Sangre Argentea Capitulo 9

Capitulo 9

El bullicio se fue apagando de a poco cuando subió al escenario el Profesor Memphis seguido de la Profesora Verdi. La ceremonia era realmente importante, ya que ahora se decidían quienes eran los mejores en todo el instituto.

Memphis se acercó al atrio y abrió un pequeño sobre de color anaranjado. Luego se dirigió al público

- Antes de comenzar con el anuncio de los ganadores, quisiéramos recordarles algo. Los alumnos y participantes externos que estarán aquí esta tarde, en este escenario, han demostrado ser lo mejor de lo mejor en sus disciplinas, un ejemplo de voluntad y fuerza, de determinación e inteligencia. –

Luego de un discurso ceremonial que casi duerme a varios presentes, prosiguió con el nombramiento de los ganadores: El primero fue Thadeus pero por cuestiones físicas no pudo ir a recibir el premio.

"Y por supuesto" – Pensó Jocelyn. – "Si Jonás casi le quiebra la espalda" –

Luego Rudolph, quien subió al escenario y tomo el premio sin decir palabra. Su semblante estaba serio y rígido, al parecer no le gustaba salir en segundo puesto.

Nombraron a Rose como ganadora. Ella subió y recibió el premio, una medalla, y un pasaje único para el viaje. Jocelyn la aplaudía desde abajo. Esa noche iban a festejar de lo lindo.

Paso una chica de cabello corto rubio a recibir el premio por la categoría de artes. Era muy linda, muchos chicos se sonrojaron cuando ella antes de bajar del escenario guiño un ojo al público.

El próximo fue Jonás, el subió y sonrió torcidamente mientras Memphis le entregaba la medalla forzando una cara de sorpresa. Jonás miro hacia el público.

-Gracias- dijo e hizo una reverencia, luego mostro sus dientes blancos en una mueca medio perturbadora.

Después de él, pasaba Augusto, quien siempre tranquilo tomo lo suyo y se fue sin siquiera mirar a Memphis.

Al último le tocaba a ella. Sus padres la estaban viendo desde el fondo del patio. Estaba nerviosa, muy nerviosa. Antes de subir alguien le toco el hombro, era Augusto. La miraba relajado.

- Solo es un pasaje y una medalla vacía, lo importante es el logro. Tranquila.-

Luego desapareció entre la multitud.

Jocelyn subió y recibió su premio, era uno de los momentos más felices de su vida. Uno de los pocos que tendría.

-

Al terminar la ceremonia y todo los festejos ya se habían hecho las 7:30 de la tarde. El sol bajaba y ella junto a Rose se estaban por ir a su casa, para festejar el triunfo de ambas.

Al bajar las escaleras de la entrada del instituto, Jocelyn vio a Jonás sentado junto a Augusto en una banca. Parecían como si estuvieran discutiendo sobre algo serio. Se acercó para poder escuchar algo, ya que esa charla había despertado su curiosidad.

-...Pensé que quedaban pocos de su estirpe.- dijo Jonás mientras sacaba algo de su bolsillo, una pieza pequeña, en forma de circulo y totalmente negra.

- Yo igual, y pensar que su familia había tenido a Merlín, espero que no suceda lo mismo que con los tuyos. – Respondió Augusto y acto seguido saco su libro y empezó a anotar cosas en el dorso de una página.

- Lo dudo, ella es inteligente, además, está detrás nuestro.- Jonás se volteo mirándola seriamente.

- ¿Qué quieres? – pregunto secamente.

- N- nada solo venía a felicitarte de que ganaste, y a ti también Augusto, por cierto ¿para que querías el viaje?- dijo intentando desviar la conversación.

- No te incumbe.- contesto de nuevo toscamente.

"Hombres" dijo para sí misma Jocelyn frustrada "siempre de pocas palabras y tercos"

-

Después de cenar, Jocelyn y Rose se quedaron charlando hasta tarde en su cuarto. Contentas por haber ganado, era como un sueño hecho realidad. Todo parecía demasiado bueno.

Jocelyn no paraba de acariciar el pasaje, no era tan vistoso como esperaba. Color verde y blanco, resaltaban las letras Timthriall en negro. Pero simbolizaba su victoria, estaba orgullosa de si misma.

Aunque todavian quedaban dudas, no se las habia comentado a Rose ni a nadie por ahora, ¿Que buscaba Jonás con ir al castillo? Entendía que Augusto quisiera ir, ya que demuestra su interés y fue trasladado a nuestro Instituto por encargo del Rector pero...

Al final de cuentas se fueron quedando dormidas. La noche brillaba y de tanto pensar Jocelyn se sumergió en un profundo sueño.

