Articulo

Kawaiikereba Hentai demo Suki ni Natte Kuremasu ka Vol.4 Capítulo 4


Capítulo 4: Ayano-san no se rendirá


Parte 1

…¿Cómo se llegó a esto?



El lugar era una habitación oculta, oscura, estrecha y aislada. El único rayo de luz se filtraba a través de una pequeña ventana cerca del techo. Y, mientras Keiki estaba sentada en el suelo, una chica, con un ojo oculto por su flequillo, presionaba sus pechos bien formados contra él.



"Haaah... Haaah..."



Estaba dejando escapar respiraciones ásperas y eróticas, y la situación estaba a punto de alcanzar su clímax. Así fue el pensamiento racional de Keiki.



"Kiryuu-kun..."



"¿F-Fujimoto-san ...?"



"Kiryuu-kun... se ha vuelto un poco duro".



"¡¿De qué estás hablando exactamente?!"



Cuando ella soltó algo tan loco como eso, Keiki inmediatamente rechazó el concepto.



... Enserio, ¿cómo llegó a esto...?



Mientras que su cabeza comenzaba a quedarse en blanco, recordó cómo se había metido en esta situación.




Parte 2 

Habían pasado algunos días desde que comenzó el nuevo período escolar, y ahora fue un día donde ya habían terminado las clases. Todos los miembros del club de caligrafía se habían reunido en el salón del club y pasaban el tiempo haciendo lo que querían. 



Sayuki estaba trabajando en su caligrafía, Yuika estaba creando un libro de imágenes y Mao estaba trabajando en su manuscrito de manga. La nueva miembro, Mizuha, estaba estudiando varios libros de cocina y anotando recetas, y el único hombre, Keiki, estaba leyendo una novela ligera de hermanitas (Imoutos). 



Si uno se preguntara por qué exactamente estaba leyendo una novela de hermanitas, su razón era que quería curar su corazón seco. Después de todo, hubo algunos problemas con este club de caligrafía: 



"... Fuuu, parece que recientemente estoy un poco estancada de ideas. Parece que necesito un castigo de Keiki-kun para que vuelva a encarrilarme”. 



Pervertida número uno. 



La Senpai hardcore que quiere que su Kouhai masculino la haga su mascota: Tokihara Sayuki. 



"Bruja-senpai es tan pervertido como siempre. Yuika preferiría darle un castigo a Keiki-senpai". 



Pervertida número dos. 



La sádica Kouhai que quiere convertir a su Senpai en su esclavo: Koga Yuika. 



"Oye, Kiryuu. Necesito algunas referencias más para mi manga, ¿así que podrías hacer una expresión como si estuvieras siendo empujado por otro hombre? " 



Pervertida número tres. 



La fujoshi que usa a su compañero masculino como modelo para su manga BL: Nanjou Mao. 



"Fuuu... Hoy hace un poco de calor, ¿verdad, Nii-san?" 



Pervertida número cuatro. 



La hermanita exhibicionista de Keiki, que abría despreocupadamente los botones superiores de su camisa para mostrarle a propósito su sostén: Kiryuu Mizuha. 



Como se puede ver, cada miembro femenino del club de caligrafía era una pervertida. 



Al principio, su hermanita Mizuha había sido la única ancla de Keiki en un mar de pervertidas, pero ahora que había descubierto su fetiche oculto, tenía que escapar al mundo de la ficción para ser curado por hermanitas ficticias. 



Como un aparte, nadie, además de Keiki, había descubierto el fetiche oculto de Mizuha todavía. Al parecer, Mizuha no tenía ninguna intención de exponerlo, así que aparte de estas pequeñas bromas en este momento, generalmente lo mantenía discreto dentro del salón del club. 



"Ahhh, la hermana pequeña en esa novela es realmente linda ~" 



"... Nii-san está coqueteando con una hermana pequeña ficticia". 



Mientras ignoraba completamente las afirmaciones de las chicas pervertidas, él continuó huyendo al refugio seguro de las pequeñas hermanas ficticias. De repente, un golpeteo vino de la puerta. 



"Disculpen." 



La puerta se abrió y una estudiante con un ojo oculto por su flequillo entró. El color de su lazo era beige, al igual que el de Mao y el de Mizuha, lo que indicaba que ella también era una estudiante de segundo año. Por supuesto, era la vicepresidenta del consejo estudiantil, Fujimoto Ayano. 



“Ah, si no es Fujimoto-san. ¿Hay algún problema?" 



Debido a que se le encomendó un trabajo relacionado con el club, Ayano solía visitar los clubes de esta manera. Normalmente, su negocio sería con la presidenta del club, es decir, Sayuki, pero su mirada pasó directamente a su lado y se enfocó en el chico que estaba leyendo la novela ligera. 



"Vine aquí porque tengo negocios con Kiryuu-kun". 



"Eh, ¿yo?" 



Debido al nombre que mencionó la vicepresidenta, las miembros del club comenzaron a susurrar entre ellas. 



"He estado pensando; ¿No está ella demasiado cerca de Keiki-kun? 



"También vi que estaban todos pegados antes". 



"Yuika los vio abrazándose en la sala de materiales". 



"Nii-san, ¿qué es esto?" 



Todas las chicas de repente dirigieron sus frías miradas hacia el único chico en el salón. Sin confesar que Ayano tenía en realidad un fetiche por los olores corporales, apartó bruscamente los ojos. Por supuesto, eso solo trajo aún mayor disgusto y dudas. En medio de esa atmósfera sofocante, Ayano caminó hacia Keiki con calma. 



