Sangre Argentea Capitulo 15

Capitulo 15

La hora de la cena se acercaba. Jocelyn estaba en su cuarto, había pasado toda la tarde estudiando el pequeño libro mágico, había aprendido lo mínimo e indispensable para crear hechizos básicos de protección y ofensivos.

Estos consistían en hacer un círculo perfecto, según los textos simbolizan el ciclo mágico de los dioses, luego escribir el nombre del dios de cual se le pedirá la magia para el hechizo en el medio del círculo y las runas correspondientes al hechizo a lanzar en los bordes del círculo.

Lo único malo era que si las runas no eran escritas en un papel especial, un pergamino, hecho con resina única de cierto árbol mágico.

Se había preparado 3 papeles con un hechizo de fuego simple y 2 de protección que coloco en la puerta de su habitación, solo por si acaso. También mantuvo el pergamino que le regalo Augusto todo el tiempo en su bolsillo, quien sabe si se encontraría con ese demonio de nuevo.

Se abrigo al salir de la sala común, la temperatura había descendido y en los pasillos iluminados con antorchas antiguas corrían vientos fríos que hacían danzar las pequeñas llamas.

-

Cuando entro al gigantesco comedor, vio que era una de las ultimas de llegar. Como siempre, faltaban Jonás y Augusto, la chica rubia y los mellizos embobados en una charla aburrida en una esquina de la gran mesa izquierda y John junto a Rudolph y Thor jugando con una baraja de cartas. Al parecer iba ganando John, quien estaba bastante contento.

Rose y Thalia estaban charlando animadamente cerca de los chicos. Tenían unas tazas de café a medio acabar entre ellas y un par de bocadillos. Jocelyn se acercó y tomo uno de los bocadillos y se unió a la conversación.

Sonó una campana y por detrás de la habitación, donde estaba el despacho del Rector, aparecieron Memphis y Verdi, junto con un muchacho de tez morena clara y cabello negro mate, parecido al Rector. Los 3 se sentaron en la mesa de los profesores y al rato apareció el mismo Rector por la puerta principal. El silencio se instauro solemne en la sala, solo se escuchaban los pasos del Rector sobre el piso de piedra amortiguado por la alfombra. Cuando llego casi al frente de la pequeña escalera que subía hasta la mesa directiva se dio media vuelta y extendió los brazos.

- Hoy será un día inolvidable para todos ustedes – anuncio – Lo mejor de lo mejor del colegio está reunido esta noche, para celebrar el banquete de la victoria.- acto seguido chasqueo los dedos y sobre las mesas aparecieron por obra de magia todo tipo de comidas y manjares.

Todos se quedaron boquiabiertos, estaban a punto de empezar a comer cuando se escuchó un fuerte portazo.

Era Jonás quien entraba, tenía la ropa arrugada y un corte en la mejilla.

- ¿Qué significa esto? – pregunto y luego arrojo en medio de la gran sala un cráneo a medio desintegrar, todavía con mechones de pelo que sobresalían de la superficie, tenía un hedor nauseabundo.

- Veo que ya has encontrado al espíritu. – Comento alegre Memphis. – Tenía miedo si hubiera atacado a otro estudiante, estoy feliz que te haya buscado a ti.-

- No solo a mi.- negó con la cabeza el muchacho y señalo a Jocelyn. – A ella también. –

- Al parecer les debemos unas explicaciones a los muchachos.- dijo Verdi en intento apaciguar la inminente tormenta que se avecinaba.

- Unas cuantas...- dijo Augusto entrando por la puerta principal. Su ropa estaba sucia de un polvo gris amarillento.

- Muy bien, que así sea – ordeno el Rector. – Paris trae la jarra de agua etérea.-

El muchacho se levantó desganado y murmuro algo, acto seguido se agacho y recogió una gran jarra ornamentada con piedras preciosas. Se acercó a la gran vasija que Memphis había colocado entre las dos mesas y vertió el contenido de la jarra en ella. Un líquido azul claro resbalo y lleno la vasija, parecía agua pero Jocelyn tenía la sospecha que era algo más que solo agua.

- ¿Todos tienen su amuleto? – pregunto Memphis alzando la voz

Todos asintieron, la mayoría lo tenía colgado al cuello. Y otros lo sacaron de su bolsillo.