Frente a ella se alzaba un castillo, gigantesco, de estilo medieval antiguo. Lo que lo destacaba era que la estructura estaba hecha de un ladrillo blanco pulido, tan brillante que lastimaba la vista. En el cielo refulgía una estrella blanca en un cielo nocturno totalmente oscuro. A su alrededor no había nada. Kilómetros de extensiones de praderas sin siquiera flores se veían. Una fina capa de nieve cubría todo el entorno. Era un paisaje invernal bellísimo.

Sorprendentemente no sentía frio. A pesar de estar descalza en la nieve, llevaba un vestido blanco de una tonalidad un poco más suave que el castillo. No había ni una brisa, parecía como si el tiempo estuviera detenido en una postal invernal.

Una mujer se asomó por la gran puerta del castillo. También vestía una túnica blanca con detalles dorados en los bordes. Tenía la piel blanca, casi se confundía con sus propias vestiduras, tenía el cabello grisáceo que le llegaba a los tobillos y se acercaba flotando a unos centímetros del suelo hacia Jocelyn. Alzo la mano y la nieve se arremolino formando una mesita con dos sillas. Ambas totalmente blancas, sobre la mesa aparecieron una tetera de porcelana y unas pequeñas tazas de color crema.

- ¿Qué...? Esto es un sueño ¿No? – pregunto Jocelyn mientras caminaba lentamente hasta el asiento.

- Claro. Este es mi reino.- dijo la mujer de blanco. – Soy Hwiet, Jocelyn. Soy la patrona de tu casa. De la casa Witish, quien dio a luz a mi mejor portador, Merlín. –

- Wow. ¿Patrona de la casa? ¿Una diosa antigua quizás? –

- Muy antigua. Tuve muchos nombres a través del tiempo pero normalmente me llaman "La diosa de la creación" personalmente no me gusta ese nombre....- hizo un gesto de desdén. - ¿ té? – ofreció acercando una taza hacia Jocelyn. – Sé que tienes un millar de preguntas, de quien soy, quien es Merlín y porque estás viéndome en este sueño tan vivido.

- De Merlín si se – se defendió Jocelyn. –

- Eso facilita las cosas.- se acomodó la diosa en su asiento. su mirada de ojos grises incomodaba de cierta forma a Jocelyn. – Como supongo debes saber sobre mitología y dioses antiguos, civilizaciones e imperios antiguos. Como Roma. – explico Hwiet antes de tomar un sorbo de té.

- Claro, en mi familia somos muy fanáticos de las historias de fantasía y las distintas mitologías. – el té estaba bueno, con un dejo a especias.

- Todo lo que has leído, en cierto modo, todo es cierto. Los seres, magia y demás monstruos.- dijo tranquilamente la diosa.

Jocelyn abrió los ojos, casi escupe la bebida frente a Hwiet. ¿Qué? ¿Estaba escuchando bien?

- ¿Y cómo sé que este sueño no es solo producto de mi imaginación?

- Oh querida, tú lo sabes bien. Augusto y Jonás. Y sino me crees....

Un látigo de hielo salió del suelo y de un rápido pinchazo hizo una herida muy pequeña en el dedo índice de la muchacha. Salió sangre, pero no era roja, sino blanca como la leche.

- ¿Pero qué...? – dijo apartándose de la mesa y tirando su asiento para atrás.

- Tranquila, sanara enseguida pero en tu cuerpo físico tardara más, es un recordatorio de nuestra charla. Volviendo al tema principal, te traje aquí, a mi reino porque quiero pedirte algo como futura heredera del poder de Merlín.

- ¿Heredera? –

- Cada cierto tiempo, en tu familia siempre nace alguien con un poder heredado de sus antecesores, esa eres tu querida.-

- ¿Y para que tengo este "poder"?-

- Tengo una misión para ti. ¿Has visto las cosas y como es ese chico?

- ¿Jonás?- Jocelyn estaba demasiado confundida. ¿Qué tenía que ver el, en todo esto?

- Vigílalo, asegúrate que no rompa el ciclo, cuando llegues al castillo Timthriall te enteraras de todo lo que necesitas saber. Por ahora cuídate.- termino la frase y le entrego a ella un anillo de plata con una gema gris. Era muy brillante.

Hora de despertar, dijo una voz en la mente de la chica.

Un vórtice gris se abrió y la absorbió junto con el resto de la mesa y las sillas.

Jocelyn abrió los ojos cuando la luz del sol entro por su ventana y le pego directo en la cara. Se froto los ojos, una sensación de escalofrió recorrió su cuerpo. En su dedo índice llevaba el anillo. Debajo de él estaba la herida, la sangre blanca se había coagulado.

El sueño había sido real.

Muy real.

Francisco Mazufri / Hotfix / No se aceptan copias ni adaptaciones- Original en wattpad @ElViajanteErrante / Viaggero




Compartir en facebook twitter Google tumblr pinterest

Entradas similares

0 Comentarios