"Es un poco repentino, pero me gustaría alquilar Kiryuu-kun aquí". 



"¿Alquilarme?" Pregunté. 



"Me niego. Pregúntale a alguien más" dijo Sayuki. 



"¿Por qué Sayuki-senpai responde por mí...?" 



En respuesta, Ayano miró a Sayuki con su ojo no oculto, y... 



"Si quieres resistirte, podría verme obligada a reducir el presupuesto para el club de caligrafía". 



"Por favor, haz con Keiki-kun lo que quieras." 



"¡¿Sayuki-senpai?!" 



Habiendo recibido el permiso, Ayano agarró con fuerza la mano de Keiki. 



"Así que con eso dicho, haré que vengas conmigo". 



"Eh, ¿espera un segundo? ¿Por qué me tratan como un objeto aquí? ¿Está realmente bien venderme por el presupuesto del club? 



Estas chicas deberían estar resistiéndose a Ayano en este momento, por varias razones. 



"Si perdemos demasiado del presupuesto del club, Yuika no podrá comprar más materiales para sus libros de imágenes". 



"Sería un gran problema si no pudiera comprar más tinta para mis manuscritos". 



"Creo que está bien que esta infiel Nii-san sea arrebatado". 



“¡¿No hay un solo aliado aquí?!” 



Además, ¿está realmente bien comprar materiales y tinta y todo eso con el presupuesto del club de esa manera? 



Ya que había sido vendido por bienes monetarios, Keiki no tuvo más remedio que seguir a Ayano fuera de la habitación. Después de caminar por el pasillo por un corto período de tiempo, sus pies se detuvieron, y ella respondió su petición. 



"Está bien Kiryuu-kun. Por favor bendice a esta pobre Ayano-san con tu ropa interior". 



"Me niego." 



Keiki se dio la vuelta y estaba a punto de caminar de regreso de donde habían venido, pero sintió que su manga fue sujetada repentinamente. 



"Espera, no es eso. Realmente tengo negocios contigo. " 



"… ¿Qué es esta vez?" 



Keiki se dio cuenta de que Ayano no se rendiría tan fácilmente, por lo que renunció a escapar por ahora. Aunque era respetada por profesores y estudiantes por igual, su fetiche por los olores era más que suficiente para convertirla en un negativo neto. Pero, por desgracia, no podrías encontrar nada de lo que quejarte con respecto a su apariencia. 



"... Ya sabes... Umm, tengo una petición para Kiryuu-kun". 



"¿U-Una petición?" 



Como no tenía absolutamente ninguna experiencia con una chica que le hubiera preguntado algo tan lindo, el corazón de Keiki saltó de un latido. A pesar de que ya sabía que tenía que haber un problema, no podía evitar esperar algo. Y, por supuesto, resultó exactamente cómo la parte racional de su cerebro pensaba que lo haría. 



“Hay algunos equipos que necesito llevar al almacén. ¿Me podrías ayudar?" 



"... Sí, pensé que sería algo como esto". 



“… ¿Es eso un no?" 



"Está bien. Antes me diste esas entradas para la piscina, así que con gusto te ayudaré”. 



"¿De Verdad? Luego, Ayano-san tomará prestadas las llaves del almacén, ¿así que podrías esperar en la oficina del consejo estudiantil?" 



"Entendido." 



Había escuchado que el consejo estudiantil estaba actualmente en extrema necesidad de miembros masculinos. Como Keiki probablemente estará perdiendo el tiempo leyendo esa novela de hermanitas pequeñas, él también podría ayudar en lo que pueda. 



Separándose de Ayano, Keiki se dirigió a la oficina del consejo estudiantil y llamó a la puerta. 



"- Entre." 



"Disculpe." 



Cuando entró en la habitación, una chica de cabello castaño claro atado con dos adornos lo recibió. El color de su cinta era verde, lo que significaba que ella era, como Yuika, su kouhai. Su altura parecía estar a la par con la de Yuika, o tal vez era un poco más alta. Por alguna razón, parecía que estaba de mal humor. Sus ojos se llenaron de hostilidad mientras dirigía su mirada hacia Keiki. 



"¿Tienes algún negocio con el consejo estudiantil?" 



"Ahhh, uhm... Fujimoto-san me dijo que esperara aquí". 



"Ya veo. Así que tú eres la persona que nos va a ayudar”. 



Hmph, ella resopló. 



“Soy la tesorera del consejo estudiantil, Nagase Airi. Como puedes ver, soy de primer año”. 



"Ahh, mi nombre es...” 



“No es necesario que te presentes, Kiryuu-senpai.” 



"Eh, ¿sabes de mí?" 



“Senpai es bastante famoso, después de todo. Has construido un harén con las hermosas chicas del club de caligrafía”. 



"¿Qué pasa con eso? ¡No puedo dejar que digas eso! 



"¿Me equivoco?" 



"Por supuesto que te equivocas. No recuerdo haber hecho eso en absoluto. 



"Pero hay innumerables rumores alrededor de ti abrazando a Tokihara-senpai de tercer año y a Koga-san de primer año, ¿sabes? Sin mencionar que siempre tuviste esa expresión lujuriosa en tu cara”. 



"¿Realmente pongo ese tipo de cara...?" 



Pero no pudo negar exactamente los rumores ya que esos incidentes realmente sucedieron. 



