivos". 



"¿Qué motivos?" 



“Soy un hombre que ama demasiado a las chicas, ¿sabes? Si te ayudo aquí, podría usar esto para convertirte en miembro de mi harén. Nunca se sabe, ¿verdad? 



“……” 



Las palabras de Keiki fueron prácticamente autodestructivas, y dejaron a Airi sin palabras. Por supuesto, eso fue solo una excusa para hacer que Airi se sienta mejor al pedirle ayuda, 



"... Pfft. ¿Qué pasa con eso? ¿Eres un idiota?" 



Incluso Airi tuvo que contener una risita cuando escuchó esa excusa idiota. 



"Pero muchas gracias. Realmente me salvaste". 



"Si solo sonrieras honestamente de esa manera siempre, realmente serías linda". 



"¡N-no es de tu incumbencia!" 



La nueva misión de Keiki para ese día era encontrar al gato callejero que había robado las bragas de Nagase Airi. 



Esto se siente como otra misión bastante difícil, ¿no es así? 



Su descarada Kouhai le había pedido ayuda por primera vez. Para no defraudarla, juró que definitivamente tendría éxito en la misión que se le encomendó. 



"Ahhh, mierda! La perdí…!" 



En el segundo piso del edificio de la escuela, perdió de vista al ladrón. 



"Haaah ... Honestamente, subestimé totalmente a ese gato ..." 



Al final, se había convertido en un difícil juego de etiqueta. 



"¿A dónde fue…?" 



Mientras el gato todavía estuviera en los terrenos de la escuela, él todavía tenía la oportunidad de atraparlo. Sin embargo, si lograba escapar, ese sería el final. En el peor de los casos, llevaría las bragas de Airi a las calles públicas para que todos las vieran. 



"¡Tengo que evitar eso a toda costa...!" 



Con una nueva motivación, una vez más corrió por el edificio de la escuela. 



"-¡Eh, tú! ¡No corras por los pasillos! 



"L-lo siento!" 



Oyó una voz desde atrás, y se detuvo reflexivamente en su camino. 



"Pffft ... has sido engañado, querido!" 



"Eh? ... Ah, ¿Nanjou? " 



Cuando se dio la vuelta, Mao lo recibió y se puso su jersey usado sobre los hombros. 



"¿Puedes parar con las bromas? ¿Y qué hay de tus partidos de voleibol? 



“Bueno, llegamos a las semifinales, pero perdimos casi al final. Aunque me sentí muy bien haciendo algunos deportes intensos como ese después de un descanso tan largo". 



A pesar de que su rostro normalmente tenía una expresión de disgusto, ahora parecía tener un espíritu bastante elevado. 



"Pareces estar de buen humor hoy, Nanjou". 



"Ah, ¿es tan obvio? Hace un tiempo, finalmente terminé de trabajar en el manga shoujo. El día del lanzamiento está bastante cerca". 



"Ahh, por eso estás tan alegre". 



"Los doujinshi son una cosa, pero ver tu propio trabajo en las estanterías de las librerías es algo que espero con mucha ilusión". 



Así que finalmente había terminado su trabajo en el manga shoujo en el que había estado trabajando durante las vacaciones de verano. Tenía sentido que ella estuviera tan contenta. 



"Entonces, ¿qué hay de ti, Kiryuu? ¿Por qué estás en tal pánico? 



"Ahh, en realidad estoy buscando un gato. ¿La viste paseando por ahí, Nanjou? " 



"No. Oh, ¿tenemos un gato caminando por los terrenos de la escuela? 



"Sí, de alguna manera se perdió y se abrió camino hasta aquí, creo, e incluso terminó robando algo". 



Por supuesto, decir que este 'algo' era en realidad las bragas de una chica era bastante difícil, por lo que omitió esa parte. 



"Así que es por eso, ¿eh...? ¿Llevaba el gato un collar? 



"No, no lo creo". 



"Entonces es probable que sea un gato callejero. ¿No tienden a evitar los lugares abarrotados? 



"Ah, ya veo." 



Como el festival deportivo estaba en curso, los estudiantes y los maestros caminaban por todo el lugar. 



"La mayoría de los estudiantes deben estar en el gimnasio o en las aulas en este momento..." 



"Un lugar sin gente sería el edificio del club social o las aulas especiales". 