- El Rector los ira llamando uno por uno y lo que harán será soltar el amuleto dentro de esta vasija, medirá su poder etéreo. – comento Paris mientras se sentaba nuevamente.

Antes de que nadie pueda preguntar Memphis se paró y extendió las manos para generar silencio.

- Les explicare todo ahora, por favor no interrumpan mientras hablo, es de suma importancia que escuchen esto. – su voz parecía más seria de lo normal.

Y empezó a hablar: "Todas las historias que han leído sobre seres mitológicos y mágicos, sobre magia y hechizos, leyendas y cuentos de hadas. Casi todo es verdadero." anuncio.

Muchos se quedaron asombrados, hasta los gemelos Firenth lograron salir por un momento de su hechizo para prestar atención.

Hizo un resumen explicando la división del alma humana, en la parte física, etérea y sensible.

- Hay distintos colores de alma, cada persona manifiesta un color, y a partir de ello puede adquirir ciertas habilidades como esta... -Memphis sonrió y acto seguido invoco un tornado en miniatura en la palma de su mano. – Pueden entrenar y hacer cosas más geniales – al decir esto se elevó del piso unos 5 metros, de sus pies salían unos tornados, lo raro que estos no solo no hacían ruido sino que no afectaban a las cosas a su alrededor.-

- Tampoco hay que abusar de este poder.- comento Verdi mientras Memphis descendía haciendo menguar la fuerza de sus tornados. – Sino les pasara como el profesor Memphis. –

Verdi se acercó a Memphis y de un movimiento le saco el sombrero y los lentes. Memphis tenía los ojos color celeste claro pero lo que más sorprendió fue que tenía una cicatriz que empezaba desde su ojo izquierdo y subía en forma de espiral dando la vuelta por toda su cabeza. Tenía parte del cabello cortado y parecía que la herida era reciente.

- Y por eso llevo el sombrero, para no espantar a la gente, gracias Ivanna.... – se quejó Memphis y volvió a su asiento.

A continuación Verdi dijo:

- Los colores de alma varían, existen 11 colores posibles, en escala de más comunes o abundantes entre las personas y los más raros e únicos, cada uno representa un dios y según este, las habilidades que pueden conseguir, por ejemplo, el profesor Sebastián tiene alma celeste, representando a la diosa Ycan y tiene el poder de generar tornados a voluntad, pequeños como una brisa o grandes para destrozar una ciudad entera, lo malo de esto es que su cuerpo sufre cortes o heridas mientras más grande y poderoso sea el tornado.

Algunos de estos dioses vigilan a sus portadores o les conceden bendiciones mientras mejor los representen o representen sus ideales. Vendrá uno por uno para ver a que dios están ligados y como serán sus poderes. – finalizo Ivanna y tomo asiento junto a Sebastián.

- No hacía falta comentar lo de mis cortes...- refunfuño Memphis.

- Era necesario – contesto ella.

Fueron llamados por el Rector, el primero fue Augusto, quien desganadamente tiro su amuleto dentro de la fuente de aguas cristalinas, esta emitió un haz de luz anaranjada que subió hasta tocar lo más alto del techo.

- Alma naranja, Dios Argone de la sabiduría y el conocimiento, protector de la biblioteca del saber eterno, habita en el plano del intersitio. – dijo Paris. – Hacia tiempo que no veía alguien tan poderoso con esa alma.

- Ya lo sabía... - dijo Augusto mientras volvía a su lugar.

Luego fueron los hermanos Calcicum, ambos tiraron su amuleto, el de John emitio una débil luz amarilla brillante y el de Thalia un haz de luz oscura parecido al de Augusto pero de menor intensidad.

- Esto es raro de ver... - comento Paris. – Un alma amarilla y un alma amarilla oscura, el color amarillo por si solo representa a la Diosa Yowell.- Jonás reacciono levemente al escuchar ese nombre. – Representa las desgracias, normalmente sus portadores tienen poderes muy raros o aleatorios, es un alma bastante complicada... perdona.

Para ti- dijo dirigiéndose a Thalia. – El alma amarilla oscura representa la otra cara de la moneda de Yowell, la suerte, la cual maneja energías de sombras y magia negra. Felicidades, eres muy afortunada. – dijo alegremente.