"... Este infidelidad... Esto es exactamente por qué los hombres son tan..." 



"Realmente no es así... Pero, aun así... lo siento". 



Keiki se disculpó instintivamente cuando lo miró como un insecto sin valor. Tal vez ella tenía razón, y lo que él estaba haciendo era, de hecho, indecente. 



Además, tener a dos hermosas chicas peleando por mí como ella cree que lo hacen... Por favor, díganme dónde puedo inscribirme para eso. 



De repente sintió la necesidad de volver a sus días normales debido a esta conversación. 



"Eso me recuerda. ¿Nos hemos encontrado en algún lugar antes, Nagase-san? Se siente como si tuviéramos, al menos... " 



"…¿Qué significa eso? ¿Es esa tu forma de ligar conmigo? 



"¡No es eso! Realmente no lo es, así que, por favor, no pongas más distancia entre nosotros de esa manera”. 



Ser rechazado de esa manera realmente hería a su pobre corazón. 



"... Hmph. Pero sí, esta no es nuestra primera reunión. No te acuerdas que nos volvimos a encontrar durante la recolección de basura”. 



"Ahh, ahora que lo mencionas...” 



"Pero tiene sentido que una chica plana y aburrida como yo no sea recordada". 



"Nadie dijo nada de eso... Y además, Nagase-san no es nada plana en absoluto. Eres muy linda." 

"Voy a vomitar, de verdad. Por favor, deja eso ahora mismo. ¿Es así como cierras la distancia para poder hundir tus colmillos venenosos en las chicas? Esto es exactamente por lo que odio a los playboys".



"... ¿Playboys...?" 



Ciertamente, parecía que esta kouhai llamada Airi Nagase no tenía una muy buena opinión de Keiki. Aparentemente ella pensó que Keiki estaba planeando construir un harén con las miembros del club de caligrafía, y que él no era nada más que un playboy. Por supuesto, él era en realidad un virgen que nunca en su vida había tenido novia. 



"Umm, parece que tienes un malentendido bastante grande. Nunca he salido con una chica antes”. 



"Eso es una mentira. ¿Cómo podría creer eso? Eres todo un acaramelado con esas chicas lindas todo el tiempo. ¿Tienes pruebas? 



"Soy virgen, después de todo". 





"¿Eh...?" 



El tiempo se detuvo. 



Probablemente avergonzada, la chica desvió la mirada. 



"Umm... lo siento, supongo", dijo con una voz compasiva. 



Esta única frase fue la que más dolió de todas las que me ha dicho hasta ahora. 



Después de que la chica infligiera involuntariamente un pequeño trauma en el corazón del pobre muchacho, la puerta se abrió y Ayano-san se asomó en la habitación. 



"Kiryuu-kun, siento hacerte espe- ¿eh? ¿Qué pasó? " Ella los miró con una mirada burlona en su rostro. 



Poco después, Airi se escondió detrás de ella y señaló a Keiki. 



"¡Vicepresidenta, por favor, sálvame! ¡Este hombre me ha estado comiendo con los ojos todo este tiempo! 



"Realmente no lo hice, pero como sea... " 



Al parecer, esta Kouhai era bastante narcisista. 



Después de empacar los materiales necesarios con los que Ayano necesitaba ayuda, Keiki finalmente fue liberado de la fría mirada de Airi y dejó atrás la oficina del consejo estudiantil con la dicha Ayano. 



"Siento que Nagase-san me odia". 



"No te preocupes. Ella es un poco difícil de tratar. Al parecer, ella odia a los chicos en general". 



"Ahh, eso creí." 



En lugar de odiar a Keiki específicamente, ella odiaba a los hombres en general. 



"Ella no es una chica mala. Más bien, ella es muy amable. Y quiero que tenga una buena relación con Kiryuu-kun". 



"Por supuesto que me gustaría ser amiga de ella, pero considerando las circunstancias, eso podría ser un poco difícil..." 



Airi miraba a Keiki como si estuviera mirando basura. Realmente no pensó que serían capaces de convertirse en amigos después de esa horrible primera impresión. Primero fue la vicepresidente olfatofílica, y ahora es la tesorera errada. Tal vez todos las miembros del consejo estudiantil eran así de raras. 



Mientras conversaba con Ayano, llegaron a la entrada de la escuela y, después de cambiarse a sus zapatos exteriores, salieron del edificio. Y finalmente llegaron al pequeño almacén en la parte trasera del edificio de la escuela. Aparentemente, todas las cosas que ya no se usaban estaban metidas allí, ganándose el título de 'Almacén de chatarra'. Después de abrir la puerta con la llave que ella trajo, Ayano empujó lentamente la puerta para abrirla. El interior estaba lleno de polvo, con colchonetas usadas de clase de gimnasia por ahí y trajes viejos que cubrían las paredes. Mirando por el interior, el nombre 'Almacén de chatarra' parecía bastante apropiado. Y, después de encontrar un lugar abierto en el piso, Keiki dejó la caja que llevaba. 



"Ahh, eso fue pesado...” 



Debido al clima húmedo, Keiki había hecho bastante esfuerzo por el sudor. 



"Buen trabajo. Realmente me ayudaste, así que te invitaré un poco de jugo más tarde”. 



"No tienes que hacerlo sin embargo." 



"No. Tienes que asegurarte de mantenerte hidratado. Y también... este olor a Kiryuu-kun... Ahhh, el olor del sudor... Haaaah... Haaah ... " 



"¿Podrías no aferrarte a mí así ahora mismo? Hace demasiado calor para esto”. 