"Esos serían un buen comienzo. Iré a buscar allí inmediatamente. 



"Te ayudaría, pero me pidieron que fuera el juez para el próximo partido". 



"Está bien, ya me has ayudado bastante. Gracias." 



Después de separarse de Mao, se dirigió al edificio de aulas especiales. Dado que el edificio del salón del club estaba más lejos, decidió visitar primero el edificio de las aulas especiales, con la esperanza de que el gato fuera allí. 



"... Tal como se esperaba, no hay nadie aquí". 



La sala de música, la sala de arte e incluso las salas audiovisuales estaban vacías. 



"Estos definitivamente son perfectos para que el gato se esconda en... ¡Ah, ahí está!" 



En la parte trasera del pasillo, vio una pequeña criatura. Todavía sostenía las bragas de Airi en su boca, y probablemente reconocía a Keiki como un enemigo ya que él lo había estado persiguiendo, pero se escapó de inmediato tan pronto como sus ojos se encontraron. 



"¡No te dejaré escapar esta vez!" 



Persiguiendo al gato, cuya velocidad parecía rivalizar con la de una bala, Keiki corrió escaleras abajo hacia el primer piso. Recordando su promesa a Airi, y su propio deseo de no dejarla sufrir de vergüenza, corrió. Tan rápido como sus piernas podían llevarlo, corrió, pero... 



"... No puedo creer que la perdí de nuevo..." 



El nivel de destreza del gato era fácilmente uno o dos niveles más alto que el de Keiki. 



"¿Por qué el gato incluso está corriendo con las bragas de esa manera?" 



¿Por qué no podía soltarlos? ¿Quería llevárselas a casa porque podrían mantenerlo caliente en un clima frío? 



Mientras pensaba en el razonamiento detrás del robo de las bragas, Keiki caminó por el pasillo, cuando ... 



"¿Hmm? ¿Mizuha? " 



Mirando por la ventana por pura coincidencia, vio a su amada hermanita en el mismo patio donde había visto a Airi antes. Con un atuendo de gimnasia como todos los demás ese día, ella estaba parada a la sombra de un árbol, mirando hacia las ramas. Como Keiki descubrió que este era un comportamiento bastante extraño, decidió salir a reunirse con ella, por lo que salió al patio. 



"Mizuha, ¿qué estás haciendo aquí?" 



"Ah, Nii-san, ahí..." 



Mizuha una vez más miró hacia el árbol y señaló. 



"Un gato. Está atrapada en el árbol, creo. 



"Ah ..." 



Él estaba arriba en el árbol. Todavía firmemente agarrando las bragas, el gato negro los estaba mirando directamente hacia abajo. 



"Pensar que me encontraría con él aquí..." 



Qué suerte para Keiki que el gato finalmente haya llegado a un callejón sin salida. 



"¿Por qué los gatos siempre suben por estos lugares altos?" 



"Eso es justo a lo que están acostumbrados, creo... Por cierto, ¿crees que puedes alcanzarlo si te llevo sobre mis hombros, Mizuha?" 



"Hmm... no creo que pueda alcanzarlo". 



“Supongo. Él está muy arriba, después de todo... creo que tendré que escalar yo mismo". 



El camino hacia arriba parecía bastante difícil, pero todavía tenía que salvar al gato, así como recuperar las bragas de Airi. Decidiéndose, Keiki puso sus manos en el tronco del árbol y avanzó lentamente hacia arriba. 



"... Oh, esto podría ser realmente factible". 



"Nii-san, ten cuidado, ¿de acuerdo?" 



"Por supuesto. Tu Nii-san va a trabajar duro aquí. 



Mientras su hermana pequeña lo animaba, se movió más arriba en el árbol. Dado que se arriesgaba a asustar al gato si hacía algún movimiento repentino, le tomó un poco más de tiempo, pero todavía llegó a la ubicación del gato. Mirando hacia arriba desde abajo, no parecía tan alto, pero era una historia completamente diferente aquí. Afortunadamente, la rama en la que estaba colgado era lo suficientemente gruesa para soportar su peso. 



"Por favor, mantén la calma, ¿de acuerdo?" 



Extendió lentamente la mano para recoger el gato y... lo consiguió. 



