Sangre Argentea Capitulo 11

Capitulo 11

La estación estaba vacía a esa hora de la mañana, Jocelyn estaba sentada esperando al bus. Rose no había llegado y ninguno de los demás ganadores tampoco habían llegado.

Por fin ese día iba a obtener sus respuestas.

Abrió su mochila y saco el librito de cuero, donde leyó sobre los dioses, se lo iba a llevar para leerlo durante el viaje, también quería saber un poco sobre eso de la "magia", había visto pero también quería saber cómo hacerla...

El ruido de una valija siendo arrastrada hizo que Jocelyn levantase la vista de su lectura, era los hermanos Calcicum. La pequeña Thalia corrió para saludar a Jocelyn, su hermano las miraba abatido, esa mirada de melancolía. Según le había explicado Thalia en pocas palabras, él estaba saliendo de una grave depresión por algún motivo que ella no sabía. John saludo con un gesto y se sentó solo en otro banco, se puso sus auriculares amarillos gastados y se olvidó del resto del mundo.

Después de un rato de silencio incomodo empezó a llegar la gente, primero fueron los gemelos y Clarisse. Quienes ignoraron completamente a Jocelyn y a los hermanos y se enfrascaron en una charla sobre el viaje y demás banalidades.

Rose arribó casi a los minutos y se sentó junto a Jocelyn y Thalia a conversar.

- Ese grupito.- señalo Rose con el dedo índice a Clarisse y a los gemelos Firenth. – me da mala espina. –

- A mí también.- concordó Thalia. Para su edad era muy lista y atenta. – Pareciera como si la rubia los tuviera hechizados para que presten atención solo a ella.-

- Al parecer es cierto, pero Jonás y tu hermano no cayeron en eso.- Añadió Jocelyn por lo bajo

- ¿John? Para nada, tiene demasiados problemas dentro de su cabeza como para andar prestándole atención a esa chica, y el otro chico... no se ustedes pero a mí me da miedo, tiene cara de depravado.-

Si Thalia hubiera visto lo que Jocelyn vio ese día en el parque, no pensaría que solo fuera un depravado....

Thadeus y Rudolph llegaron al mismo tiempo, el profesor Memphis los acompañaría y la profesora Verdi ya había tomado el viaje un día antes para ir preparando la "bienvenida"

Memphis se vestía igual que siempre, con sus lentes Ray Ban negros y su sombrero de copa con una cinta celeste. Nunca iba a ningún lugar sin su sombrero, para él era de buena suerte.

Cuando el chofer llamo a todos para subir notaron que faltaban Jonás y Augusto.

- Casi es hora de irnos y esos dos idiotas siempre llegan tarde a todos lados.- comento enojado Thor.

- Relájate, quizás no vengan, mejor para nosotros.- sonrió Rudolph con resentimiento.

Antes de que se pusiera el motor en marcha se vio a lo lejos una persona corriendo arrastrando a alguien detrás.

Era Jonás.

Y llevaba a Augusto a rastras, el pobre parecía una bandera al viento.

- ¡ESPEREEEEEEEEEEEEN!-

Jonás lanzo a Augusto y su bolso hacia la entrada al bus. El chico pálido impacto directo en los escalones de la puerta. Lo sorprendente es que lo había lanzado desde casi 5 metros....

- ¿No puedes ser más cuidadoso? – se quejó Augusto frotándose la cabeza. – Algún día de estos me terminaras matando por accidente.-

- Deja de llorar y sube, que sino si te voy a matar.-

Después de una pequeña discusión, todos se acomodaron en sus asientos y por fin emprendieron marcha al castillo Timthriall.

----

Había empezado a llover, la mayoría cayeron dormidos exceptuando a Jonás, quien no tenía ni una pizca de sueño, al contrario, deseaba tener sueño. Desde aquel maldito día...

Los recuerdos volvieron a su mente agolpándose, dolorosamente vio en esa mañana lluviosa la noche donde su "mejor amigo" lo mando al infierno por una mujer...

Desde esa noche su único deseo era la venganza. O al menos eso era lo que calmaría su atormentado espíritu....