Como un gato en celo, Ayano se aferró a Keiki, y aunque trató de separarse de ella, ella ya tenía sus brazos envueltos alrededor de su espalda. Dentro de este almacén estrecho, la pareja de chico y chica estaba prácticamente pegada entre sí, cuando... 



"—- ¿Nnn? El almacén no está cerrado. " 



Keiki de repente escuchó una voz femenina que sonaba adulta afuera. 



"Esta voz... Okita-sensei?" 



Probablemente estaba revisando los terrenos de la escuela después de que las clases hubieran terminado. El sonido de sus pasos de repente se acercó. 



"¡Esto no es bueno...!" 



Actualmente, una chica dentro del almacén lo estaba abrazando con fuerza. Ser visto por un maestro en este momento ciertamente no terminaría favorablemente. Tratando de evitar el peor de los casos, empujó a Ayano sobre una vieja colchoneta de gimnasio que estaba cerca. 



"Hey, ¿hay alguien ahí? ... ¿Hmm? ¿Fue solo mi imaginación? 



La maestra miró a su alrededor dentro del almacén mientras estaba parada en la puerta. 



"No sé quién dejó el almacén abierto así, pero realmente son irresponsables". Y la llave todavía está en la cerradura, para gritar en voz alta”. 



Poco después, un sonido metálico resonó en el almacén, por lo demás silencioso. Probablemente la puerta fue cerrada. Y, después de un breve silencio, Keiki pudo escuchar pasos tranquilos, cada vez más distantes. 



"... Vaya, parece que ella no nos descubrió". 



"... Uhm, ¿Kiryuu-kun?" 



"¿Qué pasa?" 



"¿Podrías, umm, dejar que me levante ahora?" 



"¿Eh ...?" 



Cuando dijo eso, Keiki finalmente entendió la posición en la que se encontraban actualmente. Actualmente, este joven estaba empujando a una compañera de clase, cuyas mejillas ardían de un rojo brillante cuando sus ojos vacilantes lo miraron. Ella finalmente miró hacia otro lado, hinchando ligeramente sus mejillas. 



"¡¿Uwaaaaaaaa ?! L-lo siento! " 



"Está bien. Fui yo quien de repente saltó sobre ti”. 



Cuando se separó rápidamente de ella, la chica levantó lentamente su cuerpo y se sacudió el polvo de la falda. 



"¿Y estás realmente bien con eso?" 



"Eh, ¿con qué?" 



"Parecía que la puerta se ha bloqueado en este momento". 



"......... ¿Eh?" 



Cuando ella le dijo esto sin rodeos, Keiki recordó el sonido metálico que escuchó hace unos momentos. 



"Espe... ¡¿En serio ?! Todavía hay gente aquí, ¿sabes? " 



Sacudió la puerta, pero fue en vano. Incluso después de golpear furiosamente, no recibió respuesta. 



"A-Así que estamos encerrados aquí...” 



Un desarrollo que normalmente solo verías en manga o novelas ligeras. El llamado 'evento encerrados en el almacén', donde el protagonista estaría solo con una chica por un tiempo indefinido. Cada vez que había visto que eso sucedía en los medios de comunicación, siempre se encogía de hombros diciendo: "No hay forma de que algo así ocurra realmente". Pero míralo ahora. 



"Solo nosotros dos... con Kiryuu-kun...” 



"¿Fujimoto-san?" 



Por alguna razón, Ayano comenzó a inquietarse. Miró a Keiki con una expresión de preocupación en su rostro. 



"Airi me lo dijo antes. Que todos los hombres son lobos”. 



"Bueno, ella no está exactamente equivocada sobre eso...” 



"¿Esta Ayano-san va a ser devorado por Keiki-kun?" 



"Eso no sucederá. No me gustan las pervertidas. 



Ciertamente no podía ver a esta chica como un miembro del sexo opuesto. Es el tipo de chica que empezaría a jadear por el olor de su sudor. 



"No te preocupes. No tengo ningún deseo en Fujimoto-san”. 



"Por alguna razón, eso no me hace feliz en absoluto...” 



La chica parecía tener una expresión de dolor debido a su respuesta, pero Keiki no sabía por qué. 



"Entonces, ¿qué debemos hacer al respecto? ¿Y si no viene nadie? 



"No, todavía tenemos maneras de salir de aquí... ¿Te gusta la ventana?" 



Miró alrededor del interior, pero... 



"¿Eh? No, son demasiado pequeñas ... " 



De hecho, había ventanas que permitían que la luz del sol entrara en este almacén de color negro oscuro, pero eran demasiado pequeñas para pasar. 



"¡Y-Ya sé! En tiempos como estos, ¡tenemos que usar nuestros teléfonos inteligentes! ¿Para qué más serían, si no como un salvador ahora mismo? 



"Pero mi teléfono inteligente está de vuelta en la oficina del consejo estudiantil". 



"Sin preocupaciones. Tengo el mío conmigo”. 



Sacando su teléfono inteligente, encendió la pantalla. 



"... Vaya, la batería está a punto de agotarse". 



La única línea de vida que les quedaba estaba actualmente funcionando con una batería de tres por ciento. Probablemente se había olvidado de cargarlo la noche anterior. 



"Tengo que darme prisa y llamar a alguien...” 



Una sola llamada probablemente sería todo lo que podría manejar. Tuvo que pensar adecuadamente en esto. La condición sería que dicha persona todavía tendría que estar en los terrenos de la escuela. 