"¡Bien! Captura completa! " 



"Nii-san, increíble!" 



Mizuha aplaudió mientras lo miraba. Aunque se sentía como un héroe con todo eso, no tenía tiempo para relajarse en este momento. 



"¡¿Auch?! ¡Oye, detente! ¡No me raguñes así! 



Habiéndose agitado debido a este movimiento repentino, el gato sacó sus garras. En el momento en que la bestia ingrata atacó a su salvador, las bragas cayeron de su boca, revoloteando suavemente en el aire. 



"Eso no es bueno…!" 



Una suave brisa soplaba más allá de ellos, y ahora existía el riesgo de que las bragas fueran llevadas a un mundo diferente. Pero dejar que el gato se fuera para alcanzarlos tampoco era una opción. Si dejara que las bragas se dejasen llevar, podrían terminar en manos de un chico al azar, resultando en el peor final posible. Eso ciertamente no ayudaría a Airi a superar su trauma que aparentemente tuvo. 



"¡¿Uoaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah?!" 



Y su decisión se tomó en un solo momento. Para proteger su sonrisa de Kouhai, Keiki estiró el cuello y... 



"Nom" 



Como un perro que atrapa un frisbee con la boca, se mordió las bragas para evitar que volaran. Ahora que había cumplido su trabajo, al mismo tiempo protegía al ladrón en sus manos. 



Recuperar las bragas de mi Kohai: ¡Misión exitosa! 



Para que no dejara ir descuidadamente las bragas en su boca, mentalmente se animó a sí mismo. 



"... ¿Onii-san?" 



Ah. 



Había olvidado completamente que su hermana pequeña había estado observando de principio a fin. ¿Cómo podrías llamar a un chico con un gato en ambas manos y con las bragas de una chica en la boca sino más que un 'pervertido'? 



“……” 



Sin decir una palabra, puso el gato en su camiseta, las bragas en el bolsillo y se bajó del árbol. Una vez que bajó, liberó al gato de su agarre, solo para que él se escapara de inmediato. Después de un breve silencio, Mizuha fue la primera en lanzar la bomba. 



"... Esa vez cuando mi Nii-san era un ladrón de bragas..." 



"Es una carga sin fundamento, digo!" 



"Si realmente quisieras tanto esas bragas, podrías haberme dicho. ¡Te daría las mía cuando quisieras... incluso estaría dispuesta a quitarme las que estoy usando ahora mismo! " 



"¡Por favor abstente de hacer eso, mi querida hermanita!" 



Él apresuradamente detuvo a la exhibicionista, que ya tenía sus manos en sus pantalones cortos. Incluso después de explicarle las circunstancias a su hermana pequeña, le tomó cerca de 10 minutos creerle. 



A pesar de que había pasado por muchas dificultades durante su misión, su objetivo estaba cumplido, por lo que Keiki regresó a la oficina de la enfermera. 



"Estoy de vuelta ~" 



"Ah, bienvenido de nuevo. Espera, Kiryuu-senpai, ¡¿qué te pasó?! ¡Tu ropa está tan sucia! 



"Ahh, estuve subiendo a un árbol justo ahora, ya ves". 



"¿Por qué harías eso…?" 



Ignorando a la sospechosa Airi, Keiki sacó las bragas de la chica de su bolsillo. 



"Te, te traje de vuelta tus bragas". 



"M-Muchas gracias..." 



Airi aceptó tímidamente sus bragas. Después de mirarlos en sus manos por un corto tiempo, dirigió su mirada hacia Keiki. 



"... No los oliste, ¿verdad?" 



"Pensé que podrías preguntar eso. Realmente no lo hice”. 



Keiki no tenía ningún interés en ese tipo de cosas. 



“Al principio pensé que esas eran gotas de lluvia en tus bragas, pero en realidad eran ilustraciones de peces. Probablemente por eso el gato los robó. 



"Así que mis bragas parecían un banquete para el gato..." 



"Aunque creo que es un diseño bonito". 



"¿Estás diciendo que parecen infantiles?" 



"Yo nunca dije eso." 



"N-Normalmente, llevo más adultas, ¿de acuerdo?" 



"¿Fue esa comentario realmente necesario?" 



Para proteger el orgullo de su Kouhai, Keiki decidió no mencionar que pensaba que parecían un poco infantiles. 