----

De tres largos bocinazos el chofer despertó a todos dentro, el viaje fue largo pero el sueño colectivo fue más largo aun. Para suerte de Jocelyn, fue un sueño agradable, sin perturbaciones. Ella miro al anillo de plata que brillaba desde su dedo, no sabía el motivo de su aparición todavía, pero ahora era momento de enterarse, también llevaba la hoja con los escritos raros que le dio Augusto doblada en el bolsillo de su pantalón, según lo poco que había entendido del libro mágico que tenía, esa hoja tenía un hechizo de protección contra seres invocados. ¿Para que él le dio eso a ella?

Bajaron todos y el sol la cegó un momento, cuando pudo ver, una construcción de la época victoriana se alzaba frente a ella, tenía un ligero parecido al castillo blanco de Hwiet....

La estructura de piedra era majestuosa y enorme, de piedra pulida.

Mientras se acercaban sintió una sensación de poder que emanaba de ese lugar, al cruzar el arco principal de piedra de la entrada Jocelyn sintió como si atravesara una barrera invisible, del otro lado el aire era más fresco y se sentía más liviana.

- ¿Así que tú también lo sentiste? – dijo Jonás desde atrás.

- ¿Sentir que? –

- No te hagas la tonta- la reprendió Augusto, - La barrera invisible, eres una Witish, ¿Acaso no sabes nada sobre magia?-

No sabía cómo tomarse ese comentario. Volviendo al castillo, en la gran entrada estaba la profesora Verdi junto a un hombre vestido de traje, muy elegante, su cabello canoso peinado pulcro y su mirada inquisitiva daban un aire de respeto.

- Chicos, hoy les quiero presentar al Rector, de todas las Academias. – Presento Verdi.

El famoso Rector de las 4 Academias, en persona, salía a recibirlos.

- Como ya sabrán, ustedes son lo mejor de lo mejor en nuestras instituciones, por eso mismo vienen ahora a este famoso castillo, algunos con dudas....- Dijo mirando a Jocelyn. – y otros....- cambio la vista hacia Jonás quien se estaba rascando la oreja con el dedo meñique. – En fin... bienvenidos y disfruten de la estadía, tienen libre hasta la hora del almuerzo, luego haremos una pequeña entrevista personal entre ustedes y yo.- sonrió maliciosamente al mencionar lo último.

Fuimos guiados dentro del gran castillo por unas galerías hasta llegar a un patio en el centro de la fortaleza.

- Los chicos dormirán y se ubicaran en la sala Oeste del castillo y las chicas en la Este. – Señalo Memphis. – Ah, y no quiero verlos cruzar de habitaciones ni merodeos nocturnos pasada las 12 de la noche. – advirtió sonriente pero casi amenazante.

----

Jocelyn deposito las cosas en la sala común, un lugar bastante lindo, había tapices de distintos colores y el escudo del colegio colgaba de un estandarte. Sorprendentemente el lugar a pesar de ser antiguo tenía una TV de pantalla plana sobre el hogar a leña y una mini cocina con un mini refrigerador, también tenía conexión a internet y 2 portátiles estaban apoyadas en unos escritorios. Era como una residencia bastante pulcra.

Las habitaciones eran personales, cada una con su baño incluido. Un lujo bastante grande. Parecía un hotel cinco estrellas.

Jocelyn apoyo sus cosas al lado de la cama y se dejó caer sobre ella.

Por fin había llegado.

Solo tenía que esperar hasta el almuerzo y luego la entrevista... Una sombra se deslizo por la puerta, se escuchaba un ruido extraño, como si de unas garras rechinando sobre la roca se tratase. Un ruido parecido a un "Teke, teke teke" escucho mientras sentía que algo se escondía debajo de la cama. El terror lívido presiono su corazón. Jocelyn no tuvo valor para ver que había. Solo se acurruco, espero a que se fuera. Escucho como la sombra repiqueteo sus garras pero luego sintió como abandonaba la habitación. Un poco más aliviada, se dirigió hacia el baño para poder aclarar sus ideas....

¿Qué misterios encerraría ese castillo?

Francisco Mazufri / Hotfix / No se aceptan copias ni adaptaciones- Original en wattpad @ElViajanteErrante / Viaggero




Compartir en facebook twitter Google tumblr pinterest

Entradas similares

0 Comentarios