Shouma debería estar ocupado actualmente con las actividades de su club, y eso significa que su acosadora Koharu estaría igualmente ocupada. Todo lo que quedaba eran los miembros del club, pero Yuika y Mao siempre abandonaban la escuela rápidamente, por lo que el riesgo era demasiado alto. Lo mismo podría decirse de Mizuha, ya que podría haberse ido a casa temprano para preparar la cena. Entonces, eso solo deja... 



"Bien, estaré apostando todo a Sayuki-senpai". 



Justo cuando estaba a punto de tocar el botón de llamada, su teléfono vibró. 



"¿Un correo electrónico? ¿De Mizuha? 



Sin sospechar nada, lo abrió con calma. 



'Un servicio para mi adorable Nii-san. Recién tomado ~ ' 



"¿E-esto es...?" 



En la pantalla se ve una sola foto. Una foto verdaderamente magnífica, que mostraba el valle de los pechos de Mizuha desde arriba. En ese momento, mientras estaba apreciando y maldiciendo este adorable servicio de su hermana pequeña, la batería de su teléfono se agotó. 



"¡Ahhhhhhh!" 



Alrededor de una hora había pasado desde que habían sido encerrados. 



"... Nadie viene." 



"... Bueno, no puedo imaginar que alguien tenga alguna razón para venir aquí, excepto nosotros". 



Mientras tanto, Keiki había intentado gritar pidiendo ayuda innumerables veces, pero no llegó ningún salvador. Ahora estaban sentados en la estera del gimnasio con sus espaldas uno frente al otro, conservando su energía mientras esperaban. 



"Creo que alguien del consejo estudiantil vendrá una vez que se den cuenta de cuánto tiempo he estado desaparecida". 



"No tenemos otra opción, excepto esperar eso, parece". 



La única razón por la que podían mantener la calma ahora era porque todavía había esperanza. 



"Aparte de eso, hace mucho calor hoy". 



"La ventilación aquí tampoco es tan buena". 



Dicho esto, si las ventanas fueran lo suficientemente grandes para permitir una mejor ventilación, ya habrían escapado de allí. 



A pesar de que las vacaciones de verano habían terminado, eso no significaba que la temperatura exterior bajara rápidamente. Tenían las ventanas abiertas, pero el sudor todavía no dejaba de formarse en sus frentes. 



“……” 



“……” 



Keiki se preguntó cuánto tiempo había pasado. No importa cuánto tiempo esperaron, no llegó ayuda. Y, mientras estaba pensando en eso, Ayano de repente agarró la camisa de Keiki. 



"¿Fujimoto-san?" 



"Ah... yo ... lo siento." 



"No, algo como esto está bien". 



Pensándolo bien, tenía sentido que ella estuviera preocupada en esta situación. Si incluso el varonil Keiki estaba asustado, entonces esta chica debe estar aterrorizada. 



"Está bien. La ayuda vendrá”. 



"…Sí, gracias." 



"Lo sé. ¿Qué tal si hablamos de algo? Lo que sea está bien." 



Mantenerse callado no ayudaría a nadie, así que también podrían mantener una conversación para animar el estado de ánimo. 



"Entonces, ¿está bien si te pregunto algo?" 



"Claro, adelante". 





"¿Cuál es el color de tu ropa interior hoy?" 



"¡Eso es acoso sexual!" 



"Por cierto, las bragas de Ayano-san son negras". 



"Oye, esa es la ruta más sexy...” 



Aunque la conversación había comenzado con el acoso sexual de Ayano, él claramente vio una mejora en su expresión, porque ahora tenía una leve sonrisa en su rostro. Parecía que quería saber más sobre Keiki, y estaba dispuesta a contarle sobre ella. Gracias a eso, Keiki aprendió muchas cosas sobre la chica Fujimoto Ayano. 



"—Y, debido a que Ayano-san mantuvo su distancia de esa manera, perdió a todos sus amigos. Todo se trataba de estudiar. Para cambiar eso, ella entró en el consejo estudiantil”. 





"¿Ohhh?" 



Keiki estaba un poco sorprendida de la razón por la que se había unido al consejo estudiantil. Podía decir que ella no era del tipo que tomaba medidas drásticas por su cuenta. 



“Fujimoto-san es increíble. Soy totalmente el tipo de persona que huye de las cosas de las que soy malo". 



"…Me pregunto. Realmente no me conozco. 



"Parece que a Nagase-san le has gustado, y también estás en buenos términos con los otros miembros del club, ¿verdad? Ese es el resultado de tu duro trabajo”. 



Keiki sabía muy bien lo serio que estaba trabajando Ayano como vicepresidenta. Es por eso que todos a su alrededor la admiraban tanto. 



“……” 



Cuando no escuchó ninguna respuesta, Keiki se giró para mirarla, solo para encontrar la mirada de Ayano pegada a él. 



"¿Fujimoto-san?" 



"... Ah, no. No es nada." 



Por alguna razón, su compañera comenzó a entrar en pánico un poco, y ella comenzó a inquietarse. Solo por la tenue luz que venía de la ventana, Keiki pudo ver que sus mejillas estaban rojas. 



"Tu cara es un poco roja. ¿Te sientes acalorada?" 



Keiki suavemente apartó el cabello de su frente y colocó su mano allí. Tomada por sorpresa, los ojos de la niña se abrieron de par en par. 



"¡¿K-Kiryuu-kun?! ¡¿Que estás haciendo?!" 