Justo cuando Keiki pensó que todo estaba hecho, Airi soltó un grito después de que terminara de meterse las bragas en el bolsillo. 



“¡Kiryuu-senpai! ¡Tu mano!" 



"¿Mano? ... Ahhh, ¿eso? El gato me rasguñó cuando lo atrapé". 



“¡Todavía hay sangre saliendo de la herida! ¡Tenemos que desinfectarla de inmediato! 



"Algo de este nivel no es gran cosa". 



"¡No se puede hacer eso! Si no quieres que te corten la mano, ¡es mejor que te sientes ahora mismo! 



Como no quería perder la mano por algo tan trivial como esto, escuchó obedientemente la orden de Airi. Ella preparó rápidamente el desinfectante y la gasa y se sentó en una silla junto a la cama. 



"Está bien, dame tu mano". 



"N-No me dolerá, ¿Verdad?" 



"No digas algo asqueroso así. Por supuesto que dolerá". 



Las palabras ásperas se escaparon de su boca, pero sus movimientos cuando vendó la mano de Keiki fueron tranquilos y amables. 



"Estoy feliz de que me traten así, pero ¿estás bien, Nagase-san? Dijiste que le temías a los hombres, después de todo. 



"... Estoy tratando de no ser demasiado consciente de eso, así que ¿por qué tuviste que mencionarlo?" 



"Porque no quiero forzarte." 



"No me estoy forzando. No es que tenga fobia a los hombres”. 



"Entonces eso está bien". 



"Sin embargo, es cierto que estoy un poco tensa en este momento, así que, ¿qué tal si hablamos del pasado?" 



"¿El pasado?" 



"Aunque no es tan importante como una historia". 



Desinfectando la herida abierta con la gasa, Airi comenzó su historia. 



“Cuando estaba en la escuela primaria, había un compañero mío, que se llamaba Matsushita-kun. Era una persona muy seria. "Era bueno en sus estudios, era bueno en los deportes y era amable con todos, lo que lo hacía bastante popular". 



"Creo que cada clase tiene un superhombre". 



"Sí. Pero todas las chicas de la clase estaban siendo engañadas por él". 



"¿Hmm?" 



“Sucedió durante el verano de mi 4to año. Una vez que terminaron las clases, estaba a punto de irme a casa cuando me di cuenta de que había olvidado algo en el aula, por lo que regresé. Y luego... " 



"¿Y-y luego ...?" 



"Dentro del aula vacía, Matsushita-kun estaba lamiendo con entusiasmo la boquilla de mi flauta". 



“……” 



El giro de los acontecimientos fue incluso peor de lo que Keiki había imaginado. 



“Por supuesto, se lo conté a los maestros y lo regañaron. Por eso, las chicas de la clase incluso se mantuvieron alejadas de él por un tiempo". 



"Bueno, puedo ver por qué..." 



"Oh, antes de que preguntes, tiré mi vieja boquilla y compré una nueva". 



"Así que la tiraste..." 



"... Pero la escena que vi en ese entonces se convirtió en un trauma, y ​​es por eso que hago todo lo posible para mantener mi distancia de los chicos". 



Así que incluso algo así podría ser traumático. Airi probablemente era el objetivo en ese entonces porque era simplemente linda. O tal vez el chico tenía sentimientos románticos por ella, y no pudo contener su deseo. En cualquier caso, ciertamente no ayudaría a Airi en este momento, incluso si ella supiera por qué. 



"Y así es como ha sido hasta ahora. Por eso sigo pensando que los chicos dan miedo. Sus cuerpos son altos, fuertes, y nunca se sabe lo que podrían pensar... Empecé a sentir que eran diferentes criaturas vivientes de mí. Son tan extraños que son casi como alienígenas". 



"Así que tu sentido de la distancia es como las galaxias más lejanas..." 



"Incluso traen revistas pervertidas al aula como si no fuera nada... no los entiendo". 



"Ah, bueno... Eso es bastante diferente para todos, creo". 



A decir verdad, los chicos son diferentes de las chicas. Incluso algo así podría ser intolerable para Airi. 



"... Pero, si es Kiryuu-senpai... Entonces podría ser solo un poquito ... Diferente ..." 



"...... ¿Eh?" 