El ánimo de John decayó tanto que hasta los gemelos quienes seguían embobados por Clarisse lo notaron. Thalia lo consolaba. Era raro de ver a una niña de doce años consolando a su hermano de dieciocho.

El siguiente fue Thor, emitió un haz de luz violeta pero no tanto potente.

- Dios Livolet, color violeta, Dios de la voluntad humana y el poder, normalmente no son muy duchos en la utilización de magia pero pueden mejorar su cuerpo físico hasta límites sobrehumanos.- seguía comentando Paris.

Rose lo mismo, alma violeta y casi que la luz que emergió de la fuente fue más fuerte que la de Thor.

Rudolph subió y de la vasija salió una luz marrón opaca.

- Wow, un alma marrón que si es poderoso, tienes futuro aquí amigo, tu Dios es Wornb, Dios de la tierra y lo material. Considerado uno de los más poderosos.

Rudolph sonrió, Tenía buena reputación.

Los siguientes fueron los gemelos Firenth, quienes arrojaron sus amuletos al mismo tiempo. Un color rojo sangre emergió de la vasija.

- Dher, Dios de la anarquía, caos y destrucción, controlador de las 5 llamas sagradas. Al parecer van muy bien juntos ustedes dos y por favor, dejen de estar tan embobados con la chica.- comento Paris frustrado.

Clarisse paso al frente y dejo su amuleto delicadamente sobre el agua. El haz de luz fue casi como el de Augusto pero no tan intenso y de color rosa chillon.

- Diosa Knip, eres una de las mías. Diosa de los sentimientos y emociones, se divierte jugando con los humanos, al parecer tú también.... – Paris la aplaudió. Al parecer también era alma rosa pero se notaba un abismo de poder entre ella y el.

Ella le guiño un ojo y volvió a su asiento.

Jonás al escuchar el nombre de Knip se estremeció, esa Diosa lo había sacado de su encierro y quizás por ella estaba ahí ahora.

Al último paso Jocelyn, las miradas de todos se posaron en ella, se notaba la tensión. Cuando deposito el amuleto con la gema blanca dentro del agua, la gran vasija se resquebrajo y el agua empezó a fluir a través de sus grietas.

- Increíble – Murmuro Memphis. – Un alma blanca, era de esperar de la familia Witish pero tan poderosa, eres la descendiente de Merlín. – Sonrió.

- Es un antepasado bastante famoso, sí, soy descendiente de su linaje.- contesto ella fingiendo seguridad.

Faltaba Jonás. La profesora Ivanna se acercó y de un solo toque reparo la vasija.

El muchacho se acercó y miro su reflejo en el agua. Luego escupió en ella un sonoro gargajo.

El agua resplandeció débilmente mientras se tornaba de color gris.

Todos en la sala se quedaron mudos. Hasta Paris se quedó sin voz y absorto mirando fijamente al recipiente con el líquido grisáceo.

- Dijiste que había 11 colores ¿No? – se dirigió Jonás a Memphis. – cada uno representa a una deidad.

A continuación Jonás nombro a cada uno de los dioses dividiéndolos en infernales, celestiales y neutrales.

Los celestiales son:

- Hwiet – representada por el color blanco puro.

- Ycan – Celeste

- Eerng – Verde

- Bule – Azul

- Wornb – Marrón

- Livolet – Violeta.

Los infernales eran:

- Kalcb – Negro

- Dher – Rojo

- Yowell – Amarillo

- Knip – Rosa

Los neutrales:

- Argone - Naranja

- Yerg – Gris

Jocelyn saco la cuenta, eran 12.

- ¿Por qué excluyeron al color gris? – pregunto rompiendo el silencio.

- Porque fueron exterminados desde el principio del tiempo.- contesto secamente el Rector.

- Vayan todos a sus cuartos, se terminó la ceremonia, mañana empezaremos con las pruebas de aptitud.

Jocelyn estaba frustrada, tenia todas las preguntas en la punta de la lengua pero por la subita aparicion de un "alma gris" todo se fue al infierno. No pudo resolver ninguna duda, al contrario, aumentaron.

Y este solo era el principio de la tormenta.



Francisco Mazufri / Hotfix / No se aceptan copias ni adaptaciones- Original en wattpad @ElViajanteErrante / Viaggero


Compartir en facebook twitter Google tumblr pinterest

Entradas similares

0 Comentarios