Isekai Maou to Shoukan Vol 11 - Prólogo


Prólogo 



Un aullido bestial resonó. 



Otro aullido que se superpuso. 



A entonces, otro aullido llego. 



Al oír esto, los soldados en la parte superior de la muralla se volvieron ruidosos. 



「Ataque enemigo! Es un ataque enemigo! Un Spriggan viene!! 」 

(NT: Los spriggans son seres mitológicos de Escandinavia. Fueron fantasmas de una antigua raza de gigantes que fueron transformados en hadas para servir de guardaespaldas de otras hadas.) 



Dentro de la luz de la luna, alguien se retorcía hacia adelante. 



Un gran cuerpo que sacudió la tierra. 



Con un físico bajo y robusto como si el suelo se hubiese abombado hacia arriba, tenía los puños como martillos en sus brazos musculosos. 



Tanto sus ojos y la boca eran más que agujeros, y no había forma de saber dónde estaba buscando. 



──Spriggans. 



Se dice que son las hadas que protegían la tierra. 

Como si empujara su espalda, los aullidos de los animales aumentaron, y se convirtieron en aclamaciones. 



Los soldados de la muralla prepararon sus arcos. 



「¡Fuego!」 



Incontables flechas de fuego fueron disparadas. Telas mojadas con aceite se envolvieron en la punta de las flecha, y se encendieron en el fuego. Era un arma que debería haber sido efectiva en las bestias, pero se hicieron sonidos metálicos secos y fueron repelidos en la piel del Spriggan. 



Los magos llamaron a sus bestias invocadas. 



Las salamandras de gran tamaño respiraban las llamas, y las sílfides que revoloteaban en el cielo creaban ráfagas de viento. 



Sin embargo, sin hacer ni una sola herida en ese gran cuerpo robusto, fueron incapaces de detener su avance. 



Los soldados hicieron un revuelo. 



Fueron conducidos al miedo, y dando un paso, luego dos pasos hacia atrás, finalmente empezaron a huir de las murallas. 



El oficial al mando gritó en voz alta. 



「¡Ataque! ¡No les den la espalda! Bastardos, ¿Sois incluso soldados del Reino? El prestigio del Reino Lifelia es ──」 

El gigante Spriggan levantó su puño en alto. 



Y entonces, la dejó caer. 



La muralla se descompone por el puño de martillo. 



Los innumerables gritos fueron ahogados por la cantidad aún mayor de aullidos. 



Desde dentro de la oscuridad, las vestías llegaron corriendo. 



Entraron por la muralla rota. 



Su líder se veía como un zorro. 



Sus apariciones, a pesar de ser bestias, llevan cargando armas como espadas y lanzas en sus manos, y hábilmente manejaban de ellos. Hubo incluso algunos que estaban vestidos con armadura. 



Sin embargo, las palabras de las razas no podieron llegar a ellos. 



Los hombres bestias salvajes llamados Kobolds──eran bestias salvajes cercanas a los seres humanos. 



Pisoteado por los Hombres Bestias, el ejército Lifelia Unido perdió a su oficial al mando y a su muralla, y los soldados no eran más que una masa de gente corriendo por tratar de escapar. 



El Calendario Lifelia, Año 164, noviembre 19──La fortaleza construida en el nuevo territorio del sur Kalutia había caído en una noche. 



El otro día, el Astrólogo de la Corte Real Binashen, mientras en estaba en cama enfermo, le dio el consejo al Rey─que, si fueran a pisar tierras imperiales, sería una calamidad para el país.


Compartir en facebook twitter Google tumblr pinterest

Posts relacionados: No está disponible si la entrada carece de etiquetas

0 Comentarios