Inconscientemente, alzando la cabeza, vio que las mejillas de Airi tenían un ligero tinte rojo cuando ella bajó la mirada apresuradamente. La atmósfera de repente se volvió incómoda, y Airi continuó su trabajo mientras ambos permanecían en silencio. 



"... Está bien, esto debería estar bien. Ahora no tenemos que cortarlo”. 



"No estaba preocupado por eso en primer lugar. Pero aun así, gracias." 



"Debería ser yo quien te lo agradezca. Muchas gracias por traer mis bragas de vuelta". 



Sosteniendo suavemente la mano de Keiki, Airi mostró una sonrisa brillante. Esa sonrisa honesta se convirtió en la recompensa de Keiki, y la grabó en sus recuerdos. 



"... Ah, ¿eh? ¡Ah! ¿Ya son las dos y media? ¡Tengo que prepararme para la ceremonia de clausura! 



Airi comenzó a entrar en pánico cuando vio el reloj dentro de la oficina de la enfermera. Sin embargo, parecía haberse olvidado de su tobillo derecho. Por eso, en el momento en que fue a levantarse, de inmediato perdió el equilibrio. 



"¡¿Kyaa?!" 



"¡Ah, cuidado!" 



Al ver que estaba a punto de caer hacia atrás, Keiki rápidamente agarró su mano y trató de sostenerla con su propio cuerpo, pero en cambio, se desplomaron en la cama junto a ellos. 



"... Esto realmente nos salvó, ¿no?" 



En este momento, estaban en una posición que parecía que Keiki estaba empujando a su Kouhai sobre la cama. 



"Nagase-san, ¿estás bie-, eh?" 



Qué error. La mano derecha de Kiryuu-kun por casualidad aterrizó en el centro del pecho de la Nagase-san colapsada, ojojojo. 



A pesar de que le acababan de agradecer por ayudar a su Kouhai a recuperar sus bragas. Qué diferencia entre el antes y el después. 



"Ah ah…" 



Débiles gemidos escaparon de la boca de la chica y llegaron a los oídos de Keiki. Fueron seguidos por grandes y redondas lágrimas que comenzaron a formarse en sus ojos. 



¿Lo sabías? Generar confianza es realmente difícil, y todo ese esfuerzo puede ser desestimado debido a un simple error. 



Tanto el agresor como la víctima soltaron un grito femenino. 



"¡¡¡Noooooooooooooooooo!!!" 



"¡¿Ugyaaaaaaaaaaaaaa ?!" 



¿Por qué el agresor soltó un chillido, preguntas? Eso fue porque la rodilla de Airi conectó un golpe limpio en la entrepierna de Keiki. Para cada hombre que lea esto, puede imaginar muy bien el dolor que experimentó el pobre muchacho. Como siempre, el protagonista de la rom-com tuvo que sufrir una circunstancia repentina y, por un corto tiempo, Keiki no pudo mover su cuerpo. 



Al día siguiente, después de clases, Keiki se abrió paso por el pasillo conectado al edificio del club social. 



"Ahhhh... Justo cuando finalmente tuve la oportunidad de reponerme con Nagase-san..." 



Todo había ido perfectamente en el momento en que le había devuelto sus bragas. Su mirada se suavizó, y también lo hizo la forma en que ella le hablaba. Aunque no fue en el nivel de amistad, pudieron mantener una conversación normal entre Senpai y Kouhai. 



"Pero eso no fue más que un milagro de corta duración". 



Inmediatamente después, ese progreso había sido negado por la diosa de la fortuna, o en este caso, la desgracia. Después de que Keiki se comió un golpe crítico en la entrepierna, Airi salió de la oficina de la enfermera sin dejarle una sola oportunidad de disculparse. Teniendo en cuenta su miedo a los hombres, cualquier esperanza para reparar la relación era probablemente imposible. 



"Haah..." 



"¿Qué te pasó para que te estuviera haciendo suspirar así?" 



"¿Eh? ... ¿H-Hah? ¿Nagase-san? " 



"Sí, soy yo." 



Dándose la vuelta para encontrar la fuente de la voz, encontró a Airi, vestida con su uniforme normal. Como nunca había esperado un desarrollo como este, Keiki se sorprendió naturalmente. 