"¿Qué…? Estoy revisando tu temperatura... Ah, estás caliente. ¿Tal vez tienes fiebre? 



“……” 



Su rostro se había puesto aún más rojo, y Ayano ahora se estaba despistando mientras miraba a Keiki. Sus ojos se veían un poco húmedos, así que Keiki pensó que realmente podría tener fiebre. 



"... Si haces algo como eso, no podré contenerme..." 



"¿Eh?" 



"Está bien, ¿verdad? Esto es culpa de Kiryuu-kun, después de todo. " 



Con estas palabras desconcertantes, de repente saltó sobre Keiki. Acercándo sus manos hacia su espalda, ella estrelló su cabeza en la región del pecho de Keiki. 



"Ahhh, increíble... Qué olor tan lunático... Haaah ... haaah ..." 



"¡¿Augh ?! ¡¿Por qué siempre termina así?! " 



"Ahhh, debido a este calor, y el fuerte olor de Kiryuu-kun... ¡No puedo ... ¡Contenerme...!" 



"¿Realmente huelo tan mal?" 



Así que la razón por la que su cara estaba roja era porque estaba excitada por oler el olor de Keiki. 



"Haaah ... Haaah ... Kiryuu-kun ..." 



"¿Fujimoto-san?" 



"Kiryuu-kun' ... se ha vuelto un poco duro". 



"¡¿De qué estás hablando exactamente?!" 



—Y con eso concluye el largo flashback. 



En este momento, Keiki estaba en medio de ser atacado por una pervertida, detrás del edificio de la escuela dentro de un almacén oscuro. Y el peor problema era que Keiki no tenía ningún método para escapar. 



"Kiryuu-kun... Kiryuu-kun ...!" 

Frente a sus ojos estaba, por supuesto, Ayano, presionando su cuerpo contra él.


“¡¿Fujimoto-san, espera?! ¡Tus pechos! ¡Tus pechos me están tocando! 



Cada vez que la chica se movía, esa sensación suave golpeando su cuerpo lo hacía temblar. 



"-Ah, no puedo. ¡No puedo contenerme más! Kiryuu-kun, déjame oler tu ropa interior!" 



"¡¿Uwaaaaaaaaaaaaaaaaa?! ¡¿No solo tire de mis pantaloneeeeeeeeeees?! 



La chica hizo todo lo posible para acceder a la ropa interior de Keiki. O una mina de oro, en lo que a ella respecta. Al ver este comportamiento, Keiki se sintió mal por su futuro novio. 



Sin embargo, en el momento en que Keiki estaba a punto de ser profanado por su compañera de clase... 



Con un fuerte golpe, la puerta del almacén se abrió. La persona que estaba de pie en la puerta miró en el interior y sus hombros comenzaron a temblar. 



"¿Qué...? ¿Qué están haciendo?" 



Allí estaba la tesorera del consejo estudiantil: Nagase Airi. Y no era de extrañar que estuviera tan agitada. Dentro del almacén, un estudiante tenía sus pantalones bajados, exponiendo sus calzoncillos, y una chica con una cara roja estaba tratando de presionar su cara contra dichos calzoncillos. Sin mencionar que ambos sudaban profusamente. No importa cómo lo vieras, estaban totalmente en medio de "ese acto". 



"Me preguntaba por qué no regresaban, y ¿esto es lo que estaban haciendo?" ¡¿En los terrenos de la escuela?! 



"¡Te equivocas!" 



“¡Qué valiente de tu parte decir eso en esta situación! ¡No puedo creer que intentarías atacar a Fujimoto-senpai de esta manera! " 



"No estoy haciendo nada de ese tipo, ¿de acuerdo?" 



Keiki fue en realidad quien fue asaltado aquí. Pero Nagase estaba tan agitada que no escuchaba hasta que la propia Ayano le explicara la situación. 



"... Ahh, ahora que lo mencionas, recuerdo que la vicepresidenta me dijo que tenía un fetiche como ese". 



Aparentemente, los miembros del consejo estudiantil sabían acerca de los deseos pervertidos de Ayano. 



Con la castidad de Keiki protegida, dejaron el almacén detrás de ellos. 



"Gracias. Nos salvaste, Nagase-san”. 



"No me muestres ninguna gratitud. No vine aquí para salvarte ni nada. " 



“Aun así, déjame darte mi agradecimiento. Gracias a ti, mi preciosa castidad fue protegida”. 



“¡No digas algo indecente como eso! Realmente, ¡esta es la razón por la que los chicos son horribles! 



A pesar de que estaba bañando a Keiki en abuso verbal, había venido a buscarlos porque estaba preocupada, por lo que realmente parecía la buena chica que Ayano le hizo parecer. Keiki pensó que este acto de tsundere era bastante lindo. 



"¡Vicepresidenta! ¡Terminé mi trabajo, así que me despediré por hoy! ” 



Solo diciendo eso, Airi los dejó solos. Ellos también dirigieron al edificio de la escuela. 



"Kiryuu-kun? ¿Por qué mantienes tanta distancia entre nosotros? 



"Trata ponertela mano en tu pecho antes de preguntar". 



"…Lo siento. Me perdí un poco en aquel entonces". 



"¿Un poco…?" 



Parecía que se ponía aun peor cuando se perdía por completo. 



"Pero me divertí. Sin mencionar que también disfruté el olor de Kiryuu-kun. " 



"Bueno, ahora tengo un nuevo trauma en mi lista que recordaré hasta que muera, así que gracias por eso...” 



"Kiryuu-kun, ¿no te interesa un trabajo de medio tiempo?" 



"¿Trabajo de medio tiempo?" 



"Es el simple trabajo de convertirte en la almohada abrazadora de Ayano-san". 



"Me niego". 



"Eso es una pena... Pero un día, definitivamente podré sostener la ropa interior de Kiryuu-kun en mis manos". 



"¿Serías tan amable de renunciar a eso?" 



"Ayano-san no se rendirá. Definitivamente obtendré la ropa interior de Kiryuu-kun... y tal vez incluso el mismo Kiryuu-kun”. 



"¿Qué fue eso de Kiryuu-kun?" 



"Nada en absoluto... Fufu..." 



Por alguna razón, la vicepresidenta parecía bastante contento. Cualquiera sea la razón, ella ciertamente no estaba planeando rendirse. 



Al día siguiente, después de las clases, Keiki se dirigió hacia el edificio del salón del club y encontró a una chica familiar con coletas de pie frente a la puerta. 



"Ah, ¿no es esa Nagase-san?" 



Nombre completo, Nagase Airi. 



La Kohai suya, con quien había conversado un poco el día anterior. Y en este momento, ella estaba actuando de manera sospechosa, es decir, moviéndose nerviosamente y tocando sus pies mientras estaba de pie frente a la habitación. 



"¿Nagase-san?" 



"¡¿Sí?" 



Cuando Keiki la llamó, Airi se mordió la lengua con sorpresa mientras responde. 



"Oh, lo siento. No quise asustarte. 



"Ah, Kiryuu-senpai..." 



"¿Qué pasa? ¿Tienes algún asunto con el club de caligrafía? 



“Ah, no... En realidad tengo negocios con Kiryu-senpai...” 



"¿Yo?" 



"Sí." 



Todavía pareciendo un poco inquieta, miró a Keiki. Fue un ambiente completamente diferente al de ayer. Ahora se sentía como el preludio de una escena de confesión, lo que hizo que Keiki se sintiera un poco nervioso. 



"¡U-Umm, lo siento por lo de ayer!" 



"... ¿Eh?" 



Ella de repente se inclinó ante Keiki. Por supuesto, Keiki no entendía realmente por qué había hecho eso de repente. 



"Umm... realmente no lo entiendo... ¿Qué quieres decir?" 



"A pesar de que Kiryuu-senpai fue lo suficientemente amable como para ayudarnos con el trabajo de nuestro consejo estudiantil, fui muy grosera contigo, así que reflexioné sobre eso después de llegar a casa. Es por eso que vine hoy a disculparme y agradecerle por lo de ayer”. 





"Ah, ¿es así?" 



"Sí, muchas gracias por ayer". 



Airi le sonrió suavemente a Keiki. 



Hah, ella realmente es una buena chica. 



"No fue nada. Creo que es muy admirable disculparse así, ¿sabes? 



Pensó que su Kouhai era realmente linda, así que entró en el modo de hermano mayor y le acarició suavemente la cabeza. Quizás también fue porque ella era un poco más alta que Yuika, pero a él le resultaba un poco más fácil hacer esto. 



"....... Hawa". 



"¿Hawa?" 



“¡¿Ukyaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa?!” 



Poco después de que su cabeza fuera acariciada así, la Kouhai soltó un grito y se distanció de Keiki. Su rostro se puso rojo en un instante, y ahora estaba mirando a Keiki en su lugar. 



"¿Qué estás haciendo tan de repente?" 



"Uhm, ¿te estaba acariciando la cabeza?" 



“Sé lo que hiciste, ¡pero no te emociones porque solo te perdoné y te agradecí! ¡No lo puedo creer! ¡Usando cualquier posibilidad para tocar repentinamente a una chica como esta! ¡Es por eso que los hombres son tan horribles! 



"¿H-hah?" 



Por alguna razón, este comportamiento parecía familiar. Para ser precisos, era perfectamente idéntico a la situación del día anterior. 



"¡Parece que el rumor de que Senpai intentó construir un harén con las miembros del club de caligrafía era cierto después de todo! ¡Realmente eres mi enemigo! ¡No, el enemigo de toda mujer! 



"¿Ehhh...?" 



La chica que se nombraba a sí misma como su enemiga señaló a Keiki con rabia. 



"Te lo dije, no estoy tratando de construir un harén, ni soy tan mujeriego como crees". 



"¡Sea lo que sea, el hecho de que me estuvieras acariciando la cabeza sin permiso es un hecho! ¡Y esta ira mía no se apagará hasta que hayas sido castigado por tus malas acciones! " 



"¿Y qué tipo de castigo tienes en mente?" 



"Eso es .. ¡Tendré que pensar en eso!" 



"¿Ehhhh...?" 



Ella no había pensado en nada en absoluto, es lo que significaba esa declaración. 



"¡De todas formas! ¡Tendrás que esperar hasta que se me ocurra algo! Eso será todo por hoy, así que si me disculpas... " 



Su cabello de color beige revoloteaba mientras se daba la vuelta y caminaba hacia allí. 



"… ¿Qué fue eso?" 



Aunque Keiki no sabía qué pensar de la situación, sabía que probablemente había llamado la atención de otra chica problemática. Ya sea Ayano o Airi, este consejo estudiantil parecía ser una multitud bastante inusual. Sin mencionar que estaba a punto de entrar en el salón del club de caligrafía lleno de pervertidas. 