"Kiryuu-senpai siempre está suspirando así. Sabes que cada vez que suspiras, pierdes cierta cantidad de felicidad, ¿no? 



"Bueno... ¿No estás enojado por lo de ayer?" 



“Sé que lo que pasó ayer no fue más que un accidente. Y te lastimé así... Umm ... E-¿Ese lugar aún duele? " 



"Todavía duele como el infierno". 



"De todos modos, ya no estoy enojada. Aunque es cierto que estaba realmente avergonzada, esta vez dividimos el dolor de manera uniforme. Recibí daño en la mente, mientras que tú recibiste daño físico”. 



"Bueno, está bien." 



Aunque Keiki todavía tenía ganas de quejarse de que su daño era mucho mayor, al hacerlo probablemente se ganaría una bofetada en la mejilla, así que se tragó sus palabras. 



"Y también, umm... Hay una cosa más de la que quería hablar ..." 



"¿Qué cosa?" 



“—Por favor, dime tu dirección de correo electrónico, Kiryuu-senpai!” 



"¡El gusto es mío! ... Espera, ¿mi dirección de correo electrónico? ¿Por qué?" 



"T-T-Te equivoques de idea, ¿de acuerdo?" No es como si quisiera acercarme a ti ni nada. ¡Solo tengo que decirte los detalles para tu penalización! ¡Eso es todo!" 



"No me daré una idea equivocada más después de eso... Espera, ¿penalización?" 



“Básicamente, quiero que ayudes con el trabajo para el consejo estudiantil. Es tu castigo por jugar con el corazón de una doncella". 



"¡No estaba jugando con nada! ¿Y no acabamos de decir que dividiríamos el dolor? 



“Esto y lo otro son diferentes. Antes, comenzaste a palmear mi cabeza contra mi voluntad, ¿verdad? 



"Ah, eso también pasó..." 



Antes del festival deportivo, él realmente le dio unas palmaditas en la cabeza sin recibir primero su permiso. Aunque Keiki pensó totalmente que ya se habría olvidado de eso. 



"Te dije en ese entonces que te disciplinaría, ¿verdad? Soy el tipo de persona que se mantiene fiel a sus palabras, así que será mejor que estés preparado para trabajar duro". 



"Bueno, si es solo eso, entonces no me importa". 

Después de eso, intercambiaron direcciones de correo electrónico. Pero Keiki estaba bastante seguro de que la sonrisa que vio en el rostro de Airi debió haber sido un malentendido por su parte.




Parte 2 

El lunes por la mañana de la semana siguiente, Keiki estaba sentado en su escritorio en la escuela cuando Shouma apareció de repente detrás de él. 



"Buenos días, Keiki! ¡Mira esta imagen! ¡Es de mi cita con Koharu ayer! 



"¿Así que ya estás presumiendo esto tan temprano otra vez?" 



En la pantalla del teléfono inteligente de Shouma se veía una foto de él con Koharu, comiendo helado. 



"Koharu-chan es tan pequeña y linda." 



"Sí, dudo que encuentres a otra chica de secundaria de su tamaño por aquí". 



Por supuesto, Keiki estuvo de acuerdo en que Koharu era realmente linda, pero ciertamente no era tan enérgico como el ikemen lolicon a su lado. 



"Además, ¿podrías dejar de aferrarte a mí así? Si sigues así, Nanjou se volverá loca con sus fantasías otra vez". 



“Ahora que lo dices, Mao-chan llega muy tarde hoy. La campana sonará muy pronto. 



"¿Ah? Ahora que lo mencionas, ella siempre ha estado cinco minutos antes que el timbre". 



Aunque podría parecer gyaru, la seria Mao siempre se aseguraría de no llegar tarde a clase. Normalmente, ella ya habría llegado y estaría sentada junto a Keiki. 

Uro: Las Gyarus, más conocidas como Gals, son japonesas que se preocupan principalmente por su belleza, cuidando al detalle su ropa, cabello, maquillaje, uñas, etc. 



¿Qué habrá pasado con ella...? 



Y el timbre sonó sin que llegara su compañera de pelo castaño rojizo. Al final, ella nunca vino a la escuela ese día. Al principio, Keiki pensó que se había resfriado, pero no vino a la escuela al día siguiente, ni un día después de eso.

0 Comentarios