Mientras rezaba: Por favor, no dejes que pase nada raro, Keiki abrió la puerta lentamente.




Parte 3 

Era un cierto día de la semana a principios de agosto, y la hora del día era mediodía. Ya que estuvo en la biblioteca el día de hoy, Keiki se dirigía a su lugar de trabajo cuando vio a Shouma y Koharu sentados en un banco en el patio, coqueteando. Mientras hacían el evento de alimentación 'Abre la boca', los ojos de Koharu se encontraron con los de Keiki. 



"... Ah, su cara se puso roja". 



Keiki no pudo evitar pensar que su cara sonrojada se veía muy linda. Inquietada, saludó torpemente a Keiki, hasta que se dio la vuelta para reanudar el juego "Abre la boca~". 



"Ah, todavía le están dando vueltas". 



Aunque Shouma lo llamaba entre ser más que amigos y menos que novios, para un extraño como Keiki, esto solo podía ser una pareja que estaba coqueteando. Dentro del aula, había un rumor de que Shouma estaba saliendo con una chica loli. Aparentemente, no estaban frenando su amorosa condena, incluso mientras estaban en los terrenos de la escuela. Pero también salían en días festivos y se daban de comer de sus loncheras. 



Esto era algo que Keiki siempre estaba deseando. 



"... Estoy muy envidioso." 



A pesar de que finalmente había descubierto la identidad de su Cenicienta, todavía no había conseguido una novia. 



"Solo quiero experimentar un amor normal sin embargo..." 



A su alrededor, solo habían chicas con deseos distorsionados, nada más. La comedia romántica de Kiryuu Keiki aún podría estar lejos. 



Ese día después de las clases, Keiki estaba dentro del club de caligrafía, sentado en una silla. Él dejó escapar un profundo suspiro. 



"... Haaaah". 



"¿Qué pasa, Nii-san?" Preguntó Mizuha, viendo que su hermano mayor no parecía estar de buen humor. 



"Bueno, vi a una pareja enamorada dentro del patio en la hora del almuerzo, así que pensé que también quería experimentar el amor así". 



"Si lo que quieres es amor, solo tienes que hacerme tu novia, ¿verdad, Nii-san?" 



"Un amor normal con una chica normal". " 



"¿Y qué significa exactamente 'normal' para ti?" 



"Bueno, ya sabes. Conseguir una almohada de regazo de tu novia”. 



"Te di una almohada para el regazo antes, ¿sabes?" 



"O comer su comida casera". 



"¿Hago eso todos los días?" 



"Y también, cuando la atmósfera es correcta, besos y tal". 



"Ya nos besamos sin embargo" 



"¿Eh?" 



Pensándolo bien, esos eventos de la comedia romántica siguieron ocurriendo entre él y Mizuha. Y, a partir de ahora, Mizuha fue la chica que más se acercó a su imagen de una chica ideal. 



Ella era una belleza, sin lugar para quejas. Ella era amable, pero aun así estricta si era para su beneficio. El hecho de que sus pechos fueran bastante grandes también fue una gran ventaja para él. Ahora que había descubierto que no estaban relacionados con la sangre, ella podía mostrar abiertamente sus sentimientos por él. Si solo no fuera una exhibicionista, entonces sería la chica perfecta. 



"Entonces, ¿qué hay de ti? ¿Cuál es tu tipo de amor ideal? 



"Para mí, sería poder hacer un show de stripper dentro de la habitación de Nii-san. Imaginándome lentamente quitándome la ropa mientras Nii-san me observa apasionadamente... Kyaa~" 



"¡Eso es lo que quiero decir! ¡Eso no es normal en absoluto! 



No importa lo linda que se viera, esta chica todavía era una pervertida hasta la médula. 



"Por el amor a Dios... ¿Por qué estoy rodeado de todas estas chicas pervertidas...?" 



Dejando eso de lado, Keiki y Mizuha eran las únicas personas presentes en este momento dentro del salón del club. 



"Por cierto, Mizuha, ¿por qué te uniste al club de caligrafía?" 





"Hmm ... Eso es un secreto". 



"Eh, ¿por qué?" 



"Solo porque... Bueno, ¿también es porque quiero estar juntos aún más con la persona que amo?" 



"... Esos ataques sorpresa realmente no son justos, ¿sabes?" 



No importa si ella era una pervertida o no, el corazón virgen de Keiki no era lo suficientemente fuerte como para soportar ataques continuos como este. 



Y mientras ambos hablaban sobre esto y aquello, Sayuki, Yuika y Mao entraron en el salón del club una por una. Ahora habían cinco miembros del club. Al principio, solo habían sido Keiki y Sayuki, pero ahora se habían convertido en un club adecuado. 



"... Parece que todos están aquí". 



Cuando todos estaban presentes, Sayuki habló. Aunque actuaba como si los hubiera convocado a una reunión, los otros miembros del club no tenían idea de cuál era su agenda. 



“El otro día, cuando Mizuha-san se unió, nuestro club finalmente llegó a cinco miembros. Dado que nuestro número ha crecido tanto, ¿qué tal si planificamos un evento que pueda ayudar a fortalecer nuestros lazos? ” 



"¿Evento?" 



Todos los miembros, excepto Sayuki, la miraron confundidos, y la presidenta del club declaró con orgullo lo siguiente: 

"¡Nuestro club llevará a cabo un campamento de entrenamiento el próximo fin de semana!"

0 Comentarios